Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La directora de la cárcel respalda a la UTE y asegura que la plantilla se rejuvenecerá

Mención honorífica para el funcionario José Luis Ardura García, que reanimó a un recluso del módulo de aislamiento tras intentar suicidarse

Asistentes a la misa. | Miki López

Los funcionarios de prisiones hacen un trabajo "esencial, aunque poco reconocido", admitió este viernes la directora del centro penitenciario de Asturias, Nieves Martínez Sánchez, durante las celebraciones de la Virgen de la Merced, patrona de Instituciones Penitenciaria, que tuvieron lugar en la iglesia de Posada de Llanera y el restaurante Peña Mea de Guyame. Martínez alabó la profesionalidad y eficiencia del personal a su cargo, así como la colaboración con la administración de Justicia, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado –sobre todo el cuerpo de guardia y el servicio de conducciones– y las 23 organizaciones no gubernamentales que desarrollan 28 programas de tratamiento en la cárcel, con un total de 250 voluntarios, lo que demuestra "la sensibilidad de la sociedad asturiana" con los reclusos. No quiso olvidarse Martínez de la universidad, los colegios de abogados y la Pastoral Penitenciaria.

Los funcionarios y voluntarios distinguidos en los actos de la Virgen de la Merced. | Miki López

La prisión de Asturias alberga a 920 reclusos, 90 de ellos en el Centro de Inserción Social (CIS). Hay además 78 reclusos controlados telemáticamente y otros 35 en comunidades terapéuticas. Martínez llamó la atención sobre el hecho de que la cárcel se inauguró hace treinta años, con una plantilla joven que ha envejecido y que está jubilándose o pasando a segunda actividad. Eso enfrenta al centro al "reto clave" de seguir ofreciendo un servicio eficaz en un periodo de renovación. Martínez indicó que "la plantilla se irá reponiendo poco a poco". Se han incorporado 59 funcionarios en prácticas –"un soplo de aire fresco"–, y van a convocarse 1.850 plazas de nuevo ingreso. "La Delegada del Gobierno respalda las demandas de más personal", aseguró. Delia Losa no pudo estar en el acto, al coincidir con la visita de la ministra Nadia Calviño, pero sí acudió la Secretaria General de la Delegación, Silvia Miyar, quien junto a la directora de la prisión, el alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, y el presidente del TSJA, Jesús María Chamorro, entregó las distinciones de la jornada. José Luis Ardura García recibió una doble mención honorífica, una por su diligencia en el servicio y otra por haber reanimado a un recluso del módulo de aislamiento que intentó suicidarse. También fueron distinguidos Carlos Bermejo Bermejo, Luis Fernández Fanjul –exdirector de la prisión–, Rodrigo José Menéndez Calzón y Carlos Rodríguez García. Se concedió la Medalla de Plata al Mérito Social a la asociación Entainar, recogida por su presidente Alfonso de los Ríos, por acompañar a los reclusos en su reinserción. Fue reconocido el mando de Bomberos de Oviedo Mauricio Adrián Bogomak, por formar a los funcionarios durante 16 años. Y fueron distinguidos los funcionarios con 40 o más años de servicio: Simón Galván Martínez, Francisco José Muñoz García, José Luis García Arias, Ángel Agustín Álvarez Álvarez, José María Mateo Sevillano, Alejandro Robles Lorenzana, Gonzalo Cuervo Cárdenas y Faustino García Zapico, creador de la UTE, unidad para la que la directora ofreció todo su respaldo, igual que a los módulos de respeto. Antes del acto, un grupo de funcionarios de Acaip-UGT y CSIF llamaron la atención sobre el envejecimiento de la plantilla y la falta de medios.

Compartir el artículo

stats