Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las enfermeras alertan ante la falta de personal en Asturias: "Se van a tener que cerrar 380 camas de hospital este verano"

"Las variantes son más transmisibles y estamos menos inmunizados, pero son más benignas", dice Pedro Arcos | Siete de cada diez infectados no se enteran de que lo están

Hay quien ya habla de la "tormenta perfecta", una más de las desatadas desde que irrumpió el covid-19. Asturias se adentra en la séptima ola, con un incremento imparable de casos, si bien los epidemiólogos consideran las variantes que andan circulando, más transmisibles y frente a las que estamos menos inmunizados, son no obstante más benignas. Sin embargo, este aumento de casos sobreviene en el peor momento para la sanidad asturiana, con una acuciante falta de médicos y demás personal sanitario, que se está traduciendo en la movilidad forzosa de profesionales para cubrir necesidades, así como el cierre de 380 camas, casi 8.600 en toda España, según advierte el Sindicato de Enfermería (SATSE), que describe la situación como una "bomba de relojería".

En la última semana de la que hay datos, se notificaron 1.808 nuevos casos en Asturias, de los cuales 953 se corresponden con mayores de 60 años. Había además 226 personas ingresadas por covid, doce en la UCI. En la última semana de la que se tienen datos, se comunicaron además 15 fallecimientos.

"Hay más casos y es normal", explica el epidemiólogo asturiano Pedro Arcos González. "Ese aumento se debe a tres razones. Por un lado, hay unas variantes nuevas que son más transmisibles. La actividad por otro lado es completa, lo que facilita que haya muchos contactos y exposición al virus. Por otro lado, las vacunas funcionan peor ante estas dos nuevas subvariantes, de forma que hay menos inmunidad", enumera.

Nada por otro lado que no esperasen los epidemiólogos. "Desde luego que no estamos ante la misma enfermedad, ahora es completamente distinta, el proceso es mucho más benigno", indica Arcos. "Siete de cada diez infectados no se entera de que tiene la enfermedad. Y tres o cuatro de cada diez experimenta síntomas muy leves y de corta duración", añade.

Todo apunta a que los casos se dispararán aún más en estos meses de verano, en los que van a multiplicarse los contactos en las zonas de ocio y vacaciones. "No creo que vaya a haber colapso, pero si lo hay no tendrá que ver con el incremento de demanda asistencial por el covid, sino porque los servicios están reducidísimos, como ha ocurrido otras veces, como en la época de la gripe. Es verano y la gente se ha ido de vacaciones. No se cubren las bajas y jubilaciones, y así hay centros de salud en Oviedo que tenían 18 médicos y han quedado reducidos a siete", explica Pedro Arcos.

El Sindicato de Enfermería (SATSE) se muestra más alarmista y denuncia que la "falta de previsión e incapacidad" de las administraciones sanitarias van a convertir los hospitales en una auténtica "bomba de relojería" este verano, "al tener previsto cerrar 8.600 camas cuando la repercusión de la séptima ola de covid-19 es cada vez mayor en los centros y sus profesionales están totalmente saturados, exhaustos y sobrecargados", según informa "Europa Press".

34.200 estancias perdidas

El sindicato cifra en 380 las camas que se van a cerrar en Asturias, lo que equivale a 34.200 estancias hospitalarias. SATSE subraya que el cierre de camas y la suspensión de "miles" de consultas externas, pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas "es algo especialmente grave cuando la séptima ola está generando un progresivo incremento de la presión asistencial, tanto en urgencias, plantas y UCI’s, y las listas de espera en todos los servicios de salud se han disparado por la pandemia". El cierre de 8.594 camas, estima el Sindicato, supondrá la pérdida de más de 773.460 estancias hospitalarias, mientras hay más de 706.000 personas esperando ser operadas en la sanidad pública.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) también advierte de las consecuencias de un verano con déficit de personal, saturación de urgencias y cierre de miles de camas. Según indica el sindicato, en Asturias "ya se está realizando la movilidad forzosa de profesionales para cubrir necesidades y en zonas de mayor incidencia turística".

Los gobiernos tratan de paliar la situación haciendo fijos a los interinos. El presidente Pedro Sánchez, anunciaba el pasado fin de semana que el Consejo de Ministros de este martes aprobará que se haga fijos a 67.300 sanitarios, de todos los niveles y de todo el conjunto de la Administración, una medida que busca acabar con la "precarización en la sanidad". Y el gobierno asturiano sacará oposiciones para todos sus interinos de larga duración antes de 2025.

Compartir el artículo

stats