Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conflicto en torno a un proyecto que acumula doce años de retraso

El litigio por la demolición de un puente en León lastra la llegada del AVE a Asturias

Adif y un Ayuntamiento bloquean desde 2018 la reconstrucción de un paso elevado que incumple las normas de seguridad para vías de alta capacidad

El puente de Trobajo del Camino. Ramón Díaz

Un puente tiene la culpa. En 2004 las autoridades estatales prometieron que estaría listo en 2010, pero luego se fue retrasando un año, y otro, y otro más… De tal manera que aún está todo por hacer. El litigio que mantienen el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) y el Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo (León) en torno al puente de Trobajo del Camino lastra la llegada de la alta velocidad a Asturias, y podría provocar, incluso, que no ocurriera en mayo del año que viene, última fecha expuesta por el Ministerio de Transportes para la apertura de la variante ferroviaria de Pajares al tráfico comercial. Ese puente es ahora mismo uno de los principales escollos para que el AVE arribe a Asturias.

El problema: el puente de Trobajo del Camino no cumple las médicas de gálibo, ni en altura ni en anchura, que exigen las normativas española y europea para vías de alta capacidad. Demasiado estrecho, demasiado bajo. Después de varios requiebros y cambios de planes, la conclusión es que hay que demolerlo y construir uno nuevo. Pero hay lío: Adif y el ayuntamiento de San Andrés se culpan mutuamente del bloqueo del proyecto. Ya van cuatro años así, sin mover una piedra.

La versión de Adif es clara: "La demolición del puente está bloqueada por la falta de autorización del Ayuntamiento de San Andrés, titular de la vía, al corte de carretera necesario para la ejecución de la obra". La réplica de la Corporación local es igual de rotunda: "El que incumple el acuerdo es Adif, porque se comprometió a realizar varias mejoras en la zona antes de demoler el puente". Ambos tienen razón. Y el puente sin demoler.

En el principio era el soterramiento. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero anunció poco después de tomar posesión, en 2004, que soterraría todo el trazado ferroviario del AVE a Asturias en el municipio de San Andrés del Rabanedo. Pero la crisis económica de 2009 provocó un cambio de planes y la drástica disminución de la inversión: se desestimó ese soterramiento, e incluso el derribo del puente. Adif anunció después que excavaría 70 centímetros bajo el puente para posibilitar el paso del AVE a Asturias, aunque admitía que "a corto o medio plazo" habría que demoler el paso elevado y construir una nueva estructura para cumplir las exigencias normativas sobre anchura mínima en líneas de alta velocidad. Las autoridades municipales aceptaron la propuesta. Pero la empresa pública, tras realizar mediciones en la zona, ha vuelto a cambiar de planes. Así lo ha explicado a este periódico: "La actuación del rebaje de la vía se desestimó finalmente. A través de una modificación del proyecto, se contempla ahora la demolición del puente actual y la construcción de uno nuevo con un tablero de canto reducido. Esta solución permite la ganancia de gálibo vertical y también horizontal".

¿Qué ocurre? Que, según el Ayuntamiento, hay "un contrato" que obliga a Adif a impulsar varias obras antes de proceder a la demolición: habilitar aceras en una calle, mejorar el asfaltado de otra y abrir un vial alternativo al que discurre por el puente de Trobajo del Camino, que es la arteria principal de salida de la ciudad de León hacia el norte y que registra un tráfico intensísimo (unos 12.000 vehículos al día). Solo el vial alternativo está hecho, pero sigue cerrado.

Y un problema más en el horizonte: el último acuerdo Adif-Ayuntamiento, de 2018, establecía que el puente solo ganaría 15 centímetros en altura, pero hace falta ganar 70 y sin excavar debajo. Imposible, salvo que se modifique el pacto, porque el paso elevado debe alcanzar una cota de siete metros de altura para velocidades iguales o superiores a 160 kilómetros por hora. Las autoridades locales aseguran que siempre han querido colaborar, porque son "los primeros interesados" en resolver el conflicto "cuanto antes y de forma satisfactoria para todos".

Adif sí ha cumplido otros compromisos que había adquirido: ha construido una nueva estructura junto al actual paso carretero de la avenida Párroco Pablo Díez, en su lado Norte, para uso ciclista o peatonal, y ha demolido la pasarela vieja del Camino de Santiago y construido una nueva.

¿Podría avanzar el AVE bajo el actual puente de Trobajo del Camino? Pese a que la normativa de protección de estructuras frente a impactos de tren descarrilado exige la adecuación del paso en anchura y altura, en teoría, sí podría. Pero a con una severa limitación de la velocidad máxima. Además, la obligada demolición posterior del puente obligaría a realizar cortes en el tráfico ferroviario.

Un último punto de conflicto. El Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo sigue defendiendo el proyecto inicial de 2004 de Adif, que contemplaba soterrar todo el trazado del AVE en el municipio. Adif descarta esta alternativa, "al menos, de momento".

Compartir el artículo

stats