Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asata apoya las mejoras laborales que los sindicatos piden en la ayuda a domicilio

A las cooperativas del sector, centradas en las zonas rurales, no les afectará la huelga indefinida que comenzará el día 16

A la izquierda, sentado, el secretario general del PSOE de Gijón, Monchu García, contempla la llegada al acto del «Día de la Economía Social» del director general de Comercio, Autónomos y Economía Social del Principado, Julio González Zapico, y la alcaldesa de Gijón, Ana González, con Ruperto Iglesias tras ellos y, al fondo, Félix Baragaño camino de la inauguración del acto. | Marcos León

Ruperto Iglesias, presidente de la Agrupación Asturiana de Trabajo Asociado y Economía Social (Asata), defendió ayer las demandas de los sindicatos para mejorar las condiciones laborales en el sector de la ayuda a domicilio, lo que ha derivado en la convocatoria de una huelga indefinida a partir del martes de la semana que viene, 16 de agosto.

«Está claro que si hay una reivindicación es porque hay una situación en la economía de los cuidados, y en este caso en la ayuda a domicilio concretamente, que necesariamente se ha de reformar y rehabilitar, desde el punto de vista de mejorar condiciones de las personas que están trabajando en el sector», señaló el presidente de Asata poco antes de la inauguración del Día de Economía Social de Asturias, que ayer se celebró en la Feria Internacional de Muestras de Asturias (FIDMA).

«Es un sector del que dependen nuestros mayores, es un sector al que le estamos pidiendo cada vez más formación, y en consecuencia y en consonancia con todo ello, las condiciones laborales deben ir acordes con los niveles de exigencia que les estamos pidiendo», añadió Iglesias.

El presidente de Asata apuntó que la huelga no afectará a la mayor parte de las empresas del sector que son de economía social, ya que aunque es cierto que «nuestras empresas, como la mayor parte de ellas son cooperativas, se rigen por el convenio colectivo del sector, pero al margen de eso, sus relaciones laborales tienen un ámbito distinto, dado que en las cooperativas estamos hablando de una relación laboral y societaria que difiere un poquito del resto de las empresas de capital», por lo que el porcentaje de empresas vinculadas a Asata que se podrían ver afectadas por esta convocatoria de huelga «no es mucho».

Ruperto Iglesias recordó que en Asturias fueron precisamente las empresas de economía social, las que «fueron las pioneras en la prestación de los servicios de ayuda a domicilio, hace quince o veinte años», pero con el tiempo se vieron desplazadas de las grandes ciudades por las sociedades mercantiles, con lo que las empresas de economía social que ahora prestan servicios de ayuda a domicilio han quedado relegadas «a territorios más rurales, donde evidentemente la rentabilidad es menor que la ayuda a domicilio en las grandes ciudades, como Oviedo o Gijón», apuntó.

La Feria recuperó este año el Día de la Economía Social –que en Asturias da empleo a 4.500 empresas en 500 cooperativas y sociedades laborales–, que no se celebró en la edición anterior, con restricciones por la pandemia. El evento sirvió de marco para que el presidente de Asata reivindicara tanto al Gobierno central como al autonómico «agilidad, agilidad y agilidad» en la convocatoria de las ayudas del PERTE de la Economía Social y de los Cuidados y del Plan Estratégico de la Economía Social, respectivamente.

«La interlocución es buena, pero lo que estamos pidiendo al Ministerio y a la Consejería es agilidad para no perder oportunidades y entrar en una dinámica de que los proyectos que se generen sean de menos calidad», que si se dispone de suficiente tiempo para prepararlo, añadió el presidente de Asata.

En cuanto al PERTE de la Economía Social y de los Cuidados, que implica a 13 ministerios y cuenta con «más de 808 millones de euros» de fondos europeos, está previsto que en el tercer trimestre del año el Ministerio de Trabajo y Economía Social haga una convocatoria en torno a los 100 millones de euros, un tercio en este ejercicio y dos tercios en el próximo.

Jaume Amill, uno de los expertos invitados ayer por Asata a la jornada, explicó que en cuanto a los cuidados, el PERTE tiene como objetivos profesionalizar el sector, el apoyo a la lucha contra el reto demográfico, la educación, cualificación y recualificación, espacio de datos, herramientas digitales para facilitar interconexiones entre actores del sector e impulsar la igualdad de género. En cuanto a la parte del PERTE para crear en España «un ‘hub’ de economía social», los objetivos son las transformaciones empresariales en modelos de economía social para salvar empresas y empleos, la transformación digital y medioambiental y la cooperación entre empresas de economía social para garantizar un desarrollo sostenible.

Por el momento, la única convocatoria del PERTE abierta es la de evaluación y acreditación de capacidades, con un presupuesto de 22 millones de euros y en lo que queda de trimestre se abrirá la convocatoria del plan de economía social de 100 millones de euros.

En cuanto al Plan Estratégico aprobado por el principado a principios de año, cuenta con un compromiso presupuestario de 6,5 millones de euros entre 2022 y 2025. El director general de economía social del Principado; Julio González Zapico, señaló que de esa cuantía «este año ya van en los presupuestos 1,65 millones, en lineas que en los próximos días se podrán en práctica para facilitar la consolidación empresarial». El representante del Principado también destacó que «para el gobierno de Asturias y para nuestra consejería, la economía social es un ámbito prioritario desde el principio de la legislatura».

Por su parte, la alcaldesa de Gijón, Ana González, destacó ante sus anfitriones de Asata que «la experiencia de la pandemia y sus efectos ha puesto en primer plano la urgencia por priorizar esos mismos valores que sustentan vuestro modelo empresarial: la equidad, la solidaridad, la sostenibilidad, la acción inclusiva, la cooperación y, en definitiva, los cauces para mantener un dinamismo empresarial que, sin renunciar a la competitividad, antepongan las personas y sus derechos básicos al mero beneficio económico».

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Gijón, Félix Baragaño, destacó que «la economía social está plenamente integrada en el nuevo modelo que se avecina y que pretende una economía más digital, innovadora y sostenible».

Compartir el artículo

stats