Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las administraciones imponen la cita previa para la atención presencial al ciudadano

El requisito de concertar el encuentro lo justifican en tratar de evitar colas y que no pueda realizarse la gestión en las oficinas por un exceso de cupo

Cartel a la puerta de la Tesorería de la Seguridad Social, en Oviedo. | LNE

La cita previa que se implantó de manera generalizada en las administraciones públicas ha llegado para quedarse, pese a que la actividad ya se ha normalizado en el resto de ámbitos y actividades privadas. Los servicios de atención al público de la Administración central han establecido ya la cita previa como requisito indispensable para recibir atención presencial, mientras que el Principado y los ayuntamientos sí atienden en el día, aunque en algunos casos exigen, o al menos recomiendan, la solicitud de cita previa para evitar colas o, en el peor de los casos, no poder realizar la gestión de manera presencial por exceso de cupo.

Los accesos a las dependencias del Instituto Nacional de la Seguridad Social, la Tesorería de la Seguridad Social o la Agencia Tributaria (la Hacienda estatal) están dotados de abundante cartelería donde se advierte de que «Solo atendemos con cita previa» y sobre los pasos a dar para realizar algunas de las gestiones como la solicitud del Ingreso Mínimo Vital o la solicitud del permiso de maternidad o paternidad por el nacimiento de un hijo. Hay una excepción. Los registros están abiertos para la entrega de documentación e información. Y hay otras excepciones, como las oficinas de atención al público situadas en localidades con menor afluencia de usuarios.

La prioridad a los trámites telemáticos no quiere decir que no haya atención presencial, pero sí que está restringida a la solicitud de cita previa, un trámite especialmente engorroso para la población de edades más avanzadas. La Seguridad Social ha habilitado teléfonos de información donde se especifican los pasos a seguir para realizar consultas relacionadas con algún tipo de prestación o bien para, si es necesario, reclamar la cita previa para una atención presencial.

La oficina de la Tesorería de la Seguridad Social en Oviedo, por ejemplo, dedica un total de tres días a la semana a la atención presencial para asuntos relacionados con convenios especiales o con empleados del hogar, ya que los autónomos están obligados a realizar todos los trámites de forma telemática, así como las gestorías y personal especializado en asesoramiento laboral.

En los registros civiles también se ha impuesto la cita previa, que debe formalizarse a través de la página web del Principado. En los ayuntamientos se suele atender sin cita previa, como es el caso de Mieres, que ni siquiera impuso esta fórmula durante la pandemia. En Oviedo también se atiende sin cita previa aunque días atrás se registraron quejas por las colas que se formaban, ya que el horario de atención en este caso está limitado de 9 a 12 de la mañana. «Se procurarán atender a todas las peticiones presenciales de los ciudadanos, dando prioridad a aquellos ciudadanos que hayan solicitado previamente cita», se advierte desde la web municipal. El Principado no ha hecho obligatoria la cita previa aunque para asegurarse la atención presencial sin ella conviene acudir a primera a hora para garantizarse la atención en el día. De ahí que se aconseje reservar cita previa para evitar colas, largas esperas o, en el peor de los casos, tener que volver otro día.

Por otro lado, la Policía Nacional mantiene la cita previa para gestiones como la renovación del carné de identidad o el pasaporte con el fin de evitar que se concentren demasiadas personas en las comisarías.

Compartir el artículo

stats