Piloña, «tierra de asturcones», encierra mil encantos que podrían pasar tristemente desapercibidos, pero no para sus habitantes, ni tampoco para quienes visitan el concejo. Con un extenso y conservado entorno natural, la joya del oriente de Asturias se destapa como reclamo para propios y extraños. Iván Allende, su alcalde, cuenta cuáles son las bondades de Piloña, ofrece detalles acerca de cómo el Ayuntamiento pretende dinamizar la vida del municipio y rinde cuenta de sus principales líneas de actuación.

-¿Cómo animaría al turismo? ¿Cuáles son los principales atractivos de Piloña?

-El concejo de Piloña tiene unas características que lo hacen destacar por su naturaleza y por la inmensidad de su zona rural. Nuestros incomparables paisajes son consecuencia del trabajo de generaciones y generaciones de piloñeses, que cuidaron y moldearon el territorio en el que tenemos la suerte de vivir. Piloña es un municipio de valles, ríos y montañas con un potencial muy importante, y donde día a día nos esforzamos en ofrecer una calidad de vida que sea el mayor atractivo para que cada vez más gente nos elija como destino, no solo para venir a pasar unos días con nosotros sino también para establecer su domicilio. 

-Actualmente, ¿cuál es la prioridad atendiendo a las políticas del Ayuntamiento de Piloña?

-Todas nuestras políticas están centradas en reforzar la calidad de vida de la gente, con el objetivo de hacer más atractivo el municipio. En el año 2019 abríamos nuestra escuela de 0 a 3 años con la vista puesta en hacer más fácil la conciliación. En un medio rural con una población muy envejecida tampoco podemos perder de vista el cuidado de nuestros mayores, fomentando su bienestar y mejorando sus cuidados. Y con este objetivo se va a poner en marchar el centro de día de Infiesto. Un nuevo servicio que se va a conseguir gracias a la colaboración con el Gobierno del Principado de Asturias.

-¿Y para los próximos años? ¿Qué meta se marca?

-El reto para estos próximos años es ir implementando medidas que nos permitan reforzar la actividad económica dentro del municipio. En un mundo y un sistema económico cada vez más convulsos tenemos que ser capaces de marcar la diferencia, manteniendo nuestro sistema productivo asociado a la actividad ganadera, industrial, turística y de servicios, pero sin perder de vista las nuevas oportunidades de atraer inversiones y gente que busca calidad de vida en un municipio muy accesible y a medio camino de todos los puntos de Asturias, como es el caso de Piloña. 

-Piloña no solo se nutre de iniciativas gubernamentales, sino también de la labor de otros colectivos que pretenden impulsar la vida del concejo. ¿Qué mensaje les mandaría?

-En estos últimos años, desde nuestro municipio estamos demostrando un dinamismo cultural y social comparable al de grandes ciudades. Desde aquí quiero agradecer a toda esa gente que desde los colectivos trabajan e invierten tiempo de su vida personal para que actividades y eventos salgan adelante. Nosotros, desde el equipo de gobierno, también hacemos un esfuerzo económico y de infraestructura muy notable para fomentar y respaldar todas estas iniciativas, que además generan una actividad económica importante en nuestro concejo.

-¿Existe algún proyecto más en marcha?

-Tenemos proyectos importantes ya iniciados o a punto de comenzar, como es la esperada extensión de fibra óptica, que llegará a la práctica totalidad del municipio, o la rehabilitación del complejo de San Cipriano, donde queremos desarrollar una zona donde se aúnen la formación y el emprendimiento empresarial con la cultura y el deporte. Para este proyecto tenemos solicitados fondos europeos, al igual que para otro proyecto importante, como es la construcción de un albergue, en este caso en Villamayor, para dotar de esta infraestructura al recientemente inaugurado «Camín de los Santuarios», que atraviesa el concejo de Piloña.