Efectivos de la Guardia Civil de la Comandancia de Gijón han tomado manifestación en calidad de investigados de dos hombres como supuestos autores de nueve delitos de robo con fuerza, tres de ellos en grado de tenttativa. Estas investigaciones se han llevado a cabo en el marco de la "operación Lion" a raíz de varios robos con fuerza en viviendas del oriente asturiano. El primero de ellos se cometió en mayo en un domicilio de Ribadesella, de donde se llevaron una caja fuerte con 20.000 euros y joyas en su interior.

Ya en los primeros momentos de las investigaciones se pudo detectar la presencia de dos personas, ajenas a la localidad cuyos movimientos resultaban sospechosos. El visionado de cámaras y la colaboración ciudadana arrojó las primeras pistas a los investigadores sobre su fisonomía y el vehículo en el que se movían, un turismo Peugeot 207 de color gris.

A este primer robo le siguieron otros cinco asaltos, dos de ellos intentos, en localidades diversas del Oriente de Asturias: Ribadesella, Llanes, Cangas de Onís y Arriondas, de donde se llevaron dinero y joyas principalmente, aunque también monedas de colección, una consola de videojuego e incluso un altavoz.

En todos estos robos, el acceso a las viviendas, por norma general ubicadas en edificios de alturas superiores a las cuatro plantas, era utilizando los métodos denominados "Bumping", "Lockpiking Impressioning" y "Resbalón". La característica principal de dichos métodos es la ausencia de daños evidentes en los bombines o cerraduras, no percatándose los moradores de que han sufrido un robo en su vivienda hasta que se introducen en el interior de esta.

El "Bumping" se caracteriza por utilizar una llave tallada especial que pueda entrar en todas las cerraduras y que tras aplicar tensión mediante golpe desbloquea los cilindros de la cerradura. El "Lockpiking Impressioning" consiste en el empleo de llave falsa que con un sistema especial se amolda a los cilindros interiores de la cerradura. Una vez dentro, como en el anterior sistema se aplica presión de lado a lado hasta que se produce el giro total del bombín. Y el "Resbalón" consiste en deslizar una lámina plástica entre el marco y el pestillo de la puerta.

Las diferentes indagaciones de los investigadores, tras el análisis de la información obtenida de las inspecciones oculares, visionado de cámaras y extracción de información de bases policiales y la colaboración policial con otros cuerpos, pudieron determinar que los autores de los robos era un grupo criminal especializado en este tipo de hechos, de origen argelino, y afincado en el País Vasco y dedicado de forma habitual a la comisión de robos en domicilios de Asturias, Bizkaia, Cantabria, Brugos, Valladolid y Logroño.

Además de dominar estas técnicas, estas personas toman numerosas medidas para asegurarse que no haya moradores en los domicilios que asaltan, además de ser sigilosos y cuidadosos, llegando a darse el caso de víctimas que no son conscientes de haber sido robados hasta días después del asalto. El área de actuación se circunscribe a núcleos urbanos, abandonando la zona o población una vez llevan a cabo su objetivo ("hit and run"). Para cometer los robos realizan los desplazamientos en vehículos legales, que van cambiando para dificultar su localización.

Es esta ocasión, los vehículos detectados han sido un Peugeot 207 gris, y un Renault Scenic color oscuro. El 23 de noviembre, en el marco de la explotación de la "operación Lion", se localizó a dos de los supuestos autores en Valladolid, procediendo a la toma de manifestación en calidad de investigados de estas personas como supuestos autores de nueve robos con fuerza, siendo tres de ellos en grado de tentativa. Se trata de dos vecinos de Vizcaya, de 31 y 41 años, ambos con antecedentes policiales por hechos similares. De todo lo actuado entiende el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Cangas de Onís.