Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias tiene 7 de los 8 municipios españoles que más población perdieron en diez años

Cangas del Narcea es el concejo de más de 10.000 habitantes con mayor caída | Seis de los 20 con peor tasa de actividad también son asturianos

Fernando Geijo

No hay tregua. Cuando el censo mira por el retrovisor y retrocede diez años, solo encuentra una comunidad autónoma que haya perdido más población que Asturias. Entre 2011 y 2021, la resta del Instituto Nacional de Estadística (INE) da 63.066 personas menos y un 5,9 por ciento que solo supera por muy poco el 6,1 de Castilla y León. La cuenta del "Censo de población y viviendas", divulgada ayer, está actualizada al 1 de enero de 2021 y aún no registra por tanto toda la sangría del año y pico posterior, pero asigna al Principado una merma intolerable del equivalente a toda la población del cuarto concejo de Asturias y dibuja un panorama que empeora cuando el estudio estadístico acerca la lupa al detalle municipal. Dice el INE, cuando compara 2021 con 2011, que tres de cada cuatro municipios españoles han perdido habitantes en la segunda década del siglo XXI, pero también, una vez más, que el censo no mengua en casi ningún sitio como en el Principado.

De los 759 concejos de España con más de 10.000 vecinos, Cangas del Narcea es el que más gente ha dejado por el camino en un decenio –un 15,1 por ciento– y el problema no se detiene ahí. Hasta siete de los ocho ayuntamientos que más han perdido están en Asturias, y lo peor es que esto es lo mismo que pasaba hace una década: todos los que aparecen por detrás de Béjar (Salamanca), que ocupa la segunda posición, son ayuntamientos asturianos, y todos de las comarcas mineras y el occidente. Están por este orden Aller –que se ha dejado un 14,5 por ciento–, Lena –un 13,9–, Valdés –13,7–, San Martín del Rey Aurelio –12,9–, Mieres –12,7– y Langreo –11,9–. Al llegar al vigésimo puesto también aparece Laviana, con su decaimiento del nueve por ciento.

La resta total de Asturias es más profunda, de casi 82.000 personas, cuando el punto de partida se pone en 1991 y el de llegada en 2021. Queda dicho que no se cuentan las últimas actualizaciones estadística, que aún le restan al Principado 7.000 habitantes más entre la cuenta de enero de 2021 y la más reciente, de julio de 2022. Pero la pérdida va además más allá de la población, porque el censo recién divulgado también sitúa en Asturias seis de los veinte municipios con menor tasa de actividad. Es una lista que mantiene vínculos evidentes con la estructura demográfica, y los seis coinciden con los que han perdido más vecinos, también con aquellos en los que la estructura social se resiente del impacto de las prejubilaciones y la reconversión minera. Mencionados desde el peor situado, Aller es el quinto, con un 40,8 por ciento de población ocupada, y por detrás vienen San Martín del Rey Aurelio, undécimo con un 43,2; Cangas del Narcea, decimocuarto con un 43,6; Mieres, decimoquinto con 43,8, y Laviana y Lena, en los puestos dieciocho y diecinueve, con un 44,2 y 44,3 por ciento, respectivamente. No hay ningún ayuntamiento asturiano entre los veinte mejores de esta clasificación que agrupa los municipios por su porcentaje de población activa (ocupados y parados) respecto al total de los mayores de 16 años.

Muy alta cualificación. El "censo de población y viviendas", un estudio que el INE actualiza cada diez años, no viene solo con malas noticias. También dice que Asturias tiene cada vez menos gente, pero muy bien formada. Es la undécima de las cincuenta provincias españolas con un mayor porcentaje de población con estudios superiores, una condición que al cierre de este análisis compartía uno de cada tres asturianos, 295.710. Al mirar la cualificación de los escasos extranjeros residentes en la región, no obstante, asoma otra falla: frente al total general del 33 por ciento, los emigrantes foráneos que es capaz de atraer Asturias solo tienen estudios superiores en un 22.

Bajo atractivo. Otra característica que revela el estudio constata una tendencia a la movilidad no tan escandalosa como tal vez cabría suponer. Prácticamente la mitad de los asturianos, 501.415, vivía el 1 de enero de 2021 en su mismo municipio de nacimiento y en total casi 800.000, ocho de cada diez, habían nacido en la región. Menos del trece por ciento, 130.413, eran naturales de otra provincia española y en la constatación de otro de los males que arrastra la región únicamente un escaso 8,2 por ciento, 130.413, habían nacido en el extranjero. Pese a la mejoría migratoria registrada en los primeros meses de 2022, aún no computados en este estudio, el escaso atractivo de la región para los habitantes de otros territorios y la proporción escasa de población foránea continúan siendo hándicaps evidentes en la comparación de Asturias con otras comunidades autónomas.

En el mismo municipio. Tres de cada diez habitantes del Principado seguían residiendo en 2021 en la misma vivienda que diez años antes y casi la mitad, en otra pero dentro del mismo municipio. La suma vuelve a dar un 80 por ciento de población que no sale de su concejo. La cifra y su proporción vuelven a ser bajas cuando se analiza la evolución reciente de los residentes importados: apenas un cuatro por ciento de los habitantes actuales, 38.993, vivía en 2011 en otra comunidad autónoma; los 29.526 que cambiaron Asturias por el extranjero no llegan al tres.

Menos de un millón de asturianos de nacimiento. En total, dicen las conclusiones del censo recién divulgado, en España hay 949.675 asturianos de nacimiento y una abrumadora mayoría de más de ocho de cada diez, 798.194, viven en Asturias. Los demás están sobre todo, y por este orden, en Madrid (41.369), León (11.304) y Barcelona (10.522). El intercambio no se cumple con simetría a la inversa: los residentes en Asturias y nacidos en otras regiones son en primer lugar leoneses (casi 26.000) y, a mucha distancia, madrileños (14.235).

Colombianos, venezolanos y rumanos. Los escasos extranjeros con los que Asturias trata de contener la fuerza de la hemorragia de su larga crisis de natalidad han situado tradicionalmente al Principado a la cola de la clasificación española de la población extranjera, solo por delante de las proporciones de Galicia y Extremadura. Por orden de mayor a menor, contados por su país de nacimiento, en Asturias están registrados en cantidad sobre todo foráneos venidos de América. En el orden de las principales procedencias de los emigrantes extranjeros únicamente aparece una europea: hay 6.817 colombianos, 6.719 venezolanos, 6.280 rumanos, 4.789 ecuatorianos y 4.702 cubanos.

Compartir el artículo

stats