Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Pedradas" de asturianía para los turistas: así es la peculiar guía de buenas prácticas para visitantes hecha por un ovetense

Santiago Villa decora rocas con consejos para visitantes que luego disemina por los puntos más emblemáticos del Principado

Santiago Villa muestra uno de sus "consejos amables" Santiago Villa

Es profesor de primaria y de vez en cuando regala a sus alumnos piedras personalizadas con mensajes. Ahora que está de vacaciones, el destinatario y el mensaje cambian: "Pinto las piedras como consejos amables para los turistas con indicaciones que no vienen en las guías", cuenta el ovetense Santiago Villa. El día que pintó la primera, estaba lloviendo y tenía un par de piedras y rotuladores de pintura acrílica a mano. Así nació, "N'Asturies llueve y eso nun ye mal tiempu": "La gente cuando viene aquí piensa que es leyenda eso de que llueve en verano. Si aquí hay verde es por algo", explica sobre la primera de una larga lista de "advertencias" en cantos rodados que ahora, animado por la repercusión que han tenido en redes sus diseños, pretende diseminar por los lugares más populares de la región. Pedir "sidriña", compartir un menú del día o llamar "Naranjo de Bulnes" al Urriellu no tendrá perdón para los turistas a partir de ahora.

Una de las piedras pintadas por Santiago: N'Asturies llueve Santiago Villa

Villa solo necesita veinte minutos y alguna ocurrencia para hacer cada piedra. Decora ambas caras con el consejo correspondiente. En el "reverso", a modo de firma para identificar la obra, deja impresa su cuenta de Instagram, @piedresnelcamin. Los turistas que paseen estos días por los lugares más transitados aún no podrá encontrar sus mensajes: "Voy a esperar a tener bastantes porque las quiero dejar en sitios típicos para que se las lleven". De momento, en tres días ya tiene diez, cada una distinta de la anterior, aunque la idea será repetir diseños una vez haya repartido esta primera remesa. Las irá dejando por el camino al ritmo que recorra Asturias este verano, con la única consigna de que quien se la lleve se ponga en contacto con él para saber dónde acaban: "Me hace ilusión que una piedra termine en Granada, por ejemplo, o Francia".

Este particular artista, que advierte de que antes de salir "garres una chaquetina, que luego refresca", tira de asturiano en sus mensajes porque, afirma, con los años le va gustando más el uso de la lengua autóctona. Eso, sumado a su gusto por viajar, la pintura y las meteduras de pata de sus amigos cuando vienen al Principado, han sido los alicientes de esta iniciativa. "Todos al final somos turistas y en Asturias, no se por qué, hemos empezado a verlos un poco mal. Muchas cosas que para mí son evidentes para ellos no lo son. Me di cuenta de que quizás necesitaban un poco de didáctica".

Santiago junto a sus piedras Santiago Villa

Del proyecto que ha comenzado en su cuenta de Instagram, "@piedresnelcamin", espera la colaboración de cualquiera al que se le ocurra un mensaje: "Es un proyecto colaborativo de verano. Cuando terminen las vacaciones, como además ya no hay tantos turistas, no sé qué pasará".

Compartir el artículo

stats