Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

París evoca a "La Nueve" de Manuel Fernández

El ibiense, fallecido en 2011, fue presidente honorario de esta unidad, la primera en entrar en la capital francesa en 1944

El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, deposita flores en el Jardín de los Combatientes de «La Nueve», ante la mirada de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. En el recuadro, Manuel Fernández. | Ministerio de Presidencia / LNE

París no se olvida de "La Nueve", aquella mítica compañía formada por republicanos españoles que fue la primera en entrar en la ciudad aún ocupada por los nazis en la noche del 24 de agosto de 1944. Diversos actos se han celebrado este fin de semana, los principales en el Jardín de los Combatientes de La Nueve y en el "Hôtel de Ville", con la presencia de la alcaldesa, Anne Hidalgo, y el ministro de Presidencia, Félix Bolaños. Lamentablemente, el homenaje a "La Nueve" no ha podido contar con ninguno de sus miembros: el último, el almeriense Rafael Gómez Nieto, falleció en marzo de 2020 por covid. Años antes, en 2011, también falleció el asturiano Manuel Fernández Arias, durante bastante tiempo presidente honorario de esta compañía mandada por el mítico capitán Dronne.

De Gaulle condecora al caporal «Belmonte» en 1954.

Fernández Arias, nacido en 1919 en Casa de Ouría, al lado de Marentes, en Ibias, fue sucesivamente soldado del Ejército Republicano con 16 años, prisionero y esclavo de Franco en los batallones de trabajo forzoso, para luego escapar de España y ponerse sobre los hombros "le boudin", literalmente "la morcilla", la manta enrollada sobre la mochila que llevaban los soldados de la Legión Francesa. Con ellos se pasó de Vichy a los americanos y participó en la sangrienta conquista de Túnez, defendido por el general Rommel y los italianos. En Le Saguen, recibió una de sus mayores alegrías: custodiar a 6.000 prisioneros alemanes.

El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, deposita flores en el Jardín de los Combatientes de «La Nueve», ante la mirada de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. | Ministerio de Presidencia

Más tarde desertaría de la Legión y se enrolaría en la 2.ª División blindada del general Leclerc, de las fuerzas de la Francia libre, en la que se integraría en la novena compañía del Regimiento de Marcha del Chad, compuesta casi exclusivamente por republicanos españoles. Tras desembarcar en la playa de Omaha, vivió los brutales combates de Aleçon y Ecouché, en Normandía. "La Nueve" entraría en la noche del 24 de agosto de 1944 en París. Fernández, que en aquel entonces era conocido como el caporal "Belmonte", fue herido ese día y tendría que esperar a la jornada siguiente para pisar la Ciudad de la Luz. Luego llegaría hasta el "Nido del Águila" de Hitler.

Manuel Fernández Arias, en casa de su familia en Gijón. | M. León

En aquella Liberación intervinieron de manera principal los españoles, muchos de ellos tratados como "indeseables" cuando huyeron de España a Francia. El primero en llegar al ayuntamiento de París, a las nueve de la noche del 24 de agosto, fue Amado Granell, de Burriana (Castellón), quien mandaba una sección de "La Nueve", y que en la guerra civil había encabezado un regimiento motorizado de ametralladoras y la 49ª brigada mixta de los republicanos.

Fueron españoles quienes acabaron deteniendo al general Von Choltitz, gobernador militar de París, quien le entregó su reloj al soldado Gutiérrez. Llegaban en sus blindados con leyendas de las batallas de España. El "Guadalajara" lo conducía el anarcosindicalista extremeño Domingo Baños, al que la multitud aclamó ante el ayuntamiento. Moya, Izquierdo y Piñeiro conducían otros tanques. Para llegar allí, contaron con apoyo desde el interior de la ciudad, levantada contra los alemanes. Un almeriense, José Barón, fue el primer guerrillero que cayó durante la Liberación de París, el 19 de agosto.

Y las tropas guerrilleras también empujaron para derribar al leviatán nazi. Entre ellos había muchos asturianos, como el entreguín José Antonio Alonso, el "comandante Robert", fallecido en 2015, que en junio de 1944 dirigió las operaciones para tomar Foix y copar una columna de alemanes, y que 65 años después aseguraba LA NUEVA ESPAÑA: "Hemos resistido porque era nuestro deber". También en la Resistencia luchó el gozoniego Cristino García, el "libertador de los Tres Departamentos" (Gard, Lozère y Ardèche), que al acabar la guerra trató de derribar a Franco y acabó fusilado en febrero de 1946. O el ovetense Emiliano Alcón, "Cagancho", o el lenense Luis Montero, "Sabugo", detenidos por la Gestapo e internados en el campo de Mauthausen, que luego liberarían en mayo de 1945. Luis Montero acabaría asesinado en Francia en 1950, dicen que por orden de Santiago Carrillo, pero esa es otra historia.

Compartir el artículo

stats