Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Noroeste, más aislado: Zaragoza y Madrid buscan corredores con Francia y el Levante

Díaz Ayuso apuesta por una nueva conexión París-Lisboa y la capital aragonesa pide reabrir el ferrocarril a Pau por Canfranc

Obras de un túnel de la variante de Pajares, en una imagen de archivo. | Luisma Murias

El Noroeste se va quedando cada vez más solo. Si en un primer momento fue Cantabria la que abandonó la Plataforma Atlántico Noroeste y se echó en brazos del País Vasco para defender su inclusión en el Eje Cantábrico-Mediterráneo, entre Bilbao y Valencia, ahora son Zaragoza y Madrid los que miran a Francia y al Mediterráneo, buscando alianzas que podrían aislar aún más, si cabe, a Galicia, Asturias y León. La capital aragonesa recaba apoyos para convertirse en uno de los principales nodos logísticos ferroviarios de la península impulsando la reapertura de la línea Zaragoza-Pau por Canfranc, mientras que Madrid apuesta por un nuevo eje París-Madrid-Lisboa y por una línea de alta velocidad de Valencia a la capital lusa. El Noroeste, mientras tanto, parece perdido en batallas políticas y empresariales.

Zaragoza ha creado la denominada Alianza Europea para el Desarrollo de Corredores Ferroviarios (corredores.eu). Busca "socios-promotores" por toda España (2.000 euros de cuota), en teoría, "para el desarrollo de corredores ferroviarios y Redes Transeuropeas de Transporte (RTE-T) para la vertebración de la península Ibérica y sus conexiones con el resto de Europa". En la práctica, el objetivo principal de esta iniciativa es abrir un nuevo "corredor transfronterizo central a través de los Pirineos".

El principal argumento de este nuevo "lobby" es que Italia comparte siete conexiones ferroviarias transfronterizas (con Francia, Suiza y Austria), mientras que Francia y España comparten sólo dos: los pasos por el así Vasco y Cataluña, estando además ambas conexiones "relegadas a un segundo plano por la prioridad de las líneas de viajeros y las dificultades del ancho de vía", subraya.

"La Península Ibérica es el territorio europeo peor conectado por ferrocarril con el centro de Europa" y hay una "desventaja competitiva de nuestros puertos frente a otros del Mediterráneo", arguye el colectivo, que ya se ha presentado en Portugal, Francia y en diversas jornadas de transporte y logística en España, como el Puerto Seco de Madrid, Algeciras, Córdoba y Zaragoza. Fruto de este trabajo, los Puertos de Sines, Valencia, Algeciras, Europorte o Niort ya están con corredores.eu.

Según este "lobby", no existe en España una red de transporte por ferrocarril que sea competitiva con la carretera. De hecho, el tren solo transporta el 3,8 por ciento de las mercancías en España, por lo que se necesita "una mayor inversión en aquéllas rutas de la RFIG (red ferroviaria de interés general) que permita aumentar la capacidad de transporte, mejorar la operativa y por tanto, haga más competitiva la red de transporte de mercancías por ferrocarril en la península Ibérica".

Con ese objetivo, esta alianza ferroviaria apoya "la ejecución de los corredores de la red básica de las RTE-T y el desarrollo de la infraestructura ferroviaria y de comunicaciones". Otro de los puntos en los que incide es que los puertos de España y Portugal "necesitan esta alianza multisectorial de entidades", ya que la mitad de las mercancías movidas por ferrocarril tienen su origen o destino en ellos. La idea es "poner en valor y ejecutar corredores ferroviarios de mercancías que unan los principales puertos, aeropuertos y centros logísticos de la península Ibérica desde el sur por el centro y norte de Europa".

¿Qué ocurre mientras tanto con Madrid, donde confluyen los corredores Atlántico y Mediterráneo? Que la presidenta de esa comunidad autónoma, Isabel Díaz Ayuso ha puesto en marcha un plan para articular un nuevo eje entre París, Madrid y Lisboa. Entre los múltiples proyectos que se anuncian, uno destaca por encima de todos, una línea de alta velocidad entre Valencia y la capital portuguesa. Hace solo unos días, Ayuso defendía este proyecto en un encuentro que mantuvo con empresarios, en la que abogó por una "verdadera unión ibérica".

Díaz Ayuso apuesta así por unir los corredores Mediterráneo y Atlántico, con Madrid como nodo central. La presidenta madrileña busca apoyos para presionar al Gobierno de Pedro Sánchez para que dé prioridad a esta conexión frente a la que conectaría Galicia y Portugal. El primer paso en busca de ese nuevo eje París-Madrid-Lisboa se dio el pasado 14 de noviembre, cuando Díaz Ayuso

La situación está bastante avanzada. La Comunidad de Madrid y la región que comprende la corona metropolitana de París, conocida como la Isla de Francia, suscribieron el acuerdo el pasado 14 de noviembre. Isabel Díaz Ayuso y Valérie Pécresse, presidenta del consejo regional de Isla de Francia (área metropolitana de la capital gala), firmaron un acuerdo de "entendimiento" para impulsar conjuntamente proyectos en diferentes ámbitos, como el medio ambiente, la innovación, la cooperación científica o el transporte. El objetivo es ahora firmar con Lisboa un protocolo similar en los próximos meses. Los contactos ya han comenzado.

El principal escollo al que se enfrenta la presidenta madrileña es que el Gobierno de Portugal ya ha señalado en varias ocasiones que su "prioridad absoluta" es el eje Oporto-Vigo. No es el único obstáculo. Tampoco la Comunidad Valencia considera prioritaria una linea de alta velocidad con Lisboa, puesto que ya tiene trenes de alta velocidad (solo de pasajeros) a Madrid desde las tres capitales de provincia, y prefiere centrar sus esfuerzos en el desarrollo del Corredor Mediterráneo y avances significativos en el eje Cantábrico-Mediterráneo. Pero los empresarios valencianos no verían con malos ojos un nuevo eje de mercancías a Lisboa.

Compartir el artículo

stats