Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El arándano saca los colores a Asturias: no hay mano de obra para su recogida

La región afronta una de las mejores cosechas del fruto rojo en cantidad y calidad sin recolectores, que se traen del sur de España

Niños recogiendo arándanos en la plantación de Agroberries El Portal, en Villaviciosa, durante una de las visitas guiadas que ofertan al público para conocer el cultivo. | Agroberries El Portal

Es temporada de arándanos. De aquí a octubre en Asturias se podrá disfrutar de un fruto rojo de la tierra –muchos comercializan con la etiqueta Alimentos del Paraíso– cuya producción ha ido a más en los últimos años, se ha profesionalizado, extendido prácticamente por todo el territorio y prendido entre los emprendedores en el medio rural. Además, la campaña ha empezado con buenas perspectivas, con cantidad y calidad entre las variedades tempranas.

Todo pinta bien salvo una cosa: la falta de mano de obra para cubrir la temporada fuerte de recolección, a mediados del verano. Los productores están muy, pero que muy preocupados y han empezado a buscarse la vida. "Es un problema de siempre, no es nuevo y ahí está. Nosotros buscamos gente en Huelva. Temporeros que traemos a recoger expresamente nuestro arándano", explica Marcos Villar, uno de los cuatro socios de Agroberries El Portal –antes Sodeavi–, con sede en Villaviciosa: cultivan fresas en Camoca y unas 6 hectáreas de arándanos en Fuentes, donde crecen 15.000 plantas de las que, aproximadamente, esperan obtener 7.500 kilos.

Eso si logran recogerlas. Tienen claro que sí, pero con mano de obra de fuera. Villar admite que el problema viene de lejos pero que, aparte de que la falta de trabajadores es un problema generalizado en muchos sectores –hostelería, sanitario, bienestar social–, en el caso concreto de la recogida del arándano no es fácil corregirlo. "Es una labor muy estacional y tiene muchas particularidades. La campaña del arándano puede empezar con un mes fuerte para recoger, luego el siguiente para y no hay nada y, al final, el más tardío, vuelve a ser fuerte. Es algo que sucede siempre y es así".

Es Villaviciosa una de las zonas más famosas de Asturias en la producción del arándano junto con Pravia. En ambos núcleos fue precisamente donde empezaron las primeras explotaciones comerciales entre finales de los 80 y principios de la década de los 90. De hecho, en el Bajo Nalón –con unas 25 hectáreas en la actualidad a pleno rendimiento sumando las fincas en Salas, Grado y Belmonte– se ubican Arándanos de Pravia, la comercializadora de más de la mitad de la producción asturiana, o Principado Berries, una cooperativa con fincas por toda la región.

Agroberries El Portal es una de las muchas firmas implantadas por el concejo maliayés, con buenas condiciones para que crezca el arándano. "Pinta bien este año, viene fuerte la cosecha. Las variedades tempranas han dado mucho y es un no parar", apunta Villar. "Hay buena calidad y cantidad del fruto".

En el Occidente también hay mucha producción y al alza. Es Andrea González una pequeña productora de Villarín (Castropol), que optó por cultivar arándanos de forma complementaria en su actividad agrícola y también producción de miel. Por esta zona la cosecha "pinta retrasada", explica. "No ha habido calor, que es lo que necesita el arándano para madurar. Yo tengo variedades tardías, para julio y agosto, y parece que se retrasarán. Esto, en fincas pequeñas como la mía no es bueno por los pájaros, porque al prolongarse el fruto en la planta tanto tiempo hasta madurar, estos acaban comiéndoselo casi todo".

No obstante, no son los pájaros el mayor problema de la agricultora castropolense, sino cómo va a funcionar en el mercado el arándano. En su caso, vende por su propia cuenta directamente al consumidor en los mercados. "Todo ha subido y esto no es un producto de primera necesidad. La fruta toda en general está cara, pero no el arándano, que está parado en torno a 10 euros el kilo", apunta Andrea González, quien también reseña el problema de la recolección. "No es mi caso, tengo poco y es una actividad complementaria, pero me consta que los grandes productores tienen un problema gordo por delante".

La competencia está en el este de Europa: bajo coste y buen producto


Es la firma Arándanos de Pravia la principal comercializadora de Asturias, con más del 50% de la producción, toda en el mercado bajo el sello Alimentos del Paraíso. Pero esto solo supone a la empresa el 30% de todo lo que envasa, porque fuera de la temporada fuerte del fruto rojo en Asturias han sabido buscar fórmulas para mantener la actividad, con el envasado de fruto de otras latitudes. Y es que el sector del arándano asturiano, aunque ya consolidado, tiene muchos retos por delante. Uno, hacer frente a la fuerte competencia del importado, sobre todo, de países del Este. "El problema actual es que se ha pasado de tener un producto aislado, casi delicatesen, a figurar entre los más demandados. Se abrió por tanto el mercado, pero esto ha venido acompañado de más exigencia y, por supuesto, más competencia", describe Juan Antonio Lázaro, gerente del grupo de desarrollo rural del Bajo Nalón. Señala a los citados países del Este como la principal "bestia negra" de los frutos rojos del Principado. "En Polonia, Rumanía, producen mucho y barato. Además, disponen de una buena logística que en dos días como máximo te colocan el producto en las lonjas de aquí. Y ante eso... Pues tenemos un problema". Fue Lázaro testigo de cómo el cultivo del arándano prendió por el Bajo Nalón, principalmente Pravia, y se extendió por el entorno. "Digamos que empezó muy pronto e inicialmente de forma descontrolada. Plantaciones pequeñas, aisladas, técnicamente poco viables. Se generaron expectativas por encima de la realidad". En su opinión, los grandes retos del arándano asturiano pasan por adaptarse a los nuevos tiempos: "La transformación debe ser convertirse en rentable, afrontar una vuelta de tuerca, volcándose en mejorar la comercialización. Tener una firma como Arándanos de Pravia que mueve tanto es buen inicio. La producción se ha ido profesionalizando".

Compartir el artículo

stats