Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Enfado en los centros educativos por la implantación "a la carrera" de la LOMLOE: "No hay directrices claras"

"La educación es algo muy serio y no se puede improvisar", advierten los profesores asturianos, que denuncian que la nueva ley "burocratiza aún más" su función

Los profesores, ayer, durante la formación. | Gobierno de Asturias

Dos meses después de implantarse en Asturias la LOMLOE, en los centros educativos hay "malestar", "preocupación", "incertidumbre" y "desánimo". Tanto profesores como equipos directivos critican las "prisas" en aplicar la reforma educativa y aseguran que "no hay instrucciones claras" por parte de la Administración y que lo "que hoy vale, mañana ya no". "La educación es algo muy serio y no se puede improvisar", claman los docentes, que también denuncian que la nueva ley burocratiza aún más su profesión. "Nos pasamos más tiempo rellenando papeles que dando clases", protestan.

La Consejería de Educación ya tuvo que retrasar en septiembre el plazo de entrega de las nuevas programaciones didácticas ante las quejas de las direcciones de colegios e institutos. Amplió la fecha máxima del 14 de diciembre al 6 de febrero. Y también adelantó a junio los exámenes extraordinarios de 1º de Bachiller a petición de los comités de directores. Sin embargo, esa flexibilización no ha sido suficiente a juzgar por el cabreo de los profesores. De hecho, algunos han iniciado una campaña de recogida de firmas. "La implantación de la LOMLOE se está haciendo de forma improvisada y sin que la propia Administración tenga nada claro y eso nos lleva a estar desorientados", claman los promotores del escrito, del IES Piles de Gijón, que lleva por título "Ante la LOMLOE, respeto para la comunidad educativa". Y CC OO anunció ayer que iniciará movilizaciones en los centros.

Fuentes del departamento de Lydia Espina recuerdan que la Consejería "siempre reconoció que los plazos de implantación fueron muy ajustados y eso ha requerido un gran esfuerzo de tramitación y gestión". De hecho, llevará todavía "un tiempo" adaptarse a la LOMLOE. No obstante, Educación trabaja para reducirlo. Por ejemplo, explican, han impartido dos cursos de formación, que terminaron la semana pasada y que tuvieron una matrícula de 150 docentes cada uno. Y habrá más cursos. "También –continúan– se han organizado charlas para direcciones con personalidades de prestigio, en los próximos días comenzará una formación específica para direcciones, está prevista la publicación de vídeos prácticos, la primera semana de noviembre se publicó una propuesta de plantillas de programaciones didácticas, se han organizado reuniones para resolver dudas y explicar cómo se tienen que llevar a cabo las concreciones curriculares y las programaciones didácticas...". Pero el malestar continúa.

Yolanda López Fueyo, directora del céntrico colegio Jovellanos de Gijón, es muy clara en su opinión: "Esta ley nos está generando incertidumbre, malestar, preocupación, disgusto... Si bien teníamos todos claro que se necesitaba un cambio educativo, creemos que las cosas no se pueden hacer así. En cada reunión nos aportan instrucciones contradictorias. Y lo que hoy vale, mañana no sirve". Fueyo advierte que "la educación es algo muy serio" y que "no se puede improvisar". "A nosotros se nos exige que esté todo hiperprogramado, pues lo menos que podemos pedir a la Administración es que las normas nos lleguen bien y de forma clara", apunta. Otro tema aparte es la burocracia: "Es tremenda. No pueden pensar que la vida del aula se resume en un papel".

Simón Cortina, director del mayor colegio de Gijón, el Corazón de María (Codema), también cree que "en la parte documental, las orientaciones están llegando tarde y el tiempo que facilitan para su elaboración y posterior presentación resulta insuficiente". Cortina, que es también presidente de la patronal Escuelas Católicas, comenta que la LOMLOE "representa un cambio realmente significativo a niveles pedagógico y metodológico respecto a las anteriores leyes". Por ello, apunta, "resulta necesario más tiempo, más formación y más trabajo conjunto en los equipos docentes y directivos para que pueda implementarse de forma progresiva con éxito".

Marta Fernández García es profesora de Geografía e Historia en el IES de La Corredoria de Oviedo y su indignación y el de muchos otros compañeros, dice, es "grandísima". "Lo que pretende la Consejería es implantar a toda carrera una ley, cuyos contenidos fueron aprobados en agosto y que ahora pretenden que el 1 de diciembre ya publiquemos criterios de evaluación con ponderación por materia y curso. El profesorado carecemos de formación para hacerlo. Y la sensación que tenemos es que ni la propia Consejería tiene claro cómo adecuar esta ley". Fernández ahonda en el mensaje: "La Administración está forzando a implantar una ley y pretenden que los centros, de manera autónoma, hagan el trabajo que ellos no hicieron". Por si fuera poco, la reforma educativa "burocratiza aún más la enseñanza" –"nos pasamos más tiempo rellenando papeles que dando clases"– y ataca a la libertad de cátedra, pues "nos imponen las metodologías".

Paco Muñoz, profesor del IES Alfonso II de Oviedo, dice que el descontento es "generalizado". Y se explica: "Nos están pidiendo cosas imposibles que ni siquiera la Administración sabe hacer. El ejemplo más claro es la petición de los criterios de calificación antes de las programaciones, cuando dichos criterios deben estar incluidos en estas. Y todo con un sistema complejo, ininteligible que no va a cumplir los objetivos que pretenden conseguir. Es un sistema que impone un modelo pedagógico cerrado, único y obligatorio, es decir, todo lo contrario a lo que entendemos por pedagogía. Dicho en otras palabras, están dilapidando un derecho fundamental recogido en la constitución: la libertad de cátedra". Muñiz sigue: "Continúan sobrecargándonos de tareas burocráticas, todo ello sin reducción de ratios ni horas lectivas. Pero llueve sobre mojado, todo esto empezó con la pandemia cuyos efectos todavía no se han diluido cuando se nos viene encima esto". Y avisa: "El profesorado debe salir de su letargo, dar un puñetazo encima de la mesa y decir basta ya. Todo vale: movilizaciones, concentraciones, huelgas, etc., que se nos oiga. Pero que se prepare la administración, esta vez no nos vamos a callar".

En el IES Doctor Fleming de Oviedo también se respira ese "malestar", según expresa su director, Santiago Fernández. "Creo que, aunque poco a poco, con cuentagotas, nos llega información más clara, el malestar tiene su origen en la forma y los tiempos con la que se han querido incorporar todos los procesos y elementos curriculares asociados a la nueva ley. Flexibilizar los plazos de entrega de algunos documentos, como los nuevos criterios de calificación, podría ayudar a rebajar la presión que existe en los centros", comenta. Natalia Menéndez, directora del IES Carreño Miranda de Avilés, sostiene que más que indignación "hay incertidumbre". Incertidumbre, añade, "que nos impide avanzar": "Es complicado llevar a cabo lo que se nos pide en los plazos que marcan y, además, sin instrucciones claras".

Marcelino Fernández, coordinador pedagógico del colegio Montedeva de Gijón, pide calma: "Entendemos que la Consejería está tratando, de una forma con la que se puede estar más o menos de acuerdo, de hacer posible esta adaptación. También entendemos que el profesorado de ambas redes se sienta desbordado por un trabajo importantísimo, necesario pero que debe ser entendido como un punto de inflexión para que la coherencia pedagógica, el respeto por los derechos de todo nuestro alumnado y el necesario trabajo en equipo lleguen a buen puerto". "Creemos que todos/as necesitamos más tiempo, más sosiego y tratar de hacer las cosas, aunque pocas, lo mejor que podamos y sepamos", añade.

Quejas de los sindicatos

Los sindicatos no se han quedado atrás en las quejas. A las palabras del pasado viernes de ANPE, se suman ahora las de SUATEA y CC OO. SUATEA afirma en un comunicado que la LOMLOE se ha convertido en "una fuente de frustración y desencanto entre el profesorado". "Una ley que impone cambios de calado en el funcionamiento del sistema educativo no debe comenzar a aplicarse sin haber previsto con antelación el proceso de desarrollo, concreción y aplicación de la misma. Sin embargo, la Consejería hizo caso omiso a nuestras peticiones y decidió iniciar el proceso". Y el desánimo está ahí. "Ni los plazos permiten cumplir con los propósitos a tiempo ni se están resolviendo las incertidumbres que generan una metodología y terminología nuevas", expresan.

CC OO va a más allá y anunció ayer una campaña de movilizaciones en los centros educativos. "La implementación de esta reforma se está desarrollando de manera autoritaria, de espaldas al profesorado y poniendo en peligro el derecho constitucional a la Libertad de Cátedra al imponer la Consejería no solo los contenidos, sino también las metodologías de enseñanza, convirtiendo al profesorado en meros operarios que aplican lo que otras personas diseñan fuera de la escuela", manifiestan. Este sindicato exige "parar los plazos" de entrega de los proyectos curriculares y las programaciones. Para ello, iniciará una recogida de firmas.

Exigen el pago de sexenios en la concertada

El sindicato FSIE ha iniciado una campaña de recogida de firmas para exigir al Principado el pago de sexenios "como primer paso para avanzar en la equiparación salarial" con respecto a los profesores de la pública. Según esta organización, en otras comunidades, donde FSIE es mayoritario, ya se ha conseguido la paga de cinco sexenios. Este es el caso de La Rioja y Baleares, y en Castilla La Mancha "ya se está negociando". Ahora quieren que Asturias siga estos pasos.

Compartir el artículo

stats