El Comité de Empresa del ERA se ha encerrado en la sede de la gerencia de dicho organismo con el fin de "denunciar ante la opinión pública la decadencia que están sufriendo todas las Residencias y que afectan directamente a la calidad del servicio", según señalan en nota de prensa. Estos trabajadores mantienen que no se moverán hasta que sean recibidos por la Gerente y reclaman que este tipo de establecimientos sufren, además, "daños estructurales ya que no existe una partida presupuestaria adecuada para su mantenimiento". "Esto implica habitaciones cerradas por deficiencias que retrasan la lista de espera de los ingresos. Hay carencia de material para el trabajo diario (sábanas, toallas, material de aseo, material de cocina, material de reparación, menaje…)", aseguran.

Por otro lado, los trabajadores del ERA indican que en los centros en los que existe privatización de los servicios, "sufren mermas aún más importantes en la calidad". "A todo esto, hay que sumarle la falta de personal de todas las categorías. El Comité de Empresa lleva denunciando esta situación cada mes desde que la Gerente ocupó su cargo. Sigue sin haber soluciones por su parte agravándose la situación con el paso del tiempo. Sigue siendo una Gestión de despacho, de cara a la galería y sin importar la calidad Asistencial de los residentes", reclaman.