Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 700 opositores aspiran en Gijón a "servir a los demás" en la Guardia Civil

Lucía Figaredo, una joven que dará a luz el miércoles, entre los 375 convocados al examen de esta mañana: "Esto es algo muy vocacional", afirma

Prueba de acceso a la escala básica de la Guardia Civil. ANGEL GONZALEZ

Dan un poco más de las 11 y 20 de la mañana cuando decenas de aspirantes a la Guardia Civil salen de fase teórica del examen y enfilan el camino de los baños y de la cafetería del edificio polivalente de la Escuela Politécnica de Gijón. Lucía Figaredo, una de ellas, hace cola a la puerta del servicio, mientras piensa en dos cosas. Una, cómo le ha salido la prueba. Y otra, el próximo miércoles, cuando traiga al mundo a Jimena, su primera hija. Hizo Figaredo la prueba de esta mañana, a la que asistieron 324 personas de las 375 que estaban convocadas, a punto de dar a luz. Lo que demuestra, una vez más, lo que prácticamente se puede dar por sabido. Que para ser Guardia Civil hay que tener capacidad de servicio, poner a los demás por delante. "La Benemérita es algo que siempre me gustó. Es algo muy vocacional", comentó Figaredo.

Como ella, más de tres centenares de estudiantes se sentaron en el edificio de la EPI, dependiente de la Universidad de Oviedo, en el campus de Gijón. La prueba empezó a las 9.01 horas, en horario sincronizado para toda España como si fuera la última jornada de la Liga de fútbol. Además de la sede de Gijón, donde acudieron todos los aspirantes de Asturias, hay otras 18 ubicaciones. Curiosamente, la cifra de aspirantes en el Principado es bastante elevada.

Además de la prueba teórica, los opositores tuvieron que realizar esta mañana la prueba psicotécnica. En los próximos días, también habrá pruebas físicas y una entrevista personal. Esta primera fase continúa hoy. Al edificio de la EPI acudirán 350 personas. De todos ellos, cerca del 27 por ciento eran mujeres, como Figaredo. "Mi marido es Policía Nacional en Oviedo y a mí siempre me tiró la Guardia Civil. Dejaré las pruebas físicas ya para el año que viene", explicó.

En total, cerca de 26.000 personas (25.987) aspiraban a estas oposiciones. La cifra es considerablemente elevada, cosa que suele suceder en convocatorias que coinciden con tiempos convulsos. De todas ellas, 7.620 son mujeres, la cifra más elevada desde que se permite la entrada de mujeres en el cuerpo. De todos, hay más de 6.000 universitarios, más de 1.500 con títulos de máster y 18 con el doctorado. Por rango de edad, la mitad del total está entre los 23 y los 30 años por lo que la edad media de todos en el país es de 28 años.

Un poco más mayor, con 31 años, estaba Fabián del Río, un joven gijonés que esta mañana acudió a la prueba en la EPI. Lleva dos años preparándose, estudiando la teoría y entrenando en un gimnasio del centro de la ciudad para estar fuerte de cara a las pruebas físicas. "Me gusta la forma en la que actúan. Sus valores. Es entregarse a la seguridad de los demás", zanjó.

Compartir el artículo

stats