Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La recuperación de una cita con la asturianía más allá de Pajares

Gaitas y bollos preñaos en Valencia de Don Juan por el Día de Asturias: "Retomamos una tradición que afianza los lazos que nos unen con el Principado"

Vicente Rodríguez, exminero langreano con casa en el pueblo desde hace 45 años, "Paisano de honor"

Por la izquierda, Vicente Rodríguez, «Paisano de honor 2022», su mujer, Margarita Morán, y el alcalde Juan Pablo Regadera.

43

En imágenes: La celebración del día de Asturias en Valencia de Don Juan Ana Paz Paredes

La banda de gaitas "La Reina del Truébano", de Navia, el grupo de danzas "Coyanza" y la banda de música de Valencia de Don Juan anunciaron en la mañana de ayer, con su música y su baile por las calles de esta localidad leonesa, que, de nuevo y tras dos años de no celebrarse por la pandemia, volvía a cobrar vida el Día de Asturias en todo su esplendor. La jornada de sol y buen ambiente no pudo acompañar mejor. El alcalde, Juan Pablo Regadera Rodríguez, señalaba a este periódico que retomar esta fiesta "es retomar una tradición histórica que contribuye a afianzar los lazos que nos unen con el Principado. Hay muchísima unión entre asturianos y coyantinos, una relación de muchos años, no en vano esta fiesta del Día de Asturias comenzó a celebrarse aquí en 1975".

Parte del público que ayer llenó el jardín de los Patos, durante la fiesta. |A.P. P

Así fue cómo ayer, de nuevo, el primer domingo de agosto, como desde hace 47 años, el día de Asturias y el nombramiento de "Paisano de honor", que este año correspondió a Vicente Rodríguez Fernández, volvió a tomar las calles de este luminoso y alegre pueblo leonés, destino vacacional elegido, durante años, por muchos asturianos como Finita González Riera, de Niembra (Aller) y buena parte de su familia. "Nosotros ya venimos todos los veranos desde hace doce años y estamos encantados aquí", afirmaba ella mientras recogía los bollos con chorizo para compartir con los suyos. El primer acto de la jornada fue el reparto de los bollos preñaos y vino prieto picudo. También acudió a recoger el bollo el gijonés José Manuel Fernández Velasco, uno de los que más años llevan veraneando allí. "Aquí venimos desde hace unos 45 o 46 años. Antes veníamos el mes que me tocaba por las vacaciones y ahora, al estar jubilado, venimos más tiempo", señalaba. Emocionados estaban también dos miembros de la peña sportinguista "El León Rojiblanco", Pablo Cil y Roberto Turrado. El primero, de Gijón; y el segundo, de Pola de Laviana. Ambos se conocieron viviendo en León y, aunque el primero está en Oviedo por motivos de estudio, sigue fiel a su peña leonesa. "Es la primera vez que vinimos a pasarlo bien y también como un actividad de la peña, para darnos a conocer y buscar nuevos socios. Aquí hoy solo estamos dos, pero ya somos casi cerca de sesenta", afirmaba un sonriente Turrado.

Por la izquierda, Pilar Velasco y Finita González, con la bandera de Asturias.

Entre los más jóvenes, y también aficionado sportinguista, estaba Mateo Álvarez Fernández, de ocho años, a quien le duró poco su bollo entre las manos. Sus padres, Mónica Fernández y Francisco Álvarez, señalaban que ellos, al igual que parte de su familia, también llevan años veraneando allí.

La Banda de Gaitas «La Reina del Truébano» inicia su desfile por las calles de Valencia de Don Juan. | Ana Paz Paredes

A lo largo de la mañana el jardín de los Patos, frente al castillo de la localidad, se fue llenando poco a poco de gente que acudía tanto a disfrutar y compartir los bollos preñaos como a participar en el homenaje que la localidad rindió al "Paisano de honor", lo que sucedió después de que, desde la plaza mayor, partieran en comitiva los homenajeados y las autoridades, acompañados por la banda de gaitas "La Reina del Truébano", la banda de música local y el grupo de danza "Coyanza". Asimismo, tras la entrega del premio, las tres agrupaciones hicieron disfrutar a todos los presentes con sus distintas actuaciones. Especialmente emotivo fue el momento en que hizo su entrada la banda de gaitas, que fue recibida con un gran y cálido aplauso.

La Banda de Música de Valencia de Don Juan interpreta una pieza por las calles de la localidad. | A. Paredes

El aguacil municipal, Enrique Redondo, fue el encargado de glosar al homenajeado del día, el langreano Vicente Rodríguez Fernández, quien, junto a su mujer, Margarita Morán, lleva 45 años haciendo de Valencia de don Juan su segunda casa. Entre otras cosas, Redondo recordó que este asturiano "entró a trabajar a los 18 años en Hunosa, primero como ayudante luego como picador, y finalmente como vigilante". Rodríguez, con casa en la localidad leonesa, donde reside seis meses al año junto a su mujer, es muy querido por unos vecinos que ayer se sumaron a su reconocimiento como "Paisano de honor 2022".

Los componentes más jóvenes del grupo de danzas Coyanza, durante el pasacalles.

El Alcalde aludió a los lazos que unen a asturianos y coyantinos, que se ha ido forjando a lo largo de los años y del que es buena muestra toda la gente que ayer participó de la fiesta, donde no había diferencia entre unos y otros. Leoneses y asturianos, mano a mano. Juan Pablo Regadera recordó la visita en abril del presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, durante la jornada dedicada a los quesos de Asturias en el certamen Iberquesero. "‘Venir a León siempre es un placer por los vínculos, historia y tradiciones comunes; los asturianos en Valencia de Don Juan nos sentimos como en casa’, dijo textualmente", recordó para añadir que "venir a esta Valencia de Don Juan siempre abierta es disfrutarla, es vivirla y es aprender a quererla". Y no hay más que ir para comprobarlo.

Mateo Álvarez, encantado con su bollu preñáu. | Ana Paredes

Pablo Cil y Roberto Turrado, ayer también presentes en la celebración. | A. P. Paredes

Los componentes más jóvenes del grupo de danzas «Coyanza», de Valencia de Don Juan, durante su pasacalles camino del jardín de los Patos. | Ana Paz Paredes

Compartir el artículo

stats