Nueve personas resultaron heridas leves en una colisión frontal registrada en la carretera nacional de Santander (N-634) entre un turismo y un autocar de una empresa de Arriondas que organiza descensos en canoa por el Sella._El autocar, junto a una furgoneta con canoas, circulaba hacia Arriondas, y el turismo, ocupado por una familia de cuatro miembros, hacia Ribadesella. Uno de los vehículos invadió el carril contrario, registrándose la colisión en el kilómetro 331,500 de la carretera, entre las localidades de Fríes y Llordón, a la altura de la pasarela de La Uña, ya en el municipio de Cangas de Onís.

En el turismo viajaban el conductor R._G. G., su mujer, Q._O. D., y sus hijos menores, U._G. O., de 10 años, y A._J. G. O. Los cuatro, los cuatro y el conductor del autocar, M._A. D. D., fueron trasladados al Hospital Grande Covián de Arriondas a bordo de dos ambulancias. En el autocar hubo otros cuatro heridos leves, según la Guardia Civil.

Una imagen del accidente

Un testigo presencial del accidente se lamentó del estado que presentaba el niño de diez años, mientras era atendido en el suelo, aunque sus lesiones resultaron finalmente leves. El peor parado fue el turismo, cuya parte delantera quedó destrozada a consecuencia del impacto, que dejó restos de los dos vehículos en la carretera. En el autocar se apreciaba también un fuerte golpe en la parte del conductor, y la luna estaba fracturada en ese mismo punto. El accidente obligó cortar el carril de circulación en sentido a Ribadesella, mientras se realizaba el atestado y se despejaba de heridos y vehículos.

El accidente se produjo a medio kilómetro del punto en el que hubo una salida de vía el jueves de la semana pasada, día 4, que tuvo como consecuencia el fallecimiento de un bilbaíno de 36 años, que viajaba como acompañante. El conductor fue detenido por la Guardia Civil.