El otoño ha entrado y en Asturias se ha estrenado de forma clásica, es decir, con el tiempo asociado a la estación después de que la última semana haya sido más bien soleada y cálida. Pero desde este viernes todo ha cambiado y el fin de semana será otoñal. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé para este sábado una jornada nubosa con lluvias débiles y chubascos que pueden ir acompañados de tormenta. Habrá brumas y bancos de niebla matinales en el interior, temperaturas en descenso, ligero en el litoral. Una situación similar se espera que se produzca en los próximos días en el Principado.