Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"No habrá caza de brujas contra quien no ahorre energía", asegura el Principado

El consejero de Industria afirma que la seguridad la da la iluminación pública | El PP pide parar el decreto, que mañana entra en vigor

El gobierno del Principado mostró ayer su adhesión total al plan energético del Ejecutivo central en la reunión en la que las comunidades gobernadas por el Partido Popular reclamaron la retirada de las medidas. Las restricciones energéticas, motivadas por el complejo escenario que se prevé en el otoño por el cierre del suministro de gas ruso a Europa, desataron la batalla política en dos frentes claros. Por un lado, las comunidades gobernadas por el PSOE, que respaldan al Ejecutivo de Sánchez; por el otro las gobernadas por el PP, que piden la retirada del documento para introducir modificaciones.

Mitos y "caza de brujas". El consejero de Industria del Principado, Enrique Fernández, habló en el marco de la Feria de Muestras –tras participar telemáticamente en la reunión entre los gobiernos autonómicos y el central– y trasladó tres mensajes claros. El primero, que acatar el decreto de ahorro energético pone en claro el carácter "solidario y responsable" del Gobierno de Asturias. El segundo, que se propagan "falsas alarmas y mitos" respecto al apagado de escaparates o los límites de temperatura. Así, aseguró que "las calles no permanecerán oscuras, porque hay alumbrado público" y aunque la luz de los escaparates "se agradece y da vida", no es el que garantiza la seguridad, que corresponde a la iluminación pública. Otro mito, dijo, es el del carácter estricto de los límites de temperatura para calefacciones y aire acondicionado, porque también se establecen niveles en la regulación laboral "cuando está en riesgo la salud de los trabajadores o hay alguna especificidad clara para garantizar la calidad del producto que se fabrica o el servicio que se presta". Y, en tercer lugar, que no habrá "una caza de brujas" para pillar incumplimientos de la norma y aplicar "multas multimillonarias", aunque sí recalcó que existe un régimen sancionador para los "incumplimientos contumaces". Pero insistió en que son más los "incentivos para transformar instalaciones ineficientes en más eficientes".

"Paso atrás en el confort". En definitiva, Enrique Fernández afirmó que lo que habrá será un esfuerzo de "comunicación y concienciación" para resaltar que "hay que ganar tiempo, ganar días ante la llegada del otoño y el invierno" y será beneficioso "todo el ahorro que podamos ir generando en el momento actual", ya que "si continúa el chantaje de Rusia" las medidas futuras serán "menos restrictivas". Mejor, dijo, "ir en la senda de pequeñas restricciones y pequeños esfuerzos" que supone, admitió, "dar un pequeño paso atrás en nuestro confort para evitar males mayores".

Fractura, pero el decreto sigue adelante. Pero el clima político nacional no anticipa que vaya a ser fácil afrontar las limitaciones que entrarán en vigor a partir de mañana y de obligado cumplimiento al tener rango de ley. El Ejecutivo central mantiene el decreto de ahorro aprobado la pasada semana por el Consejo de Ministros, pese al rechazo del Partido Popular explicitado ayer por los presidentes de comunidades de este partido y por la dirección del PP.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera (que participó en la reunión con los consejeros autonómicos de Industria, junto con la ministra del ramo Reyes Maroto y un representante de la Federación Española de Municipios y Provincias), aseguró que el decreto no se retira ni se retrasará la aplicación, lo que reclamaba Cataluña. Las comunidades gobernadas por el PP expresaron que están dispuestas a remitir propuestas alternativas por escrito antes del día 31 de este mes, con el objetivo de discutirlas e incorporarlas al plan de contingencia que el Gobierno presentará en septiembre.

Críticas del PP. Los consejeros autonómicos del PP pidieron eliminar medidas como las limitaciones para el aire acondicionado o el apagado de los escaparates a partir de las diez de la noche. La réplica al Gobierno vino por parte de Miguel Tellado, vicesecretario de Organización Territorial del PP. Exigió la "retirada inmediata" del decreto y pidió que se convoque una reunión de Sánchez con los líderes territoriales para abordar el asunto. "Sería muy lamentable que haya que llevar a rastras a Pedro Sánchez a una Conferencia de Presidentes. Si le queda algo de dignidad política debería suspender sus vacaciones y convocarla", dijo. Y añadió que si las comunidades fuerzan la convocatoria "es que España ha dejado de tener un presidente legitimado para estar al frente del Gobierno".

Sánchez pide "unidad". La respuesta de Pedro Sánchez, desde Lanzarote, fue la de exigir al PP "unidad, responsabilidad y solidaridad" pese a que entiende que se trata de "predicar en el desierto", ya que afirmó que en los grandes temas ha encontrado por parte del PP una "oposición destructiva, que bloquea y que es negacionista".

Horizonte judicial. Aunque en la reunión ninguna comunidad autónoma amenazó con ejercer desobediencia al decreto, el gobierno de la madrileña Isabel Díaz Ayuso mantiene que llevará ante el Constitucional las medidas al considerar que invade las competencias autonómicas. Miguel Tellado no quiso confirmar si todas las comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular seguirán esa vía, pero pidió al Gobierno que no las "obligue" a "judicializar" el conflicto.

Críticas de ERC y PNV. Más allá de los bloques, los dirigentes de Cataluña y el País Vasco (ERC y PNV, aliados de Sánchez en el Congreso de los Diputados), pidieron flexibilidad a la hora de aplicar los límites de temperaturas, una mayor claridad en los artículos, así como un plazo mayor para su aplicación y dinero para cumplir las medidas. Fuentes del Gobierno de Cataluña consideraron "una pérdida de tiempo" la reunión y por parte del Ejecutivo Vasco se mantienen las críticas "a las formas" y a unas medidas "más efectistas que efectivas".

Insumisión. Así las cosas, el decreto sigue adelante. "Aplazarlo supondría un nuevo decreto y eso no va a suceder", indicó Ribera. ¿Y qué sucederá si alguna comunidad incumple la norma? Teresa Ribera recalcó que el Gobierno central ha actuado de forma "respetuosa" con la Constitución y el Estado de las autonomías. Y sin citarlo explícitamente recordó el ariete que el PP lanzaba contra el gobierno de Cataluña por sus medidas secesionistas. "Durante muchos años se ha recriminado a un Gobierno autonómico por incumplir la Constitución, con un mensaje reiterado de lo importante que es respetar las normas, así que confío en que esto se canalice hacia de qué manera se puede ser más eficaz y aportar ideas adicionales".

Tampoco faltaron llamamientos a que "Feijóo imponga su voz en el partido". La ministra de Hacienda, María Jesús Montero insistió en que el Gobierno "no permitirá que ninguna comunidad haga insumisión, porque ese camino acaba mal, como se ha visto en otras ocasiones".

Gimena Llamedo: "El PP bloquea soluciones". En Asturias, la vicesecretaria general de Organización de la FSA-PSOE, Gimena Llamedo, afirmó que "el PP es el partido del bloqueo a las soluciones que necesita el país", y afeó que Feijóo "critique ahora las medidas de ahorro energético que él mismo pidió días atrás". "Es hora de actuar con unidad, responsabilidad y solidaridad", dijo Llamedo, y advirtió al PP que "se queda aislado de lo que sucede en Europa, donde gobiernos de distinto signo aprueban medidas como las impulsadas en España".

Compartir el artículo

stats