Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La oferta cervecera asturiana no para de crecer

El Principado está viviendo un resurgir en la producción de este tipo de bebidas y ya suma más de una treintena de marcas propias

Sergio Fernández "Cheki", impulsor de la cerveza Ye Asturias: "Queremos convertirnos en la Estrella Galicia asturiana"

Sergio Fernández "Cheky", impulsor de la cerveza Ye Asturias: "Queremos convertirnos en la Estrella Galicia asturiana" Joaquín A. Cuesta

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Sergio Fernández "Cheky", impulsor de la cerveza Ye Asturias: "Queremos convertirnos en la Estrella Galicia asturiana" Joaquín A. Cuesta

Hace unos días, este periódico hablaba sobre cerveza. Pero no sobre cualquiera. Cerveza asturiana, “de aquí, de la tierrina”.

El lanzamiento hace dos semanas de la cerveza Santa por la empresa naveta Agua de Fuensanta, y antes la entrada en 2017 de la compañía piloñesa Agua de Borines con su marca Ordum, confirman el resurgimiento de la producción regional de esta bebida, cuya tradición fabril más reciente se remonta en Asturias a 1893 (aunque con antecedentes al menos desde el siglo XVIII) y cuya continuidad se había extinguido en 1992. A esta lista se suma ahora “Ye Cerveza”, un proyecto local que busca copar el mercado de la noche asturiana con un producto cien por cien astur. Sergio Fernández, del grupo Joker, junto a Manuel Area, “mi mejor amigo de toda la vida”, pretenden ser “la nueva Estrella Galicia” con su nueva bebida, fabricada en la antigua fábrica de Borines. La nueva marca se suma a otras más de treinta cervezas producidas actualmente en la región.

Y es que la cerveza parece estar de moda en el Principado. Fue a partir de 2008, tras dieciséis años de carencia de producción autonómica, cuando comenzaron a surgir nuevas iniciativas de elaboración artesanal de marcas autóctonas, que han ido proliferando en la comunidad –al igual que en otros territorios del país– al compás de que se fueran detectando segmentos de público dispuestos a elegir propuestas diferenciadoras, más artesanales y ligadas al terruño, frente a las grandes marcas generalistas, muchas de ellas en manos de multinacionales.

Y eso es precisamente lo que pretenden desde “Ye cerveza”, vender productos por y para los asturianos. “Es una cerveza rubia muy accesible para todo el mundo porque se bebe muy fácil”, declara Fernández, que no descarta ampliar en un futuro la producción, “si todo va bien”, y sacar más tipos: “una IPA y una tostada estaría bien”, agrega.

Compartir el artículo

stats