Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mejorar las condiciones laborales, receta de la oposición para atajar el déficit de profesionales sanitarios en Asturias

El PSOE destaca el progreso logrado en los tiempos de demora que sufren los pacientes, mientras IU alude a "los recortes del PP"

Quirófano del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). MIKI LOPEZ

Resolver el déficit de personal y, para ello, mejorar las condiciones laborales de los trabajadores sanitarios. En la necesidad de aplicar esta "receta" a la red sanitaria pública de Asturias coinciden varios de los portavoces de los partidos con representación en la Junta General del Principado. Ante el incremento imparable de las listas de espera, piden al Gobierno regional una mejora de la gestión de los recursos disponibles. Desde el PSOE se subrayan los progresos logrados en los tiempos de demora, mientras IU alude a "los recortes del PP". A continuación, se reproducen las valoraciones de los grupos parlamentarios recabadas por este periódico.

Carmen Eva Pérez (PSOE):

"Asturias no es ajena al importante incremento que las diferentes olas epidémicas han tenido sobre la actividad hospitalaria, traducida en un aumento en la demanda de consultas, pruebas diagnósticas e intervenciones que conllevan un aumento en las listas de espera. Si bien es importante el número de personas que están en lista de espera, más importante aún es que el tiempo de espera vaya disminuyendo. Gracias al esfuerzo e implicación de los equipos sanitarios, el tiempo de espera para una primera consulta es de 80 días, dos días por debajo de la registrada a principios de año. A su vez, la demora media para pasar por quirófano también se ha reducido hasta 103 días, por debajo de la media del país (123 días). El compromiso del Gobierno de Asturias es seguir reduciendo los tiempos de demora y mejorando la calidad de nuestro sistema sanitario".

Beatriz Polledo (PP):

"El Gobierno de Barbón ha respondido con falta de gestión y decisión a todos los problemas estructurales de la sanidad asturiana, entre ellos las listas de espera, que están desmadradas. Además, el tapón de las consultas con especialistas y pruebas diagnósticas ‘falsea’ los datos reales de las listas de espera quirúrgicas, que probablemente son más altas de lo que figuran. Urge un cambio en la gestión de los recursos, definir los puestos de difícil cobertura, terminar con la penalización de la exclusividad que solo aplica Asturias, ofrecer buenas condiciones laborales para fidelizar a los profesionales, incentivar adecuadamente el trabajo extra para que los profesionales no rechacen los planes especiales para atajar las listas de espera... Es necesaria una colaboración público-privada efectiva: es imposible sacar adelante todo sin la colaboración de todos. El PSOE de Barbón ya ha demostrado que no sabe gestionar".

Luis Fanjul (Ciudadanos):

"El plan de choque de la Consejería no está funcionando. Barbón, en su línea publicitaria, se dedica a alardear de la necesidad de más impuestos para un sistema sanitario que está fuera de control y devora cada vez más recursos públicos, mientras se muestra incapaz de gestionarlo de manera eficiente. El problema no es tanto de recursos como de gestión. Hay que dar mayor protagonismo a las enfermeras de Atención Primaria para aliviar la carga a los médicos. También hay que instar al Gobierno nacional para que agilice la incorporación de médicos extranjeros, sin rebajar los estándares de profesionalidad, así como incentivar el retorno de aquellos sanitarios que hemos formado y que han tenido que emigrar".

Ricardo Menéndez Salmón (Podemos):

"Una receta milagrosa y perfecta, aparte de dotar al sistema de más recursos humanos y ahondar en una racionalización estricta de los mismos, seguramente no exista. Pero, desde luego, esa exigencia de más profesionales y mejor coordinados es ineludible, porque de lo contrario el horizonte es claro. La gestión negligente de las listas de espera sólo tiene un objetivo último: convertirse en la puerta de entrada para la colaboración con la sanidad privada y la progresiva ‘quironización’ de nuestro sistema de salud".

Ovidio Zapico (IU):

"El Sespa debe sacar de inmediato sus vacantes y agilizar la contratación de quien supere las pruebas. Existe un déficit estructural de personal, producto de los recortes del PP, con la limitación al diez por ciento de la tasa de reposición. IU negoció para 2022 un incremento para Atención Primaria y mantendremos como prioridad consignar partidas reforzadas para sanidad. Por tanto: más personal, contrataciones ágiles, más recursos y capacidad de gestión. El Gobierno debe aclarar qué hará frente al grupo Quirón, un elemento competitivo que ya empezó a hacer ofertas a personal médico, en ocasiones triplicando lo que paga el Sespa".

Adrián Pumares (Foro): "

Mientras no se afronte de manera decidida la falta de profesionales, no atajaremos el grave problema de listas de espera. Hay que tener mucho más diálogo con los profesionales sanitarios, mejorando sus condiciones, que actualmente son peores que en el resto de España. También es necesario un diálogo fluido con las asociaciones de pacientes. Es imprescindible además un plan de atracción de profesionales sanitarios, y mejorar las condiciones en las zonas de difícil cobertura. También defendemos que se incremente la financiación a la Universidad de Oviedo para contar con un mayor número de plazas en Medicina, aunque si seguimos con estas condiciones laborales y de estabilidad seguirán buscando oportunidades fuera de Asturias".

Sara Álvarez Rouco (Vox):

"Revertir esta dinámica de caos y descontrol exige un replanteamiento profundo. Los socialistas deben reconocer el problema sanitario, asumirlo y analizarlo, valorar su volumen y medir consecuencias. Huir del negacionismo. Establecer las especialidades preferentes, definir objetivos realizables y plazos de solución. Transparencia. Deben eliminar gasto improductivo, optimizar el sistema y dotarlo de medios personales y materiales adecuados. Deben definir un marco de colaboración público privada resolutivo y beneficioso para administración, empresas y usuarios. Deben proponer un gran pacto político por la sanidad asturiana sin sectarismos ni ideologías priorizando al usuario".

Armando Fernández Bartolomé (Grupo Mixto):

"Lo verdaderamente importante es alcanzar un equilibrio entre la planificación y racionalización de la demanda y la gestión eficaz, efectiva y eficiente de la oferta. Un desequilibrio crónico entre ambos ejes amenaza al sistema público. Para este equilibrio es fundamental, por ejemplo, la potenciación de la Atención Primaria y de la salud comunitaria y preventiva, la transparencia y participación de los pacientes, y abrir los hospitales, para atención clínica, diagnóstica y quirúrgica, al modo de algunos países europeos: de nueve de la mañana a siete de la tarde (dos turnos). Eso sí, con reconocimiento profesional y productividad planificada y asegurada".

Compartir el artículo

stats