Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reconversión del arándano: introducir en Asturias una variante que crece en grandes macetas

"En un año se obtienen los mismos números que en el cuarto de una planta de campo", explica Juan Carlos García Rubio, técnico del Serida

Juan Carlos García Rubio, con una planta de arándanos. | LNE

"El cultivo del arándano necesita una reconversión en Asturias sí o sí", dice Juan Carlos García Rubio, técnico del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida), que explica que en las jornadas del arándano y los frutos rojos de Asturias, que se van a celebrar en Villaviciosa entre los días 29 y 31 de este mes de julio, se tratará sobre la posibilidad de introducir en la región una variante diferente a la que llegó en 2005 y que tiene como principales características que se cultiva en macetas de gran tamaño, que crece mucho más rápido y que, al requerir de bastante calor, necesitaría la instalación de invernaderos sencillos para desarrollarse con éxito en el Principado.

García Rubio: «La inversión inicial es el doble pero se puede recuperar el doble de rápido»

decoration

García Rubio asegura que la variante que se empezó a implantar en Asturias en 2005 "no tiene buena entrada en el mercado". Por lo tanto, el cultivo de este fruto rojo necesita un giro y buscar "variedades que puedan ser buenas para Asturias". Una de ellas es esta que se planta "en macetas grandes y que se adapta muy bien", continúa el técnico del Serida. El problema que tiene es que "necesita calor" y, por lo tanto, "en Asturias tendría que plantarse bajo plástico", añade García Rubio, para quien se trata de algo relativamente sencillo de hacer: "No es un gran problema, hay muchos agricultores que ya ponen plásticos, se trata de invernaderos sencillos, como los que hay en Huelva para los frutos rojos".

Las macetas en las que se plantaría este tipo de arándanos serían de 30 litros de capacidad y otra de las ventajas que tiene es lo rápido que crece: "Se prepara un sustrato que hace que la planta crezca muy rápido, en un año se obtienen los mismos números que en el cuarto año de una planta de campo", explica este especialista en arándanos. Otra de las ventajas es que al tratarse de macetas se pueden colocar sobre cualquier tipo de suelo. Además, la producción se podría sacar en las fechas más adecuadas para tener buena acogida en el mercado: "Se adelantan a la producción de suelo y eso encajaría bien en el mercado, saldría a finales de mayo, incluso antes; la producción de Huelva es anterior y hasta junio se podría tener un buen nicho de mercado", explica el técnico del Serida.

Juan Carlos García Rubio, con una planta de arándanos. | LNE

Uno de los inconvenientes de este nuevo cultivo de arándano del que se hablará en la feria que se va a celebrar en Villaviciosa es que requiere de una inversión inicial mucho mayor de la que se precisa para plantarlos en suelo. "La inversión inicial es alta, por las macetas y el sustrato, suele ser un cultivo más intensivo, aunque para pequeñas superficies es más interesante que el suelo por la rapidez con la que crece", señala Juan Carlos García Rubio, que cuantifica esa diferencia de inversión: "La inversión es el doble que en suelo, pero también lo puedes recuperar el doble de rápido".

El técnico del Serida señala que la producción de arándonos de este años en Asturias será bastante similar a la de los años anteriores: "Hubo pocas plantaciones nuevas y las que hubo se compensan con alguna que se abandono", dice. Entre los temas que se van a tratar en la feria del arándano y los frutos rojos que se celebra en Villaviciosa, además de este nuevo tipo de plantación de arándano, estará un nuevo tipo de plantación denominada "residuos cero", que estaría entre la agricultura convencional y la ecológica: "Puedes aplicar algunos herbicidas y pesticidas pero en épocas determinadas para que al recogerlo no quede rastro".

Compartir el artículo

stats