Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hostelería critica las medidas: "Una cortina de humo para atacar al turismo"

El presidente de Otea, Álvarez Almeida, asegura que las limitaciones "ponen en la picota al sector" y dañarán la "imagen de Asturias"

José Luis Álvarez Almeida, en la sede de Otea en Oviedo. | Luisma Murias LUISMA MURIAS

"Nos parece alucinante que vuelvan a utilizar al turismo en plena temporada alta", afirma José Luis Álvarez Almeida, presidente de la patronal de la hostelería y el turismo. Las restricciones sufridas durante los dos años de pandemia, cuyas consecuencias repercutieron directamente en el sector, hacen que los hosteleros afirmen que no se les puede "poner de nuevo en la picota". Además, denuncian no haber recibido llamada alguna para acordar ningún tipo de medida. "No se han puesto en contacto con nosotros en ningún momento para elaborar este plan. Primero toman las decisiones y luego escuchan al sector", indica el presidente de Otea.

Entre las medidas que se contemplan en el plan de ahorro energético destaca la de mantener la temperatura del aire acondicionado de los establecimientos a 27 grados. Sin embargo, el Gobierno tuvo que rectificar al respecto, al ir en contra de la ley de prevención de riesgos laborales por la que se rige el sector hostelero. "Incluso hay incongruencias, ya que nosotros, por seguridad, debemos mantener la temperatura al menos a 25 grados. Ya han modificado ese punto, pero es una muestra de que no han contado con nosotros", asegura Álvarez Almeida, quien no duda en aseverar que "las medidas de ahorro energético son una cortina de humo para atacar al turismo".

«Ya perdemos en las cenas; si las ciudades son menos atractivas, será menos apetecible salir»

decoration

Cómo pueden afectar estas medidas al ocio en las ciudades es otra de las preguntas que plantea este nuevo escenario, que se prevé que esté vigente hasta noviembre de 2023: "Perjudica a la imagen de Asturias. Cada vez estamos perdiendo más clientela en cenas. Si hacemos una ciudad menos atractiva en las noches, menos segura por la falta de iluminación será menos apetecible salir. Tener ciudades fantasma y escaparates apagados no ayudará. Además, mientras en el sur siguen teniendo luz a las 22.00 de la noche, en Asturias la cosa es diferente. No se pueden aplicar las mismas medidas en el sur de España que en el norte. Si a eso sumamos que la calefacción debe fijarse en 19 grados… eso en Málaga igual vale, pero aquí es otra cosa". Afirman desde la patronal.

El turismo es uno de los motores clave de la economía que "da empleo al 12% de la población, hay 35.000 familias que viven directamente de la hostelería. Por eso, creemos que deberían buscar ámbitos que puedan ayudar al ahorro energético y no cargar siempre hacia el turismo. En los negocios de hostelería y en las empresas turísticas el ahorro energético ya lo hacemos nosotros por la cuenta que nos trae. No deben darnos lecciones".

En su lugar, la patronal hostelera propone como alternativa "educar en el ahorro energético". "Es curioso que sean los gobiernos los que nos dicen lo que tenemos que hacer cuando son precisamente los edificios estatales los menos sostenibles, los que más consumen. La hostelería, por su carácter transversal, se ve afectada por cualquier medida que se aplique sobre el turismo. No deberían mirar siempre hacia el mismo lado", señaló.

El presidente de Otea manifiesta que el sector apoya el ahorro y el uso responsable de la energía; sin embargo, sostiene que "una vez más, le toca hacer un esfuerzo a los mismos, cuando llevamos años haciendo ajustes para que los establecimientos sean sostenibles, renovando maquinaria para que el consumo energético sea menor, pero no parece suficiente".

Compartir el artículo

stats