Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La emancipación juvenil, objetivo clave de 56,2 millones movilizados por el Principado para ayudas

Las contribuciones al alquiler, que serán adjudicadas de manera directa, se concederán por dos años y los pagos serán periódicos, asegura el Principado

Una mujer mira un escaparate con anuncios de alquiler y venta de pisos. LUISMA MURIAS

El Gobierno de Asturias anunció ayer que, de aquí a 2026, movilizará unos 205 millones de euros en políticas de vivienda. "Los fondos se orientarán a facilitar el acceso de la población a este recurso básico, avanzar en la mejora de los edificios, tanto públicos como privados, fomentar el alquiler e impulsar la eficiencia energética y la accesibilidad universal, entre otros objetivos prioritarios", destacó la consejera de Derechos Sociales y Bienestar y portavoz del Gobierno, Melania Álvarez, en su comparecencia para informar sobre los acuerdos adoptados por el Consejo de Gobierno.

Con el fin de avanzar hacia estos objetivos, el Ejecutivo autonómico aprobó ayer la firma de un convenio de colaboración con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana que permitirá desarrollar el Plan de Acceso a la Vivienda y movilizará ayudas por valor de 56,2 millones. De esta cuantía global, el Ministerio aportará 44,2 millones y el Principado, los 12 restantes.

A la partida económica prevista en este plan se suman otros 13,2 millones destinados al Bono Alquiler Joven, una subvención estatal que facilita el acceso a la vivienda y la emancipación y que en Asturias beneficiará a más de 1.700 personas de hasta 35 años.

Melania Álvarez desagregó el destino de los 56,2 millones de euros del Plan Estatal de Acceso a la Vivienda: ayudas al alquiler, 25,4 millones; rehabilitación para la mejora de la accesibilidad, 12,4 millones; mejora de la infravivienda en la zona rural, 3 millones; incremento del parque de vivienda en alquiler, 15,4 millones.

El plan "se pondrá en marcha tras la firma del correspondiente acuerdo entre ambas administraciones", indicó la titular de Derechos Sociales y Bienestar. Una de las novedades que introduce es la adjudicación directa de las ayudas al alquiler para agilizar la tramitación. Estas subvenciones se concederán por dos años, las convocatorias estarán abiertas durante periodos más largos y los pagos serán periódicos, una vez se presenten los justificantes de los recibos de arrendamiento. "De este modo, se favorecerá la emancipación de jóvenes en cualquier concejo y se ofrecerá cobertura a las personas mayores más vulnerables", precisó Melania Álvarez.

En el apartado de accesibilidad, las ayudas podrán solicitarse tanto para obras en edificios o en el interior de pisos como en viviendas unifamiliares. También se habilita una línea orientada a la mejora de la infravivienda en zonas rurales, lo que "favorece la dinamización de estas áreas y contribuye a fijar población".

De otra parte, el Ejecutivo ha autorizado un gasto de 705.514 euros para la puesta en marcha de una herramienta integral de gestión de la información en los centros de cuidados de larga duración del sistema de servicios sociales: residencias para mayores y personas con discapacidad, centros de día, centros de apoyo a la integración y viviendas tuteladas.

Compartir el artículo

stats