Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dolor por la muerte del ganadero de 43 años fallecido en Cangas del Narcea mientras podaba un árbol: "Como él quedan pocos"

El grupo de amigos de José Manuel Menéndez, que estaba arreglando un árbol en una finca de un vecino cuando recibió el fatal golpe, había perdido recientemente a otro amigo en otro accidente

Archivo - Agente de la Guardia Civil. GUARDIA CIVIL - Archivo

El ganadero José Manuel Menéndez González, de "Casa Perico", en Llamas de Ambasagüas (Cangas del Narcea), falleció ayer a los 43 años mientras realizaba la poda de un árbol en una finca de la localidad. Según informan fuentes cercanas a la investigación, la muerte se produjo por un golpe debido al impacto del árbol que estaba cortando con una motosierra. La noticia cayó como un jarro de agua fría entre sus vecinos y amigos, cubriendo de luto la última jornada del certamen ganadero local de la raza asturiana de los valles en el ferial cangués y dejando a todos impactados al tiempo que trascendían los hechos.

"Es un día muy triste, perdemos un amigo, una gran persona y un gran compañero; era un buen tío, tranquilo y leal, de los que quedan pocos", comentó Miguel Martínez, amigo del fallecido. Estaba devastado. Al igual que el resto de allegados, incapaces de creer lo ocurrido. El accidente se produjo a primera hora de la mañana. En torno a las 9.00 horas, el cuartel de la Guardia Civil recibió varias llamadas de vecinos del pueblo alertando que escuchaban gritos de auxilio de varias personas desde sus casas. De inmediato, se desplazaron dos patrullas de la Benemérita así como una ambulancia, cuyos facultativos solo pudieron certificar la muerte del ganadero, muy conocido en el concejo. "Era una persona muy querida, lo conozco desde que era un neno y no lo había mejor", añade Martínez, totalmente desconsolado.

"Estamos devastados", afirma su amigo Adrián Rodríguez de la Cera. El pasado sábado fue el último día que se vieron, estuvieron charlando de los planes de Menéndez para construir una cuadra. "Le pregunté si quería comprar alguna vaca porque sabía de alguna buena pero me dijo que no, que tenía bastantes", recuerda. Para Rodríguez, el recuerdo que deja el fallecido es "inmejorable". "No era bueno, era lo siguiente. Si podía hacerte un favor, te lo hacía con los ojos cerrados, pero si tenía que pedirlo él ya le costaba", apunta.

Menéndez deja tras de sí el recuerdo de un hombre muy trabajador desde que era un chaval. "A tope", apostilla Rodríguez, quien detalla que se encontraba realizando las labores de poda en la finca de un vecino. "Estaba a la vera de casa, a unos 500 metros", explica. El amigo, que se encontraba cerca del pueblo por la mañana, vio "desde lejos movimiento de ambulancias y Guardia Civil". "Como llevo los prismáticos siempre conmigo, miré y ya vi que pasaba algo", señala. Y recibió la peor de las noticias. "Era lo mejor", añade emocionado por los recuerdos y anécdotas vividas junto al fallecido.

Ha sido un durísimo golpe para la pandilla que llega muy próximo a otra gran pérdida. El pasado 11 de septiembre despidieron a otro amigo en común, Rafael Ochoa "Falo", quien falleció a los 37 años tras una posible caída accidental a una arqueta de la carretera AS-15 de la que volvía a casa de la fiesta del Ecce Homo de La Regla de Perandones. Era de Caldevilla de Acio. "Aún el viernes que estuvimos juntos nos acordamos de Falo y ahora pasa esto", lamenta Rodríguez de la Cera.

El fallecido deja familia en "Casa Perico". A su madre, Carmen, y tres hermanas, Mari Carmen, Isabel y Violeta, y seis sobrinos. El padre de Menéndez, José, más conocido como "Fonte", falleció hace años en un trágico accidente de tractor.

Menéndez será despedido hoy en la basílica parroquial de Cangas del Narcea a las 17.00 horas y acto seguido recibirá cristiana sepultura en el cementerio municipal. La capilla ardiente, en la sala número uno del tanatorio de Cangas del Narcea, abre mañana lunes a partir de las 14.00 horas. Amigos y vecinos darán apoyo y fuerza a la familia para superar este duro e inesperado trance.

Compartir el artículo

stats