Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Padre Ángel regresa a sus inicios en Asturias: "Tenemos que querernos más"

El mierense reúne a la "familia" de Mensajeros de la Paz en el antiguo Hospicio, hoy Reconquista, donde nació hace 60 años: "Nos queremos poco"

Padre Ángel García: "Ver el fruto de Mensajeros de la Paz después de seis décadas de trabajo me hace muy feliz"

Padre Ángel García: "Ver el fruto de Mensajeros de la Paz después de seis décadas de trabajo me hace muy feliz" VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Irma Collín

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Padre Ángel García: "Ver el fruto de Mensajeros de la Paz después de seis décadas de trabajo me hace muy feliz" Luis Ángel Vega

"Nos queremos poco, tenemos que querernos más, esta sociedad necesita que se quieran más los políticos, los obispos con el Papa, nosotros mismos...", exhortó en la tarde de este viernes el Padre Ángel García, quien reunió a la "familia numerosa" de Mensajeros de la Paz en un emotivo acto por el sexagésimo aniversario de la fundación, justo en el lugar donde nació en octubre de 1962, el Hospicio de Oviedo, hoy hotel de La Reconquista. No faltó nadie, ni siquiera Ángel Silva, Gelu, el antiguo sacerdote con el que fundó la entidad, y que acudió al acto del brazo de su esposa Clementina. Según le confesó esta al actual presidente de Mensajeros, Gelu, afectado de Alzhéimer, siempre coge las fotos del Padre Ángel y les reza antes de dormirse. "Yo también me acuerdo mucho de ti y te quiero", le dijo el carismático sacerdote, quien se fundió en un fraternal abrazo con "el amigo del alma" con el que acudió al Hospicio y comenzó a buscar familias que acogiesen a aquellos niños sin besos ni abrazos.

En primera fila del acto, también estaba alguien muy especial. "Un niño al que conocí en Pola de Laviana, voluntario y cooperante en las ONG. Nunca pensé que aquel guaje llegase a ser el presidente del mi Principado de Asturias", dijo el Padre Ángel. Adrián Barbón rememoró que el primer destino del cura mierense fue "su" Pola de Laviana. "Te quiero muchísimo, y siempre me vas a tener aquí", le dijo el presidente. "Necesitamos personas como estos ‘ángeles’, personas buenas, de mirada limpia, que multiplique. El Padre Ángel ha cumplido con creces, ha dejado huella, estamos orgullosos de ese trabajo que atraviesa todo el mundo", añadió Barbón.

Por la izquierda, Delia Losa, Adrián Barbón, el Padre Ángel y Ángel Silva charlan en los prolegómenos del acto del 60.º aniversario de Mensajeros de la Paz en el hotel de La Reconquista. | Irma Collín

El acto, presentado por una emocionada Teresa Viejo, contó con la presencia de diversas autoridades, como la Delegada del Gobierno, la mierense Delia Losa, o el Alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, cuya nieta fue bautizada por el Padre Ángel. Canteli explicó que había estado ligado a la Cruz de los Ángeles, antecedente de Mensajeros, y rememoró aquella "rebeldía de aquellos dos jóvenes sacerdotes, que no era políticamente correcta". Canteli se maravilló de que tantos niños desamparados hayan podido desarrollarse gracias a Mensajeros, y alabó el Teléfono Dorado, la iniciativa que puso en marcha el Padre Ángel cuando se dio cuenta de la soledad en la que estaban muchos ancianos. "Si Mensajeros no existiera, habría que inventarlo. Nos espolea a todos. Hay que visibilizar la pobreza para combatirla y tú, Padre Ángel, lo has hecho con creces", añadió.

Desde Madrid llegaron los "sin techo" de la parroquia madrileña de San Antón, pero también antiguos acogidos bajo el ala del Padre Ángel. Este se acordó de uno en especial, Tinín. "Me acuerdo del primer acto aquí en la Cruz de los Ángeles. Fuimos a buscar a un niño que venía de Galicia, de nombre Tinín. Al final le pregunté qué era lo que más le había gustado. Y el me contestó: ‘Que me dieses un beso al llegar’. Nadie le había dado nunca un beso. Hoy ese Tinín es un hombre y está entre nosotros", se emocionó el Padre Ángel.

El sacerdote se acordó de sus dos arzobispos, Vicente Enrique y Tarancón y Gabino Díaz Merchán, quien les decía: "Si creéis en Dios y en los hombres, haréis grandes cosas". Este mismo vienes acudió a su tumba para rezar y sobre ella depositó el anillo y el pectoral que en su día le cedió Merchán.

El Padre Ángel entra en el salón Reconquista, del brazo de Alfredo Canteli. | Irma Collín

El acto de este viernes fue patrocinado por DKV, cuyo presidente, Javier Vega de Seoane, confesó haberse quedado "impresionado por las capacidades y oficio de Mensajeros de la Paz en el proceso de acogida de los refugiados ucranianos". Otro patrocinador es el Grupo Orlegi, actual propietario del Sporting de Gijón. Alfonso Villalva, vicepresidente del consejo de administración del club, se felicitó por el inicio de la colaboración con Mensajeros y aseguró que "solo hay una forma de ganar, que es sirviendo".

Quedaba una sorpresa, la presencia del productor musical Manolo Díaz, quien produjo en 1972 la canción "Mensajeros. Los niños quieren enviar al mundo un Gran Mensaje". Sonó este tema, himno de la Fundación, y el colofón lo puso el Coro Minero de Turón, que entró en el salón entonando "Santa Bárbara Bendita". Hoy jueves, los actos serán en Covadonga, donde se ofrendará un manto a la Virgen y habrá una misa cantada oficiada por el arzobispo Jesús Sanz Montes.

Compartir el artículo

stats