Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ataques informáticos aumentan un 10% en verano

Entrar a redes públicas o webs no seguras, los errores más frecuentes, según expertos asturianos, que aconsejan vigilar los pagos por internet y el uso que hacen los menores del móvil

Un niño utiliza el teléfono móvil. | Archivo

La época estival es el momento perfecto para desconectar del ritmo acelerado del día a día. Sin embargo, los que no descansan son los ciberdelincuentes. De hecho, según explica Irene Cid, miembro de COIIPA (Colegio Oficial de Ingenieros Informáticos del Principado de Asturias) y docente de la Universidad de Oviedo, los delitos informáticos relacionados con la sustracción de datos personales o bancarios "aumentan un 10 por ciento respecto al resto del año". Bajar la guardia en verano hace a los usuarios de internet más vulnerables, por lo que es más fácil ser víctima de estafas de ingeniería social. "Hay personas que caen en la trampa cuando llega un mensaje diciendo que hemos ganado sorteos en los que no hemos participado o que nos van a regalar algo. Si recibimos algo así siempre hay que desconfiar", afirma Cid.

Y con la llegada del verano toca también reservar vuelos y hoteles. Para no correr riesgos, los expertos en ciberseguridad consideran que lo ideal es "efectuar el pago a una empresa conocida, que opere en España dentro del marco europeo para que sea más fácil reclamar si fuese necesario".

Las facilidades que ofrece la tecnología nos permiten incluso adquirir casi cualquier cosa sin movernos del sofá y son precisamente las compras por internet la excusa perfecta para hacerse con los datos de las tarjetas de crédito de los usuarios. "El resto del año es menos frecuente, pero en verano, cuando la gente suele viajar al extranjero y hacer más compras, este se convierte en un delito más recurrente. En estos casos lo que se recomienda es comprobar que nos solicitan una doble verificación si el importe de la compra supera cierta cantidad y por supuesto, ver que somos nosotros los que hemos realizado la compra y no una persona ajena", explica la experta.

Otro de los descuidos más repetidos suele ser el acceso a redes wifi públicas, una forma fácil de poner en bandeja nuestros datos personales. "Este es de los errores que más se cometen, junto con entrar a sitios web no seguros. Si nos conectamos a redes públicas es más fácil que nos roben información. Por ello, lo ideal es recurrir a los datos del móvil antes que a una red de estas características", advierte Cid.

La suplantación de identidad o "phishing" es de las estafas informáticas en auge. Mediante esta práctica, los ciberdelincuentes adoptan el perfil de una entidad conocida, como pueden ser bancos, instituciones o redes sociales, y envían un correo electrónico al usuario con el fin de hacerse con información privada, infectar el dispositivo o hacer compras a cargo de la víctima.

En ocasiones, estas técnicas están tan logradas que resulta difícil saber si se trata de una entidad oficial o de una estafa. Por ello "conviene verificar por otro medio si el correo que hemos recibido de ese amigo pidiéndonos dinero o del banco, solicitando nuestras contraseñas, es real o no, antes de facilitar información o hacer cualquier tipo de movimiento bancario. Es una técnica en la que es normal que la gente caiga porque son capaces de reproducir fielmente la imagen de nuestro banco", cuenta Cid.

Presumir en redes sociales del destino de veraneo tampoco es una buena idea si lo que se quiere es disfrutar de unas vacaciones tranquilas. "Cuando subimos imágenes a redes, estas incluyen información sobre la localización, la hora o la fecha en la que se ha realizado la foto. Al publicarla, estamos dando también esos datos a la gente que esté intentando dar con nosotros", señala Cid.

Protección de menores

Debido al uso frecuente que los menores hacen de las redes, conviene saber también cómo mantenerlos a salvo. Los expertos recomiendan hacer uso de "herramientas de control parental para saber a qué redes se conectan, dónde están, prestar atención a si entre los contactos se encuentran personas diferentes a las habituales, más ahora que la gente sale de su residencia habitual y se relaciona con otra gente".

Disfrutar del verano sin renunciar a la seguridad es fácil si se ponen en práctica algunas recomendaciones útiles, como "hacer copias de seguridad de archivos antes de viajar, descargar aplicaciones como ‘Find My iPhone’ o la disponible para Android para los despistados que no saben dónde han dejado el móvil o cambiar la misma contraseña que tenemos para seis cuentas diferentes", afirma Irene Cid. Todo con tal de frenar las estafas en la red.

Compartir el artículo

stats