Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Blanco (Vox): "El problema de Asturias no es el PSOE, es Barbón"

El portavoz de los de Abascal protagoniza un tenso desencuentro personal con el Presidente regional, al que calificó de "fraude"

En imágenes: segundo día del ebate del estado de la región Irma Collín

El portavoz y presidente de Vox, Ignacio Blanco, se descolgó del clima de debate y convirtió su intervención en una enmienda a la totalidad al propio Adrián Barbón. A su llegada a la tribuna de oradores, dijo que si él fuese consejero del Gobierno "estaría trabajando en otras cosas en vez de escuchar al Presidente", le reprochó a Barbón que consultase el móvil y, finalmente, afirmó que el problema de Asturias "no es el PSOE, sino el Presidente". Más aún, aseveró que, "sin entrar en insultos", Adrián Barbón es "un fraude, una mentira contumaz, una promesa no cumplida, un folio en blanco, una entrevista con Susanna Griso y un peligro a la democracia porque no la acepta". 

En un discurso que saltó de asunto en asunto buscando frases ingeniosas, aseguró que Barbón es "un presidente que recurre a la mentira", que anuncia "tracas finales que acaban siendo gatillazo (en referencia a los anuncios relativos al Presupuesto)". Pero lo que más exasperó al propio Barbón fue cuando Blanco hizo una confesión personal relativa al debate del orientación política del año pasado, en el que Adrián Pumares, portavoz de Foro, dio la sorpresa al anunciar que apoyaría la oficialidad a cambio de una rebaja fiscal. "En aquel momento tenía a mi madre enferma, y el Presidente me llamó para plantearme intervenir antes que Pumares", confesó Blanco, que mostró sus dudas de que aquel gesto escondiese, en el fondo, un intento de evitarle intervenir después de que Pumares expresase su disposición a la oficialidad. "Sigo con ese halo de incertidumbre", dijo Blanco, sobre la aparente disposición de Barbón a facilitarle visitar a su madre.

El Presidente salió a responder visiblemente molesto: "Solo una persona muy desesperada puede haber actuado como usted ha hecho. Cuando me dijeron que su madre estaba enferma le llamé para decirle que si quería adelantar la intervención no había problema, porque lo primero es lo primero. Que meta eso en el juego político lo descalifica", dijo Barbón.

Más allá de ese choque personal (el más evidente de todo el debate) todo fue un remedo del "adónde vas, manzanas traigo". Blanco insistió en que Barbón es el "mayor enemigo" del campo asturiano "porque defiende la energía cara". Le acusó de aprovecharse de la pandemia, le calificó como "the under one million president" (el Presidente por debajo del millón), para afearle la crisis demográfica y usar el inglés frente al uso del asturiano de Barbón en su discurso. 

 "En una empresa privada usted no mantendría su puesto de trabajo", dijo lapidariamente Blanco, que centró en la situación del campo y la protección de lobo la parte final de su discurso. "Acabarán diciendo que tener un título universitario es un derecho, es más fácil sacar un grado que el carné de conducir", aseveró Blanco en materia educativa. Finalmente, Barbón, abortó el debate al renunciar a la réplica. Minutos antes, en su turno, el Presidente ya le había espetado: "Para usted las personas no existen, son números, cuando atacan a las mujeres, los homosexuales o los inmigrantes".

Compartir el artículo

stats