Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El debate político sobre los tributos

La derecha critica con dureza la postura "kamikaze" de Barbón de no bajar impuestos

Afean al Presidente que Asturias sea una de las cinco comunidades sin reducción impositiva y que asuma "el teatro fiscal de Pedro Sánchez"

Adrián Barbón, durante un pleno de la Junta.

Asturias es una de las cinco comunidades autonómicas cuyo Gobierno ha decidido no aplicar rebajas fiscales, junto a las socialistas de Baleares, Extremadura, La Rioja, y Cataluña, regida por los independentistas de ERC y Junts. El Gobierno de Adrián Barbón se alinea con el diseño de la reforma impositiva anunciada por el Ejecutivo que preside Pedro Sánchez, que incrementa la presión fiscal a las rentas más altas, a la vez que aplica deducciones a ciertos tramos de las más bajas.

El Principado, dentro de la próxima negociación de los presupuestos autonómicos solo está dispuesto a aprobar una amplia batería de deducciones fiscales para afrontar problemas como el de la despoblación o beneficiar a familias numerosas, autónomos o mejorar el alquiler de viviendas...

La negativa de Adrián Barbón a reducir impuestos divide en dos bloques bien diferenciados el arco político asturiano. Las formaciones de izquierda –IU y Podemos– la respaldan, a la vez que se emplazan para ahondar en "medidas progresistas" en la próxima negociación de los presupuestos regionales.

La derecha en bloque –PP, Ciudadanos, Foro Asturias y Vox– critican con suma dureza la posición adoptaba por el Gobierno asturiano, al que se llega a tildar de "kamikaze" por secundar el "teatro fiscal de Pedro Sánchez" o entrar en el debate de "enfrentar a pobres y ricos" a la hora de aplicar subidas o rebajas de impuestos. Estas son las posiciones de los grupos políticos de la Junta General del Principado.

Gimena Llamedo (PSOE):

“El modelo fiscal del Gobierno de Asturias, basado en ayudas y deducciones puntuales, tiene como objetivo respaldar a las familias, a los trabajadores, a quienes peor lo están pasando por las consecuencias sociales y económicas de la guerra. Es más justo, más solidario y más eficaz. Quien más tiene, debe pagar más: es justicia social. Nuestro modelo está muy alejado del que plantea la derecha, que solo quiere favorecer a los ricos. Si de ellos dependiera, los 3.500 asturianos que tienen más de 1 millón de euros dejarían de pagar el impuesto de Patrimonio. La derecha, como siempre, se pone del lado de los privilegiados, mientras que la prioridad de los socialistas son las clases medias, los trabajadores, aquellos que más lo necesitan”.

Pablo González (PP).

“La reforma de Pedro Sánchez se ha quedado en un burdo maquillaje. Deja fuera a 23 millones de familias y excluye a la clase media. Los deja sin defensa ante la inflación, y saquea sus ingresos. La opción de Barbón es insolidaria e injusta porque mira para otro lado, aceptando el teatro fiscal de Pedro Sánchez, y plantea nuevas deducciones que a fecha de hoy no conocemos. Pero las actuales no llegan a los 8 millones de euros al año, ni un 3% de lo que están pagando los asturianos por la inflación desbocada”.

Susana Fernández (Ciudadanos).

“La mayoría de los españoles se beneficia ya de medidas fiscales que les ayudarán a superar esta difícil situación, mientras el Gobierno de Asturias se comporta como el ‘kamikaze’ que se queja de que todos vayan en sentido contrario. Tenemos que ser atractivos tributariamente para conseguir que los jóvenes y las empresas vengan o se queden, y no se vayan. Y el viejo socialismo del joven Barbón persiste en errores pasados, escudado en la falacia de que eso pone en peligro los servicios públicos. Bajar impuestos tiene como resultado atraer empresas y, por tanto, crear empleo. Y más empresas y más trabajadores pagando menos suponen más recaudación que menos empresas y menos trabajadoras pagando más. Es obligación de un buen gobierno, de un gobierno capaz, garantizar los servicios públicos sin exprimir a los contribuyentes".

Sofía Castañón (Podemos).

“El empeño de Adrián Barbón en ir contra la corriente más progresista de su partido merece estudiarse con atención. Sería estupendo que más allá de lo que venga de la negociación del presupuesto del estado en 2023, donde hemos conseguido que la apuesta fiscal de Podemos esté presente de una forma rotunda y que va a revertir en bienestar y servicios públicos, también dentro de la autonomía de Asturias apostemos por una fiscalidad justa que pida más a quienes más tienen. Ya hemos dicho que nos sentamos a negociar los presupuestos del Principado sin líneas rojas y con voluntad de acuerdo por el bien de las asturianas y asturianos, pero ojalá el presidente sea más valiente profundizando en medidas progresistas y de izquierda, porque le vamos a acompañar en ese camino, que es justo lo que necesita Asturias”.

Ángela Vallina (IU).

“Rechazamos rebajas fiscales a las rentas más altas y cualquier tipo de medida que se tome tiene que hacerse de forma que beneficie aquellas personas que realmente están en una situación de mayores dificultades. IU es un factor importante para evitar una bajada de impuestos. ¿Cómo es posible que después de la pandemia hayamos entrado en este juego que debilita los servicios públicos mientras pedimos ayuda a Europa? Bajar impuestos va contra el país. Deducciones por renta, pueden estudiarse siempre con criterios de vulnerabilidad. Bajadas de impuestos sin más, no”.

Adrián Pumares (Foro).

“¿Acaso alguien cree que un Presidente del Principado de Asturias que lleva todo el mandato más preocupado de subir fotos a Instagram y de tuitear chorradas que de atender a los problemas de Asturias puede apelar al orgullo de sentirse asturianos mientras rinde pleitesía a sus jefes de Ferraz? ¿Pero de qué orgullo habla quien antepone los intereses de Pedro Sánchez a los de Asturias? Mientras que hay presidentes autonómicos, también socialistas, que están modificando los impuestos y ajustándolos a la evolución de la inflación, aquí tenemos la desgracia de tener un Gobierno que no se atreve a tomar ninguna decisión, ninguna, que no cuente con el visto bueno, con el permiso, de sus jefes de Madrid”.

Ignacio Blanco (Vox).

“La demagogia de Barbón contra los ‘ricos’ es muy peligrosa. Es lo mismo que hizo Hugo Chávez y Maduro en Venezuela, que consiguieron acabar con los ricos y ahora son todos pobres. Las rebajas fiscales selectivas de Barbón son otro engaño más, no llegan prácticamente a ningún asturiano, y a los que llegan, no les soluciona nada. Por contra, el presidente defiende para Asturias la presión fiscal más alta de España, mientras otros barones socialistas aligeran la presión fiscal. Cuanto más recauda Barbón, este año cerrará con récord de recaudación, más aprieta el acelerador en sus subidas de impuestos. Al final obligará a todos los que ganen más de 21.000 a emigrar a Madrid. En Vox queremos acabar con los pobres, no entendemos por qué el PSOE se obsesiona por acabar con los ricos”.

Compartir el artículo

stats