Desde su apertura en 1926, la confitería Rialto puede presumir de haber endulzado las Navidades a miles de personas a lo largo de toda su historia. Gracias al buen hacer de sus maestros confiteros y a sus especialidades artesanas, este establecimiento se ha convertido en un imprescindible de las fiestas navideñas de muchas familias, no solo de Oviedo, sino cada vez más de otras ciudades de España. Pero su especialidad de más éxito han sido, sin duda, sus famosas Moscovitas.Las pastelerías Rialto son ya patrimonio de la ciudad de Oviedo y desde hace unos años, también de Madrid, donde cuentan con un establecimiento en la calle Núñez de Balboa. Desde hace décadas han ido pasando por el obrador de Rialto distintas generaciones de maestros confiteros que han dejado constancia de su buen hacer y a la vez, han ido transmitiendo las fórmulas artesanas y el saber hacer que dan renombre a los productos de Rialto.

Confitería Rialto. Pablo Solares

Los turrones que causan furor

Pero si hay una especialidad que distingue a la casa, y que no puede faltar, por su exquisitez y exclusividad en ninguno de sus momentos especiales, son las famosas Moscovitas. Estas finas pastas de almendra marcona y cobertura de chocolate vienen siendo elaboradas por la confitería Rialto manteniendo durante todos estos años las mismas materias primas de calidad suprema, así como el proceso de elaboración original (de manera artesanal se van creando una a una), siendo estas las causas principales de su gran éxito.

Las Moscovitas son la base de unos turrones que causan sensación y que se han convertido en imprescindibles en numerosas celebraciones navideñas y también como regalo de empresa para empleados y clientes. El turrón de moscovitas nació hace dos años y pronto se convirtió en un gran éxito. Del obrador de Asturias, donde se afanan a diario 80 maestros artesanos "El mejor embajador de nuestra casa es el cliente asturiano", aseguran desde Rialto, ya en manos de la cuarta generación.

 La pastelería también ofrece todo tipo de especialidades navideñas como mazapanes, glorias y turrones variados, además de deliciosa bollería, pasteles y tartas elaboradas con los mejores ingredientes.

Bandeja de Moscovitas. Pablo Solares

La receta secreta que pasa de generación en generación

Las moscovitas se elaboran siguiendo la receta original de los antiguos maestros confiteros de Rialto. Las materias primas utilizadas son seleccionadas siguiendo los criterios más exigentes de calidad. Una de las novedades son las moscovitas de chocolate blanco, en formato de 160 gramos, que se unen a las clásicas y las dark, ideales para los fanáticos del chocolate negro.

Las moscovitas también han inspirado deliciosos turrones, que se presentan en las tres gamas y que son una de esas sorpresas gastronómicas que nadie querría perderse. El turrón de moscovitas de Rialto, con sus dos coberturas, invita a celebrar la Navidad y a disfrutar de unos dulces únicos, que son apreciados en todo el mundo. Las tabletas destacan por su alto nivel confitero y son todo un descubrimiento para estas navidades.

También se ofrecen packs de moscovitas mixtas en formato de 320 gramos, mitad dark y mitad clásicas, una estupenda idea para regalar o para llevarse a casa. La pastelería ha renovado toda la paquetería, manteniendo el estilo clásico y elegante, lo que supone un atractivo añadido para los productos.

Mostrador de la confitería repleto de delicias. Pablo Solares

Roscones de Reyes, también por encargo

Además, Rialto ofrece toda clase de productos navideños artesanales, entre ellos polvorones, turrones y peladillas. Otro de los dulces que nunca faltan por estas fechas que se aproximan son los roscones de reyes, toda una tradición en Rialto. Los hay de hojaldre y bollería, de tamaño pequeño, mediano y grande y ya se pueden reservar llamando al 985 21 21 64 o en la confitería de la calle San Francisco 12 de Oviedo. También es posible comprar productos on line a través de http://moscovitas.com/es/.

Detalle navideño del escaparate de Rialto. Pablo Solares