El otoño ha entrado y para quedarse, de momento, en Asturias, donde ha sido fácil olvidarse del tórrido y soleado verano que se ha disfrutado este 2022. Las lluvias y las bajas temperaturas son la tónica general desde el pasado viernes y así parece que seguirá, al menos, hasta el próximo fin de semana.

Los registros de la Agencia estatal de Meteorología (Aemet) no dejan lugar a dudas. Este mismo sábado el Principado fue la tercera comunidad de España donde más llovió y una de las más frías. En Colunga se recogieron 40, 8 litros por metro cuadrado, solo por detrás de La Orotava (Tenerife), a la cabeza con 71,4, y Santander: 45.

Si se miran los termómetros, en las cifras más bajas de la jornada también se ha colado la región asturiana. Fue en Leitariegos donde se registró la temperatura más baja del Principado: 4,5 grados. Fue esta la octava mínima de España, cuyo ranking de enclaves más fríos de este otoño recién iniciado estuvo liderado por varios enclaves de los Pirineos, con Astún a 0,3 grados.

La situación en Asturias lejos de mejorar, empeorará. Porque a las lluvias se unirán este domingo las tormentas. Las temperaturas también van a la baja, lo mismo que sucederá este lunes y así a lo largo de toda una semana en la que no será fácil ver el sol por la tierra asturiana.

En el resto del país tampoco hay un panorama mejor. Hasta diez provincias están en alerta este domingo por lluvias y tormentas, que afectarán especialmente a Baleares y Canarias, está última llegando a riesgo extremo (rojo) en algunos puntos, según el pronóstico de la Aemet. Pero las islas no serán las únicas con riesgo por estas precipitaciones, pues estas pondrán en aviso importante a Alicante y Valencia, en la Comunidad Valenciana.

Además, las provincias de Almería, Albacete y Murcia también presentarán riesgo (amarillo) por lluvias y tormentas, al igual que Barcelona y Tarragona, en Cataluña, donde Girona estará en alerta (amarilla) por fenómenos costeros.