Jaime Menéndez Corrales, (La Corrada, Soto del Barco, 1956), es alcalde de Soto del Barco desde hace más de tres décadas, lo que le convierte en el regidor más veterano de Asturias. Primero fue regidor con el PSOE y después, a partir de 2011, con la CISB, un grupo independiente, y siempre con mayoría absoluta. Este será su último mandato. Se siente orgulloso de estos años, de ocho mandatos, cinco con el PSOE y con el paraguas de una partido grande y 3 con la CISB.

–¿Cuales son sus prioridades para el concejo?

–Fundamentalmente consolidar los servicios que tenemos, que en estos tiempos que se avecinan, no es poco. También completar el saneamiento de las zonas rurales que aún no lo tienen y que, en algún caso, los últimos años han experimentado un notable desarrollo. La extensión de banda ancha a todos los núcleos es una prioridad para atraer población y es un proceso que ya se ha iniciado y esperamos que para principios del próximo año esté concluido.

–¿Cómo ve el desarrollo turístico de aquí a unos años?

–Creo que los próximos años el desarrollo turístico va ligado al medioambiente. La ciudadanía cada vez tiene más conciencia ambiental y buscan contacto con la naturaleza, lejos de la masificación. En este sentido, nuestro Concejo es un lugar privilegiado; el entorno de la Ría del Nalón es espectacular, glosado por poetas y pintores (recordemos a Rubén Darío, Azorín, Seamus Heaney o Sorolla). Tenemos playas, dunas, miradores y sendas. Creo que por ahí debe de ir nuestra promoción turística y lograr así la desestacionalización tan deseada. Esto es, que nuestro Concejo sea un lugar para visitar en todas las estaciones. Ese es nuestro objetivo.

–Recuperar población es uno de los grandes retos. ¿Qué están haciendo al respecto?

–Los pequeños concejos tenemos poco margen de maniobra. El tema del despoblamiento es muy complejo y requiere de políticas y situaciones económicas que se nos escapan. No obstante, la consolidación de los servicios públicos, como dije, contribuye a hacer de Soto del Barco un lugar atractivo para vivir.

–Entre todas las actuaciones de la legislatura, ¿de cual se siente más orgulloso?

–La legislatura aún no ha terminado. Hay algunas obras importantes ya en funcionamiento, como la mejora y ensanche de la carretera de Ranón, y el refuerzo del abastecimiento a través de CADASA de varios pueblos de la Parroquia de La Corrada, que, con esta obra, tienen garantizado el suministro de agua; y, desde hace año y medio, numerosas inversiones en caminos y otras infraestructuras en la zona rural con cargo al remanente de Tesorería.

–¿Qué más tienen pendiente?

–Está pendiente de sacar a licitación en los próximos días otro paquete de obras, con cargo también a ese remanente, y otras que se han retrasado porque dependían de conseguir los permisos o trámites de otras administraciones, como es el caso de obras en la playa, la reordenación del entorno de Puerta del Mar o la urbanización de la Avenida del Campo.

–Soto del Barco tiene una situación privilegiada. ¿Tiene la impresión de que sigue siendo el gran desconocido?

–Yo creo que hubo un tiempo en que lo fue. Afortunadamente, eso se va superando cada vez son más los visitantes que recibimos. La promoción turística que venimos realizando, conjuntamente con los otros concejos del Bajo Nalón (Muros y Pravia), está contribuyendo a ello. También ha contribuido la declaración de Fiestas de Interés Turístico del Principado de Asturias otorgada al Festival de la Angula y a la Procesión Marinera de San Juan. Y no podemos olvidarnos de la gastronomía de nuestro concejo, que también juega un papel importante en toda esa promoción.