Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El verano caluroso ha alterado los cultivos del campo asturiano

Las altas temperaturas del verano favorecen a tomates, manzanas, kiwis y maíz, pero han complicado el crecimiento de las plantaciones de faba del interior y la uva del Suroccidente

Es el de 2022 un verano que no se olvidará por las altas temperaturas alcanzadas en julio. Hubo récord histórico en Asturias: los 42,3 grados en Rioseco (Sobrescobio), seguidos de 41,9 en Camporriondi (Amieva) y 41,4 en Mieres. Al margen de marcas puntuales, las que se registraron el ya famoso tórrido fin de semana del 16 y 17 de julio, en general las temperaturas medias subieron dos grados más de lo normal y, en lo que va de año en total, uno. Esto ha influido, para bien y para mal, en los cultivos del campo asturiano, que lógicamente no se libra y es siempre rehén del tiempo meteorológico.

Con todo, un resumen general sobre la influencia en uva, manzana, kiwi, fabas y tomates –los reyes de la huerta estival– no es pesimista. Los productores admiten que el inusual calor ha tenido su impacto, si bien nada grave. Los cultivos del interior de la región se llevan quizás, las peores consecuencias.

Así sucede con la faba, tal y como explican en el consejo regulador de la IGP (identificación geográfica protegida). "Afectó sobre todo a las tierras de Salas, Grado, Tineo, Siero...", explica Paula Álvarez, directora de la marca de calidad. "Hubo zonas en las que se llegó a 42 grados de temperatura, lo que hizo que se cayera el 100% de la flor, ya que los momentos de los picos coincidieron con la floración de algunas plantas". Los productores asturianos plantaron el pasado junio, por lo que a mediados de verano las fabas están en pleno crecimiento. "Se llegó a sufrir quemaduras y lesiones en las hojas de algunas plantas. Así que la producción se verá mermada en esas zonas", señala Álvarez. Es pronto no obstante para cuantificar en cuánto se reducirá la cosecha, que no ha sufrido ningún tipo de problema en las plantaciones de costa.

En el Suroccidente, una de las zonas del Principado que habitualmente registran las temperaturas más elevadas, los viticultores no quitan sus ojos a las viñas de la Denominación de origen protegida Vino de Cangas. Lalo Méndez León cuenta con vides en Cecos (Ibias), donde produce Siluvio. "A través de nuestra estación meteorológica que tenemos situada en el centro de nuestro viñedo sabemos que desde el 1 de julio hasta el 15 de agosto ha habido una temperatura media superior al 2021 de más de 2 grados", señala. En Cecos han tenido 23 grados de media en este periodo de 2022 frente a 20,90 grados en 2021, y unas precipitaciones inferiores, de 2,4 litros, cuando hace un año fueron de 7,2.

"Esto ha hecho que la vid se autoproteja para sobrevivir y no haga engordar la uva como otros años con menos calor. Debido a esto vemos un grano de uva más pequeño y con menos pulpa, con lo cual se augura una cosecha con menos litros, aunque esperamos que sea un mosto mas concentrado y de mejor calidad", explica Méndez León. "Hay también que destacar que debido a las lluvias caídas en junio se favoreció el menor cuajado de racimos y la proliferación del hongo del mildiu lo cual dejó viñedos muy mermados en su cosecha". Con todo, las lluvias de este mismo miércoles y las previstas para esta jornada permitirán, según el bodeguero, que las viñas se recuperen un poco. "En resumen, sin duda, no es un buen año para los viñedos del suroccidente de Asturias", advierte el dueño de Siluvio.

Más contentos están los cosecheros de manzana, una fruta ahora en pleno crecimiento para ser recogida a partir del próximo mes de septiembre sis variedades más tempranas. "El calor no afecta negativamente, y no pasa nada porque algún día se dispare más de la cuenta", sostiene el ingeniero Jorge García, director de Producción Vegetal de Campoastur. De la buena marcha ahora de las pomaradas depende la próxima remesa de sidra asturiana, algo que tienen en cuenta cosecheros y bodegueros.

"Es mejor incluso el calor y el sol que la humedad para el fruto", añade García. En la zona central de Asturias llegaron a registrar 40 grados el pasado 19 de julio. Pero fueron unas horas concretas solo. El agua de junio y principios de julio fue buena para los pomares, que luego han disfrutado del calor y el sol, dos elementos positivos para el azúcar de la manzana. "Ahora vendría bien algo de lluvia, y como ha sido así el caso, no podemos decir que tengamos problemas, sino todo lo contrario".

No es este, sin embargo, año de gran cosecha de manzana. Debido a la vecería –alternancia en la producción de los árboles– 2022 toca una producción más bien exigua. "Pero dentro incluso de esto se prevé una buena cantidad de manzana, ya se ve mucho fruta, sobre todo en los pomares más tempranos", añade García. Bueno para la manzana y también para el maíz. "Llovió cuando tenía que llover, e hizo calor cuando fue necesario. Será un buen año de forraje", concluye el ingeniero.

También hay muchas alegrías en la huerta asturiana, donde las hortalizas típicas del estío han crecido y crecen sin grandes problemas. Es el tomate quizás el rey de todas ellas y, en este caso, el calor y el sol no hacen otra cosa que facilitar las cosas. "Costó sacarlos adelante, pero ahora hay muchos y muy buenos, en sabor y tamaño", explica Paz Blanco, agricultura de Tezangos, en Ribadesella, donde cultiva distintas variedades (azul, rosa, muchamiel, greencebra...), algunas muy exigentes en cuidados.

"El orbayu de finales de junio y principios de julio lo puso difícil, tuvimos que pelear contra el mildiu, andar con la poda a diario y alguno se perdió. Pero luego, el sol y el calor lo facilitaron todo y esas altas temperaturas no afectaron para nada. Espabilaron las plantas", explica Blanco, que prevé cosechar en torno a 500 kilos de tomates en total este verano, muchos con destino a los mejores restaurantes de la zona. Pimientos, entre ellos la ahora en boga variedad chocolate, y fresas son otras verduras y frutas que ha plantado: "Va todo muy bien este verano".

Compartir el artículo

stats