Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una avería en un avión obliga a 190 asturianos a viajar once horas en autobús hasta Valencia

l Una tormenta de granizo dañó la aeronave | «Echamos de menos otro aparato que nos llevara al destino», señala uno de los afectados

Pasajeros afectados por la cancelación del vuelo de Asturias a Valencia del pasado jueves se encaminan hacia el autobús que los trasladó al destino.

Lo que iba a ser un viaje en avión de una hora y 25 minutos entre Asturias y Valencia acabó convirtiéndose en una auténtica odisea de más de 15 horas, que incluyó un viaje en autobús de casi 11 horas. La culpa, del granizo, que averió el aparato. La «aventura» de 190 pasajeros, la mayoría asturianos, comenzó a las cinco menos cuarto de la tarde del jueves, cuando tenía previsto su despegue un avión de Volotea con destino a la capital del Turia. Ya con los viajeros en el avión, la tripulación avisó de que el aparato no podría viajar a Valencia. «Echamos de menos otro avión que nos hubiera llevado al destino», señaló ayer uno de los afectados.

La explicación que recibieron los pasajeros fue que el avión había sufrido daños a causa de una tormenta de granizo durante el viaje anterior, en las inmediaciones de las Islas Baleares. El protocolo de seguridad obligaba a examinar en detalle el aparato, lo que impedía su partida. Volotea ofreció tres soluciones: viaje por carretera, devolución del importe del billete o cambio de vuelo, pero al día siguiente. «Algunos pasajeros con niños o bebés prefirieron otras soluciones, pero la mayoría optamos por el viaje en autobús», apuntó uno de los viajeros, que iba a pasar unos días de vacaciones..

Los afectados que hablaron con este periódico resaltaron la «amabilidad» de la tripulación, que les informó en todo momento de la situación: «Incluso nos indicaron cómo presentar reclamaciones». Los afectados tienen derecho a una indemnización de 250 euros. Además, recibieron una tarjeta con 20 euros para consumir en los restaurantes de los aeropuertos.

El autobús, tras varias horas de espera, acabó partiendo del aeropuerto asturiano a las nueve y media de la noche, y llegó a Valencia a las ocho de la mañana. «Nos fastidiaron un día», indicó uno de los pasajeros, que destacó que también se vieron afectados, y del mismo modo, los usuarios que aguardaban en el aeropuerto de Valencia para viajar a Asturias a las seis y diez de la tarde del jueves.

Volotea señaló ayer que el granizo había dañado la aeronave, así que «no podía volar» por razones de seguridad. Fue un percance «ajeno a la compañía», señalaron fuentes de la aerolínea. Pero ese no fue el único avión afectado por la tormenta. Un aparato de Air Nostrum procedente de Lyon tuvo que abortar su aterrizaje en Menorca y acabó siendo desviado a Palma de Mallorca. Además, se canceló un vuelo de la misma compañía entre Vigo y Menorca.

Compartir el artículo

stats