La visión del horizonte, desde el Puerto, incentiva a mirar siempre más allá, a buscar oportunidades, atraer proyectos y crear un futuro mejor. En ese futuro, la innovación resulta clave para la mayor eficiencia en el apoyo a la actividad de las empresas que operan en la dársena gijonesa y favorecer así procesos eficaces en el paso de la mercancía a través de la misma.

El Musel es nodo en el flujo de mercancías de 123 países y punto intermedio entre las rutas que unen Europa, América y Asia. Además, es un lugar abierto a nuevas ideas y cuenta con infraestructura y suelo industrial disponible para la instalación de empresas por lo que despierta el interés de grandes proyectos.

Gracias a su actividad llegan a Asturias mucho tipo de mercancías que garantizan el abastecimiento como, por ejemplo, de las empresas del sector energético, y cuenta con la infraestructura necesaria para el aprovisionamiento de carbón, gasolina, gasóleo, butano, propano, GLP, etc. Además, Asturias también recibe a través del Puerto de Gijón cereales, café, legumbres, azúcar o papel, como respuesta a las necesidades del tejido empresarial y también de los hogares.

Por otro lado, Gijón se ha convertido en destino de referencia para el turismo de cruceros. Cada vez son más los buques de pasajeros que recalan en la ciudad, con viajeros británicos, estadounidenses y alemanes, sobre todo. Este año, los cruceros han recuperado la actividad previa a la pandemia y el Puerto de Gijón, con más de 20 escalas ya realizadas, acoge tanto grandes buques con capacidad para miles de personas como cruceros más pequeños y exclusivos, lo que supone una importante aportación a la actividad económica de la ciudad y la región.

Y es que su principal objetivo es ser el mejor soporte de las empresas que operan a través de él, colaborando así a la mayor competitividad de estas. Y hacerlo, además, con la sostenibilidad en el centro de la toma de decisiones, ya que el 35% de sus inversiones está destinado a actuaciones que contribuyen a la protección y mejora ambiental.

El Puerto de Gijón mira al futuro. Y este se construye desde el presente, mirando hacia adelante con visión estratégica y responsabilidad.