Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El HUCA afronta la renovación de las jefaturas de Pediatría, Oftamología y Dermatología

La convocatoria a la jefatura de servicio de Neumología Ocupacional del Instituto Nacional de Silicosis queda desierta

Pediatría, Oftalmología y Dermatología. Estos son los tres servicios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) que afrontan un cambio de jefatura. En los tres se han jubilado sus anteriores responsables: Fernando Santos (hace un año), Luis Fernández-Vega Sanz (el pasado 31 de agosto) y Santiago Gómez (hace unos meses). En los próximos meses han de ponerse en marcha los procesos selectivos para cubrir las tres plazas.

En el ámbito del Servicio de Salud del Principado (Sespa), los mandos intermedios son seleccionados mediante convocatoria pública por el sistema de concurso específico de méritos. Los candidatos presentan su currículum y un programa de gestión del área que aspiran a dirigir. Un requisito relevante es que el desempeño de un puesto de trabajo singularizado o un mando intermedio del Sespa exige dedicación exclusiva al sistema sanitario público.

Desde la Administración sanitaria no dan pistas. En los ambientes hospitalarios, se da por hecho que, en el caso de Pediatría, el médico con más posibilidades de asumir la dirección del área es Corsino Rey, quien actualmente ejerce la jefatura en funciones, además de dirigir la UVI pediátrica y ser catedrático de la Universidad de Oviedo. Al doctor Rey se le atribuye un liderazgo natural nítido.

En el servicio de Oftalmología, la máxima candidata es Begoña Baamonde: lleva años como jefa de sección y es una persona de la máxima confianza de Luis Fernández-Vega, además de ejercer como profesora titular.

En Dermatología, el campo está más abierto. En todo caso, una vez que se convoquen los procesos selectivos, cabe la posibilidad de que aparezcan nuevos candidatos.

Instituto de Silicosis

Por otra parte, la convocatoria a la jefatura de servicio de Neumología Ocupacional del Instituto Nacional de Silicosis ha quedado desierta al no haberse presentado ninguna solicitud al puesto. Hace seis años, Silicosis fue desgajado del HUCA bajo el argumento –esgrimido por la Consejería de Salud y apoyado también por Izquierda Unida– de reforzar su identidad e independencia, y pasó a depender directamente de la gerencia del Sespa. A juicio de IU, el Instituto de Silicosis "se había diluido dentro del nuevo HUCA".

Compartir el artículo

stats