Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias apoya la estrategia para el lobo del Ministerio y rompe el "pacto del Noroeste"

Transición Ecológica acepta que sigan matándose ejemplares, como pidió el Principado, pero solo de manera selectiva, lo que irrita a los ganaderos

Una pareja de lobos peleándose en la Casa del Lobo. Eloy Alonso

Antes se llamaba "Estrategia de conservación del lobo", pero desde ayer es la "Estrategia para la convivencia de las actividades del medio rural con el lobo". Su aprobación por la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente constató la ruptura del "pacto del Noroeste": Asturias votó a favor, mientras que Galicia, Cantabria y Castilla y León lo hicieron en contra. Hasta ahora habían ido siempre de la mano. Tras la votación, solo el Ministerio para la Transición Ecológica parece totalmente satisfecho. Porque el Principado, aunque aplaude que se haya aceptado su propuesta para seguir eliminando lobos, reiteró su rechazo a la protección de la especie en toda España; los ganaderos rechazan el documento, y entre los ecologistas hay división de opiniones sobre la Estrategia, aunque todos se oponen a que se sigan matando ejemplares.

El Ministerio subraya que la Estrategia supone dinero para las comunidades: "Incorpora herramientas como la territorialización de fondos para poner en marcha medidas preventivas e indemnizar los daños generados por la especie en la cabaña ganadera". También incluye un "protocolo para la autorización de excepciones para la extracción selectiva de ejemplares", como propuso el Principado. Asegura que el documento incorpora, "en la medida de lo posible", las aportaciones de las regiones, y "especialmente las que sostienen un mayor número de manadas", las del Noroeste.

Pero el Principado, aunque califica de "avance decisivo" la inclusión de su propuesta de protocolo para extraer lobos, ha reconocido a las organizaciones ganaderas que ya no podrá haber cupos y que los animales tendrán que ser eliminados uno a uno, con informes que avalen cada actuación. Y de manera selectiva: solo los ejemplares que causen daños. 

Medio Rural actualizará "de manera inmediata" el programa de control y gestión de la especie para adaptarlo a la normativa nacional. El consejero, Alejandro Calvo, explicó que, ante la situación actual, con "daños continuados al ganado y creciente conflictividad social", para el Principado supone "una absoluta prioridad recuperar la seguridad jurídica para efectuar controles poblacionales en el marco del plan autonómico de gestión del lobo".

No obstante, Calvo reiteró en la reunión la "firme oposición" del Principado a la orden ministerial que incluyó en septiembre a todas las poblaciones de lobo en el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial (Lespre). Mantendrá, por tanto, la demanda de anulación presentada junto a Galicia, Cantabria y Castilla León ante la Audiencia Nacional.

El Gobierno de Cantabria, por el contrario, mostró su frontal rechazo a la Estrategia, "que se basa en la inclusión del lobo en el Lespre". El consejero de Desarrollo Rural, Guillermo Blanco, opina que el texto responde a un "criterio político, no técnico ni jurídico" y lamenta que se haya aprobado por el voto de comunidades sin lobos. Subraya que el cambio de estatus del lobo no se hizo "por ningún mandato de la Comisión Europea" ni por un cambio normativo, "sino por la propuesta de una organización conservacionista".

Ese colectivo es la Asociación para el Estudio y Conservación del Lobo Ibérico (Ascel), que ve "inaceptable" la Estrategia, aunque no tiene rango normativo. "La muerte de lobos se acabó en España con la orden ministerial, y el Ministerio quiere contentar a pulsiones políticas sin atender a sus obligaciones", subraya Ascel. Acusa a la ministra, Teresa Ribera, de "entreabrir en falso una gatera para incitar a otros a autorizar muertes contra la orden, el Real Decreto y la Ley. La hipocresía ministerial queda al descubierto", añade. Y lanza una advertencia: "Nos veremos en los tribunales y donde sea preciso".

Ecologistas en Acción, por su lado, valora positivamente la aprobación de la Estrategia, y sus objetivos principales (la expansión de la especie hacia el este y el sur de la península y la coexistencia con la ganadería extensiva), pero discrepa "profundamente" sobre la necesidad de realizar extracciones, aunque reconoce que ya no se basarán "en control de poblaciones, ni permiten la aprobación de cupos de lobos a matar, lo que supone un importante avance y un cambio considerable en la gestión de la especie". La organización rechaza "cualquier extracción de lobos en la naturaleza, máxime cuando la ciencia ha demostrado que matarlos desestructura las manadas y no reduce los ataques al ganado, incluso los empeora"

A la representante ganadera Mercedes Cruzado (COAG) la estrategia le parece "una ridiculez", porque ya con el actual Plan de Gestión del Lobo la población de la especie "aumentaba año a año", así que a partir de ahora será "mucho peor. Tener que justificar la eliminación de lobos uno por uno es como no hacer nada", clama. Añade que la presencia del lobo provoca que no haya ganado menor en el monte, lo que hace lo invada la maleza, "el combustible que provoca los incendios"

Ramón Artime (ASAJA) está cansado de que se sigan dando "vueltas con el lobo". Asegura que lo que los ganaderos quieren saber es qué se hará con ellos, "cuantos permitirán que haya; pero tampoco con este paso lo sabremos. Tienen que dejar de regatear, porque mientras tanto los lobos matan animales a diario". Reclama que se deje de "mitificar al lobo" y de afirmar que está "en peligro de extinción", porque en su opinión no es cierto. "Ya está bien de palabras, hay que empezar a actuar", exige.

José Ramón García, "Pachón" (UCA), no cree que la estrategia arregle "el problema del lobo". Le suena más a "estrategia electoral que a solución". "Eso de tener que echar una instancia y elaborar un informe para cada lobo, cuando antes había cupos y no se cumplían… Si antes no se solucionaba nada, ahora va a ser menos que nada", auguró. Subraya que a los ganaderos les queda la esperanza del recurso de UCA en la Audiencia Nacional contra la orden ministerial que protege al lobo en toda España: "Nos tenemos que agarrar a eso, y a que salga bien".

Compartir el artículo

stats