Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación promete "flexibilidad" en la implantación de la LOMLOE: "No se va a perseguir a nadie"

La Consejera recuerda, frente a las demandas de paralización del PP, que "estamos ante una ley orgánica de obligado cumplimiento en toda España"

Lydia Espina

Con la convocatoria de movilizaciones de los docentes ya sobre la mesa, la Consejería de Educación ha vuelto a pedir “tranquilidad” y a prometer “flexibilidad” al profesorado y a las direcciones de los centros ante la implantación de la nueva ley educativa, la LOMLOE. La consejera, Lydia Espina, ha asegurado este martes que “tanto la Inspección Educativa como toda la Administración” y ella misma “estamos para ayudarlos” y que en este primer tramo de aplicación legislativa “no se va a perseguir a nadie. Tranquilidad, por favor”.

Espina ha salido al paso de las demandas de paralización en la implantación de la norma que ayer se escucharon desde las filas del PP asturiano recordando que todas las modificaciones vienen marcadas por “una ley orgánica de obligado cumplimiento para toda España”. Dentro de los márgenes que eso otorga, la titular de Educación ha defendido la labor de su departamento en la formación, la transmisión de directrices y los plazos de adaptación que se están otorgando a los centros. A las quejas de “estrés” por falta de tiempo para responder a todas las exigencias del “papeleo”, y a la reivindicación por falta de formación que figura entre las justificaciones de las movilizaciones ha respondido Espina entre otras reacciones  que se alargará el plazo de entrega de los “documentos de centro”, entre ellos las programaciones didácticas y docentes, del 6 de febrero hasta antes de la evaluación final de curso, aunque mantiene uno de los plazos controvertidos, el del día 1 de diciembre para la entrega de los “criterios de calificación”. Los cuatro sindicatos con representación en la Mesa Sectorial de Educación –ANPE, UGT, CC OO y SUATEA– incluyen entre sus quejas que se les exija para esa fecha de dentro de apenas una semana unos “criterios de evaluación que no son claros” y sobre los que la “Consejería no ha previsto una formación con tiempo suficiente”. Opone la Consejera, lanzando una discusión terminológica, que lo que se piden son “criterios de calificación”. Que la instrucción de evaluación, aunque parezca lo mismo “es otra cosa y “habla de procedimientos, de los documentos que se tienen que manejar, de la forma de llevar a cabo las evaluaciones… No tiene nada que ver con la calificación”.

El caso es que los sindicatos sostienen que ambos procesos tienen una ligazón evidente, y que Espina pretende tranquilizarles asegurando que más allá de estas concreciones “el decreto tiene todo lo suficiente para que se pueda llevar a cabo la evaluación…” Espina se ha reunido este martes con el comité de direcciones de Infantil, Primaria y Secundaria y les ha visto salir “contentos”. Ha añadido en su defensa que se ha formado a trescientas personas y “habrá muchas más”, que “a finales de esta semana o el lunes” se publicarán unos “minivídeos informativos” como guía para la elaboración de los documentos y que en la primera semana de noviembre se publicó “una propuesta de plantilla para las programaciones didácticas de todas las etapas educativas…” En lo que sí está de acuerdo con los sindicatos es en que el cambio que trae consigo la nueva ley educativa es “muy grande” y “necesita un tiempo”. Responde una y otra vez a las quejas con la promesa de la “flexibilidad”, también con un “sabemos que es apurado” y la certeza de que “vamos en todo momento de la mano del Ministerio”, que ha visado su procedimiento hasta la conclusión de que “es correcto”.

Compartir el artículo

stats