El secretario general de Comisiones Obreras de Asturias, José Manuel Zapico, cargó ayer contra la patronal hostelera Otea, a la que calificó de "insaciable exigiendo ayudas" al tiempo que mantiene "los sueldos del personal del sector en el congelador".

La reacción de Zapico viene después de que la patronal Otea expresase las dificultades que tiene para cubrir las necesidades de personal del sector y demandase al Principado más colaboración para fomar a trabajadores cualificados. "Otea es de lo más intransigente: el convenio está bloqueado desde 2011, las jornadas son interminables, hay sueldos no declarados, contratos por debajo de las tareas a desarrollar y salarios congelados desde 2014. Resultan intolerables su quejas con más de 60.000 asturianos y asturianas en paro", indicó Zapico, para quien "todos los veranos vemos la misma cantinela de la hostelería". Pero el dirigente sindical considera que la patronal "se queja de la falta de trabajadores, pero no habla de las condiciones del sector, que destacan por la precariedad".

Según el secretario general de Comisiones Obreras, mientras Otea reclama ayudas "niega el pan y la sal a sus propios trabajadores". Zapico lamentó que la patronal no haya "puesto sobre la mesa ni una sola medida para luchar contra la precariedad". A su juicio, Otea debería "abandonar el inmovilismo" y calificó de "vergonzosa" esa actitud.

"El problema de la patronal de hostelería es que no se puede dar un servicio de primera con salarios de quinta; no se puede dar un servicio premium con salarios low cost", señala Zapico. A juicio del dirigente sindical "no habrá turismo ni hostelería de calidad con sueldos de hojalata y condiciones laborales propias de la Edad Media", y cree que en esa situación reside la "verdadera causa de la falta de personal" porque "en Asturias hay más de 60.000 personas que quieren trabajar y no pueden, tal y como detallan las últimas cifras del paro".

El gobierno regional, ante la demanda de la patronal de hostelería, invitó a otea a presentar sus propuesta sy necesidades ante el Servicio Público de Empleo (Sepepa). "A través de los acuerdos de concertación social podríamos avanzar en un convenio que garantice unas condiciones dignas y favorezca la conciliación", dijo la portavoz del Ejecutivo autonómico, Melania Álvarez, tras el Consejo de Gobierno del pasado vierrnes. Esta misma semana, Otea presentó al Gobierno un catálogo de peticiones de ayuda que reclaman "reformas estructurales" en el mercado laboral para suplir la falta de personal.