Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los médicos internistas alertan de la falta de especialistas en Cangas del Narcea

El gremio, reunido en Gijón en su congreso nacional, urge "repensar" el sistema sanitario, "agotado" | "Faltan profesionales", reconoce Barbón

Por la izquierda, Pablo Fernández, Ana González, Adrián Barbón, Jesús Díaz y José María Fernández, ayer, en el recinto ferial Luis Adaro de Gijón. | Marcos León

La jubilación en masa de toda una generación de médicos, el envejecimiento progresivo de la población y el auge de patologías crónicas copan desde ayer el Congreso Nacional de Medicina Interna, que se celebra hasta mañana en el recinto ferial de Gijón y que, con más de 2.300 participantes, supone la presencia en la ciudad de alrededor del 35 por ciento del gremio de esta especialidad en el país. La inauguración, protagonizada por la ponencia de la escritora Ángeles Caso –que habló sobre el papel histórico de la mujer en la medicina–, sirvió también para poner en el mapa la cada vez más difícil cobertura de hospitales comarcales por el déficit de personal. José María Fernández, presidente de la Sociedad Asturiana de Medicina Interna, señaló que el de Cangas del Narcea es el que más preocupa a nivel regional. "Adolece de unos tres internistas y se están anulando consultas para poder atender la demanda", aseguró. Por su parte, el presidente Adrián Barbón, también presente en la apertura del congreso, urgió la reforma de la financiación autonómica para que se "pondere mejor el coste de atender a una población mayor y dispersa" como la asturiana.

Jesús Díaz, presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna, reivindicó el papel de la especialidad para abordar el futuro de la sanidad española, cada vez más orientada a procesos crónicos y de múltiples patologías. "Como los médicos de familia en atención primaria, los internistas somos los que tenemos la visión más global de la salud del paciente", afirmó. Defendió, en este sentido, el refuerzo de las plantillas de esta categoría y "repensar" un modelo sanitario que hoy se ha quedado "anticuado" por "compartimentar" la atención a pacientes desde distintas especialidades. "Los pacientes, especialmente los ancianos, no pueden ser siempre vistos por cinco médicos diferentes; necesitan un plan de tratamiento integral", razonó. Para que los internistas puedan asumir ese reto que el gremio entiende necesario, sin embargo, falta personal. Su sociedad calcula que España necesitaría entre un 5 y un 10 por ciento más de profesionales. "Y tras la pandemia, como colectivo, estamos agotados", recordó.

Esta sobrecarga de trabajo, además, coincide con la jubilación de toda una generación de médicos que no está siendo sustituida en su totalidad por las nuevas promociones. "En países como Italia o Francia los contratos son más largos y cobran dos o tres veces más", reconoció Fernández, Este segundo factor explica situaciones como la de Cangas del Narcea. "No es lo mismo trabajar en el centro que en un hospital a 80 kilómetros de tu casa donde encima no tienes el apoyo de especialistas de otros servicios", remató Juana Carretero, vicepresidenta de la sociedad española del gremio, que explicó que esta tendencia estaba alimentando también la fuga de profesionales a la red privada.

Ana González, alcaldesa de Gijón, remarcó por su parte la importancia de que este congreso nacional se celebre en Asturias, "desestacionalizando" el turismo local. Barbón, además, asumió la escasez de personal que el gremio reprocha: "Necesitamos más internistas y la demanda se incrementará a corto plazo". Y aprovechó la presencia de sanitarios de otras comunidades para asegurarles: "Asturias es un lugar magnífico para vivir y para trabajar".

Compartir el artículo

stats