Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Rodríguez llama a Europa a tomar ejemplo de "la solidaridad" asturiana

El empresario fue premiado por los centros asturianos, que reclaman al Principado "empuje económico": "Si no, vamos a desaparecer"

Por la izquierda, Rita Camblor, Francisco Rodríguez –recibiendo «La Carabela»–, Carlos Siñeriz y Manuel de Barros, ayer, en la ceremonia de la FICA, en la colegiata de San Juan Bautista. | Fernando Rodríguez

"Los señores que están en Bruselas me producen poco entusiasmo, pero Europa es necesaria como unidad. Los asturianos siempre hemos mirado por los demás asturianos y eso es algo que nos tiene que acontecer a los europeos, que tenemos que mirar unos por otros. Aunque unos sean rubios y otros sean morenos". Con esas palabras, pronunciadas dentro de un amplio y ameno discurso, se expresó ayer Francisco Rodríguez García, presidente de Industrias Lácteas Asturianas (Reny Picot) y presidente del Patronato Fundación Archivo de Indianos-Museo de la Emigración, en la ceremonia en la que se le entregó en Gijón el premio "La Carabela", la máxima distinción que concede la Federación Internacional de Centros Asturianos (FICA) a aquellas personas que hayan desarrollado actividades en favor de los emigrantes de la región o de las comunidades asentadas más allá de las fronteras del Principado.

La alcaldesa de Gijón, Ana González, charla con Francisco Rodríguez al final de la ceremonia de ayer. | Fernando Rodríguez

El acto estuvo conducido por Nayda Fernández, vicepresidenta del centro asturiano de Santiago de Chile. Rodríguez García recogió el reconocimiento en la colegiata de San Juan Bautista de manos de Manuel de Barros, el presidente de la FICA; de la consejera de Presidencia del Principado, Rita Camblor; y de Carlos Siñeriz, director de la Fundación Cajastur, tras un discurso, el del empresario nacido en Trascastro en 1937, trufado de anécdotas, vivencias personales y amor por Asturias, y empoderado por mensajes de valioso simbolismo. "Siempre he dicho que en Gijón, quizás porque sus chimeneas son abundantes, he notado una sensación de especial calor en sus gentes. Mi chimenea está comprometida en estos momentos por razones que todos sabéis. No sé de qué color va a ser el humo de las chimeneas de las fábricas de España y Europa si las cosas siguen así. Si en Bruselas siguen diciéndonos que tenemos derecho a emitir, pero ese derecho se transforma en una multa cuantiosa que tenemos que pagar por lo que emitimos", anunció al inicio.

Por la izquierda, la diputada Esther Freile, Javier Fernández, la presidenta del Consejo de Comunidades Asturianas, María Antonia Fernández Felgueroso; Teresa Mallada y el expresidente del PP asturiano Isidro Fernández Rozada. | Fernando Rodríguez

Rodríguez García recorrió en su charla parte de su trayectoria vital. Habló de esos primeros viajes en su vespa y de la vez que le tocó hacer el servicio militar obligatorio, la mili, en los tiempos de la guerra olvidada del pasado siglo, la guerra de Ifni, que enfrentó a España contra Marruecos, aunque tuvo poco eco mediático en la península Ibérica. Fue crítico con el brexit. "Europa, sin Inglaterra, no es Europa", afirmó. Tuvo también palabras cariñosas para todos los asistentes. Entre ellos estuvieron dos expresidentes del Principado, Antonio Trevín y Javier Fernández, quien recibió el mismo premio el año pasado. También acudieron el rector de la Universidad de Oviedo, Ignacio Villaverde; la alcaldesa de Gijón, Ana González; y el regidor de Mieres, Aníbal Vázquez; la presidenta del Partido Popular, Teresa Mallada, y la senadora de esta misma formación, Mercedes Fernández, entre otros.

Por la izquierda, Mercedes Fernández, Ignacio Villaverde y Paz Fernández Felgueroso, ayer. | Fernando Rodríguez

El empresario tuvo especial cariño para Paz Fernández Felgueroso, exalcaldesa de Gijón y encargada de tomar la palabra para glosar la trayectoria de Rodríguez García. Fiel a su estilo, demostró un conocimiento enciclopédico sobre su figura. Habló del exilio de su padre, Juan Rodríguez, a Buenos Aires y de sus inicios como líder de Industrias Lácteas Asturianas. Se apoyó en un artículo publicado por LA NUEVA ESPAÑA en el que se resume la peculiar doctrina económica que guía al protagonista, reconoció sus méritos empresariales y su labor en el Archivo de Indianos. "Ha hecho importantes inversiones para eliminar barreras, digitalizado parte de la voluminosa documentación y lo ha complementado con una aplicación móvil para explicar sus contenidos", destacó Fernández Felgueroso.

También incluyó palabras de Valentín Martínez-Otero, presidente del Centro Asturiano de Madrid, buen amigo del empresario y que excusó su asistencia al acto de ayer por encontrarse en Brasil. "Paco –refiriéndose a Francisco Rodríguez– es una persona que siempre está dispuesta a ayudar. Es generoso y discreto. Con él, el Centro Asturiano de Madrid es más grande. De su vida larga y fecunda, con 1.500 trabajadores repartidos por tres continentes, de su creatividad y sensibilidad social he querido decir estas palabras. Es un galardón al hombre, al intelectual y al humanista", dijo Fernández Felgueroso, cerrando el discurso con unos versos de Martínez-Otero.

Previamente a la ceremonia, la FICA celebró su asamblea anual. Uno de los temas más importantes que se trataron en el encuentro fue la situación en la que se encuentran los centros asturianos tras la pandemia. Manuel de Barros, ya durante el acto, elogió a Francisco Rodríguez, pero también hizo hincapié en varios asuntos importantes y reclamó al Principado un impulso económico para las entidades a las que representa. "Los centros asturianos somos entidades que nos movemos sin ánimo de lucro. En nuestras sedes, promocionamos nuestra tierra, siempre hay una actividad en nuestras casas. Y todas esas actividades tienen un denominador común, que es Asturias", alegó. "La reflexión que hacemos es si los centros asturianos estamos debidamente aprovechados. Hacemos difusión de Asturias en todas sus facetas, pero debemos ser algo más que embajadores emocionales, porque si no vamos a desaparecer. Creo que hay que darles un empuje económico", remató. La consejera de Presidencia, Rita Camblor, que también reconoció la gran trayectoria del premiado, recogió el guante. "Debemos promocionar los centros asturianos para llegar a los jóvenes. El Principado los apoya y lo seguirá haciendo", zanjó.

Compartir el artículo

stats