Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias necesitará 12.000 cuidadores de personas dependientes más hasta 2030

Melania Álvarez, consejera de Derechos Sociales: "Algunas reivindicaciones de las empleadas de ayuda a domicilio exceden a nuestras competencias"

Manifestantes durante la protesta de ayer en Avilés. | Mara Villamuza MANOS. CUIDADORES. PERSONAS DEPENDIENTES.

Doce mil profesionales más. Es el número de personas especializadas en el cuidado de personas dependientes que deberán contratarse de aquí a 2030 para hacer frente a la demanda poblacional de una Asturias cada vez más envejecida, según aseguró ayer Melania Álvarez, consejera de Derechos Sociales y Bienestar, en la mesa redonda "Nuevos retos sobre la economía del cuidado", celebrada en el pabellón del Principado de la Feria Internacional de Muestras de Asturias (FIDMA). Lo explicó justo un día después de que más de 3.000 empleadas de ayuda a domicilio, en huelga, protestaran por sus condiciones laborales "indignas". "Las reivindicaciones son, en algunas cuestiones, algo que excede a nuestras competencias", resaltó la Consejera, quien puso el foco en los ministerios de Trabajo y de Seguridad Social y Migraciones solicitándoles trabajar unidos para solucionar el problema.

"Tenemos que emplearnos mucho para dar una solución a lo que se nos viene encima", sentenció la Consejera. Según sus palabras, 7.300 nuevas personas fueron atendidas por el Sistema de Atención a la Dependencia (SAAD) desde 2019, y se prevé que la demanda aumente en los próximos años. "El número de personas que entra en el sistema de dependencia crece en un 4% de media anual, según las estadísticas del Imserso", destacó. Según esos cálculos, en 2030 se alcanzarían las 37.700 personas, 10.000 más que el año pasado. Para dar solución a esta demanda, dijo, es importante la colaboración público-privada: "Nuestra pretensión es liderar la transformación del modelo de cuidados de larga duración desde lo público pero siempre de la mano del sector, de las entidades locales, del conjunto de profesionales".

"Tenemos una tarea comunitaria", explicaba el sociólogo Jacobo Blanco, que expuso su investigación sobre la evolución demográfica y las expectativas de los asturianos en el cuidado de personas dependientes. "Calculamos que, para 2035, la demanda de cuidados en Asturias va a crecer en un 25%", adelantó. Ese aumento se producirá, sobre todo, en el centro de la región, es decir, en la zona menos envejecida. "La vejez se ve actualmente como un periodo activo, donde se pide dignidad, autonomía, privacidad, libertad y la posibilidad de vivir con quien uno quiera", resaltó, asegurando que el 75% de los ancianos prefieren pasar sus últimos años en su propio hogar, antes que en un geriátrico.

"La Unión Europea habla de remunerar y profesionalizar a los cuidadores", remarcó Blanco, que evidenció la existencia de un desajuste entre la oferta de cuidados de Asturias y la demanda de la UE y de los propios asturianos. Según explicó, en la actualidad hay un gran número de población sin estudios sobre cuidados que está a cargo de personas dependientes, incluidos algunos ancianos: "Hay un 30% de personas entre los 66 y los 70 años que está cuidando de personas mayores". Para Blanco, un futuro sin profesionalización, educación e inversión financiera en este ámbito "no es sostenible".

Sus palabras fueron apoyadas por Ana Suárez, gerente del ERA, quien instó a enfocar la profesionalización en los hogares, aunque sin perder de vista la "mejora de los equipamientos para la accesibilidad universal en las residencias". Además, subrayó la importancia de "potenciar el autocuidado para quienes aún pueden hacerlo".

"Si queremos profesionalizarles, démosles incentivos económicos y laborales y estabilidad", propuso a su vez Fernando Fernández-Kelly, consejero delegado de Azvase, quien lamentó que los empresarios eduquen a unos profesionales que posteriormente eligen trabajar para la Administración pública.

"Asturias tiene claro el futuro y los retos", aseguró Ana Fernández Zapico, directora general de Planificación, Ordenación, y Adaptación al Cambio: "Nos cuesta gestionarlo fácilmente pero estamos comprometidos con el cambio".

Compartir el artículo

stats