Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Europa exige instalar "cuanto antes" el ancho de vía del AVE entre Lena y Gijón

La UE reclama un "plan de migración sólido hacia el estándar europeo" antes de dos años para todos los tramos ferroviarios de los principales corredores de transporte, entre ellos el Atlántico, que llega a El Musel

La Comisión Europea (CE) quiere que se instale "cuanto antes" ancho de vía AVE o estándar europeo (1.435 milímetros) entre Pola de Lena y Gijón. Las autoridades comunitarias han reclamado a los países miembros que redacten antes de dos años un "plan de migración sólido hacia el estándar europeo" para todos los tramos ferroviarios de los corredores europeos de transporte, entre los que figura el Atlántico, que llega hasta el puerto de El Musel.

Bruselas pretende "reforzar la conectividad del transporte interno de Europa". Con ese fin, ha pedido que todos los nuevos ferrocarriles se construyan con el ancho estándar europeo, y que los ya existentes que pertenezcan a corredores de transporte migren a ese ancho lo antes posible. Así se recoge en la propuesta modificada del reglamento del Parlamento y del Consejo Europeo sobre las directrices de la Unión Europea (UE) para el desarrollo de la red transeuropea de transporte (RTE-T), publicada el 27 de julio, al que ha tenido acceso LA NUEVA ESPAÑA.

La reforma del reglamento surge como consecuencia de la invasión rusa de Ucrania, que ha destapado carencias ferroviarias en la UE, sobre todo derivadas de la ausencia de un ancho de vía armonizado, ya que varios Estados miembros, entre ellos España, tienen una red con anchos de vía diferentes al estándar europeo, lo que "dificulta significativamente la interoperatividad ferroviaria", señala la CE.

"Los productos exportados desde Ucrania por ferrocarril deben transbordarse cerca de las fronteras de la UE, ya que los trenes que circulan por la red ucraniana no pueden circular por el ancho de vía nominal estándar europeo. Este problema también ha puesto de relieve la vulnerabilidad de la red ferroviaria dentro del territorio de la Unión", recoge el informe.

Este problema no se abordó en la propuesta legislativa que revisó el reglamento de la RTE-T el 14 de diciembre de 2021, "pero surgió claramente como un asunto que debe abordarse tras el reciente desarrollo en Ucrania", indica el texto. Además, el Pacto Verde Europeo exige que una parte sustancial del 75% de la carga interior que se transporta en la actualidad por carretera sea transportada por ferrocarril y vías navegables interiores. "Sin embargo, el tiempo y los costes necesarios para realizar transbordos a causa de los diferentes anchos de vía afectan negativamente a la competitividad del ferrocarril, desafiando este objetivo", alertan las autoridades.

Por todo ello, la CE ha solicitado a los Estados miembros que velen por que "toda nueva infraestructura ferroviaria de la red global, la red ampliada y la red principal" se construya en ancho de vía nominal estándar europeo, de 1.435 milímetros.

¿Cumple este requisito la variante de Pajares, que incluye ancho Renfe o ibérico (1.668 milímetros) con traviesa polivalente en la vía Oeste y ancho mixto (Renfe y AVE o estándar europeo) con tres hilos en la vía Este? Sí, porque la CE lo juzga cumplido "cuando por la infraestructura pueden circular trenes de ancho de vía de 1.435 milímetros". Y por la Variante podrán. Además, la CE propone precisamente el tercer carril como una de las soluciones para adoptar el ancho europeo, y solo entiende por nueva infraestructura ferroviaria aquella "cuyas obras de construcción no hayan comenzado en la fecha de entrada en vigor del presente reglamento", y la Variante comenzó a construirse hace ya 18 años.

La CE propone adoptar el ancho europeo mediante el tercer carril, como se ha hecho en la Variante

decoration

No obstante, el plan del Ministerio es que el AVE a Asturias funcione en una primera fase solo en ancho ibérico, hasta que acaben las obras en el tramo León-La Robla, bastante más retrasadas que las de la Variante. Así lo reveló hace un año en el Congreso la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, quien señaló que esta medida permitirá "reducir los tiempos de viaje a Asturias y valorizar lo antes posible la infraestructura", cuyo coste estimado se sitúa en 3.876 millones, el doble que lo calculado inicialmente.

La CE destaca en el informe que varios Estados miembros tienen una red ferroviaria con anchos de vía diferentes al estándar europeo: "Irlanda (ancho de 1.600 mm), Finlandia (1.524 mm), Estonia, Letonia y Lituania (1.520 mm) y Portugal y España (1.668 mm). Tales diferencias en el ancho de las vías ferroviarias restringen considerablemente la interoperabilidad ferroviaria en toda la UE, como ha quedado demostrado por la actual crisis en Ucrania y sus problemas para exportar cereales por ferrocarril tras el bloqueo ruso de los puertos ucranianos del mar Negro", dice la CE.

Por todo ello, propone a todos los Estados miembros desarrollar un "plan de migración hacia este estándar europeo para todas las líneas existentes de los corredores europeos de transporte". El objetivo es mejorar la interoperabilidad del transporte ferroviario en la Unión y con los terceros países vecinos (excepto Rusia y Bielorrusia) y rebajar los costes de transporte y las pérdidas de tiempo que suponen los transbordos. La CE espera que la migración al ancho estándar europeo tenga "efectos e impactos positivos". En todo caso, deja a los Estados miembros "un margen de apreciación"; en primer lugar, para decidir "el momento de la migración" y, en segundo, para decidir, "si es necesario, que la migración no está justificada sobre la base de un análisis de costes y beneficios socioeconómicos para determinadas líneas".

El informe resalta los elevados costes medioambientales que provocan "los miles de camiones que cruzan la frontera entre Francia y la Península Ibérica". Y propone soluciones, poniendo a España como ejemplo en algunas de ellas. "La última tecnología permite operar con trenes de ancho variable. Otra tecnología para la gestión de diferentes anchos de vía en una red es el denominado tercer carril, que permite la circulación de distintos tipos de trenes por la infraestructura", indica. "España, por ejemplo, viene desarrollando una red de alta velocidad con ancho de vía nominal estándar europeo, una red convencional en ancho ibérico y ancho métrico en algunos nodos urbanos. Si bien esto implica un costo adicional, existe tecnología para garantizar que la migración progresiva de las líneas ferroviarias al ancho de vía nominal estándar europeo tendrá un efecto limitado en el sistema ferroviario y no debería interrumpir el tráfico ferroviario", detalla el informe.

"La experiencia en España también muestra que una vez que se inicia el proceso de migración de algunas líneas al ancho de vía estándar europeo, se desencadena la migración en otras partes de la red. Por lo tanto, iniciar la migración en las principales líneas ferroviarias de la red RTE-T (como la que une Pola de Lena y Gijón) creará una dinámica positiva", añaden los dirigentes de la CE.

"El despliegue del ancho de vía estándar europeo contribuirá, por tanto, a mejorar el funcionamiento del mercado interior. La apertura del mercado, junto con el desarrollo de una red ferroviaria estándar de alta calidad (ERTMS, tren de 740 metros de longitud, electrificación, etcétera) y totalmente interoperable, contribuirá a incrementar la actividad del transporte ferroviario al disminuir los costes de infraestructura y el coste del material rodante. También facilitará la aparición en el mercado de nuevos participantes, con un mercado de material rodante interoperable en toda la red", resalta el documento.

Compartir el artículo

stats