Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un recluso manda a otro al hospital tras golpearle en la cárcel de Asturias

Los funcionarios denuncian que la administración penitenciaria vasca está derivando a los presos más peligrosos a centros como el asturiano

Acceso a la cárcel de Asturias.| LNE

Grave incidente en la cárcel de Asturias. Un recluso procedente del País Vasco causó lesiones en la cabeza a otro preso en el módulo de aislamiento de la prisión. El recluso sufrió lesiones en la cabeza que obligaron a su traslado al HUCA, según indicaron personas conocedoras del caso.

El agresor se trata de un hombre de origen magrebí, pero con residencia en Basauri, que fue trasladado a la cárcel asturiana. El incidente se produjo a la siete de la tarde de este jueves, por motivos que no han trascendido.

Según recuerda el sindicato "Tu Abandono Me Puede Matar" (TAMPM), otro recluso vasco, el bilbaíno Faustino Salazar Barrull, mató a al gijonés J. A. C. A., "El Rompe", de 54 años, tras golpearle con la pata de una silla, el 30 de julio de 2020. Salazar aceptó una condena de diez años de prisión el pasado mes de mayo.

Los funcionarios denuncian que la administración penitenciaria vasca está trasladando a cárceles de otras regiones a los reclusos más conflictivos, para hacer sitio a los presos etarras que están siendo acercados al País Vasco.

Según los funcionarios, el traslado de estos reclusos, está causando un aumento de las agresiones y de la conflictividad en prisiones cercanas geográficamente al País Vasco, como el centro penitenciario de Asturias, el de Topas, en Salamanca, o la prisión de Dueñas, en Palencia, donde se vienen registrado más incidentes violentos entre los internos a raíz de que la mayoría de presos de la banda terrorista, que cumplían pena en estas cárceles, fuesen trasladados progresivamente a otras situadas en el País Vasco. Se trata de reclusos clasificados en primer grado –los más peligrosos–, implicados en incendios, intentos de motín y como hemos visto incluso homicidios. Las prisiones vascas acuerdan el traslado de presos conflictivos a otros centros cercanos aduciendo que no cuentan con módulo de aislamiento, lo que dificulta su control. La cárcel de Dueñas es la que cuenta con más presos vascos o con vínculos familiares en esa comunidad.

En Castilla y León

En 2021, de los 693 presos que albergaba la prisión palentina, 339 procedían de alguna cárcel vasca. Por otro lado, si se tiene en cuenta el origen, actualmente son 152 los reos que están en prisiones de Castilla y León. La de León cuenta con 25 internos nacidos o con residencia en el País Vasco.

Sindicatos como CSIF ha acusado directamente de "incompetencia total" al Gobierno vasco, que ha asumido recientemente las competencias penitenciarias. "Pretenden hacer cárceles a medida donde no haya incidentes, lo que denominan como ‘modelo vasco’, pero a costa del resto de prisiones", denuncia "Tu Abandono Me Puede Matar" (TAMPM).

En la última celebración de la festividad de Instituciones Penitenciarias, la directora Nieves Martínez Sánchez, indicó que las agresiones han ido a la baja en la cárcel de Asturias. Martínez admitió el centro enfrenta el "reto clave" de seguir ofreciendo un servicio eficaz en un periodo de renovación, y que "la plantilla se irá reponiendo poco a poco". Este verano se incorporaron un total de 59 funcionarios en prácticas, y se han convocados más de 1.800 plazas para todo el país.

Apuntes


Agresión. Un recluso con residencia en Basauri (País Vasco), aunque trasladado a la cárcel asturiana, agredió en el módulo de aislamiento a otro preso que sufrió lesiones en la cabeza que obligaron a su traslado al hospital. El recluso fue mantenido en el módulo de aislamiento.

Presos vascos. Los funcionarios de la cárcel asturiana denuncian que se está trasladando a la región y a prisiones de Castilla y León a reclusos muy peligrosos que no pueden ser atendidos en los centros penitenciarios vascos, al carecer de módulos de aislamiento.

Homicidio. El último homicidio ocurrido en la cárcel asturiana fue cometido por un recluso también residente en el País Vasco, que golpeó con la pata de una silla al gijonés J. A. C. A., «El Rompe», un preso de 54 años, muy deteriorado, que no pudo recuperarse de las lesiones y falleció el 30 de julio de 2020. El agresor aceptó 10 años de prisión.

Compartir el artículo

stats