Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo mejora hasta junio sin alcanzar aún los niveles de antes de la pandemia

El turismo asturiano se recupera y nota este año un apreciable crecimiento respecto a los dos anteriores, pero aún no iguala los resultados anteriores al golpe de la pandemia. Contando hasta junio, de acuerdo con los datos actualizados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Principado acogió en el primer semestre de este año 823.092 visitantes en todas las modalidades de alojamiento y las noches que pagaron superan con enorme amplitud las del mismo periodo de 2021 y 2020, pero aún están un 3,6 por ciento por debajo de las registradas en 2019, el último semestre inicial de un año libre de pandemia.

Los datos, puestos al día a fecha del 30 de junio, todavía no cuentan la hinchazón de la temporada alta estival, pero dan una idea sobre la evolución de la respuesta del cliente en la antesala del verano. En esa fase, sólo los campings pulverizan su registro de hace tres años, con un veinte por ciento más de noches vendidas, escapando de ese modo a la tendencia generalizada de un sector que en conjunto mejora y se va acercando sin alcanzar todavía el nivel de visitas de 2019. Ni los hoteles, ni los alojamientos de turismo rural ni los apartamentos han llegado todavía hasta ese punto, pero van en camino.

Se recupera a buen ritmo, esto sí, el turismo extranjero, uno de los talones de aquiles históricos del sector en Asturias. La respuesta foránea del primer semestre aún no iguala la de 2019 en número de viajeros, pero sí rebasa ya el de pernoctaciones, que superan por primera vez las 300.000 en seis meses. Hablando en términos de empleo, sumando tipologías turísticas en las cifras del INE, los alojamientos turísticos computaron en junio 5.607 puestos de trabajo, un 18,8 por ciento más que hace un año.

Compartir el artículo

stats