Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los centros de salud asturianos incorporan tecnología para derivar menos pacientes al hospital

El presupuesto de 2023 destina 4,8 millones a aparataje de diagnóstico con el fin de aumentar la capacidad de resolución de atención primaria

Pacientes a la entrada del centro de salud de La Calzada II (Gijón). | Marcos León

La red de atención primaria de Asturias quiere cambiar de ciclo. La fase derrotista de los últimos años ha calado, eso resulta innegable. Los mismos usuarios se han dado cuenta. Los responsables de la Consejería de Salud y del Servicio de Salud (Sespa) aspiran a dar inicio a una nueva etapa. ¿Sobre qué parámetros? El proyecto consta de varios epígrafes, pero uno sobresale por encima de los demás: aumentar la capacidad de resolver los problemas de salud de los pacientes. Dicho de otra manera: derivar menos enfermos al hospital. Otra consecuencia será que menos ciudadanos acaben dirigiéndose a los servicios de urgencias de los centros hospitalarios para ver aliviados sus problemas de salud. El del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), por ejemplo, ha pulverizado este año todas sus anteriores marcas de afluencia de pacientes.

¿Cómo se llevará a cabo este relanzamiento de la solvencia y el prestigio de los centros de salud? Por lo pronto, dotándolos de más tecnología. En los presupuestos del Principado para 2023 figura una partida de 4.800.000 euros destinada a adquirir ecógrafos, retinógrafos, espirómetros, dermatoscopios, equipos para controlar la presión arterial durante las 24 horas, tonómetros (para medir la presión dentro del ojo)... Además, se desplegará un programa de formación para capacitar adecuadamente a los profesionales en el uso de estas técnicas, con el fin de sacar a este aparataje todo el partido posible.

"Resulta imprescindible aumentar la capacidad de resolución de los profesionales de atención primaria", subrayan la médica Belén Alonso Bada y la enfermera Lucía Fernández Arce, coordinadoras en Asturias del Plan de Acción de Atención Primaria y Comunitaria 2022-2023. El denominado "Proyecto Regional Integral" constituye una adaptación a la realidad del Principado de las pautas generales consensuadas para toda España. El objetivo de fondo se centra en potenciar las posibilidades de los profesionales de atención primaria a la hora de confirmar o descartar la presencia de lesiones, lo que implicará una mayor agilización de la asistencia y despejará incertidumbres de los enfermos.

La intención anunciada por la Consejería de modo oficial señala lo siguiente: "La atención primaria se mantiene como una de las prioridades para el Gobierno de Asturias. En este sentido, el Servicio de Salud (Sespa) incrementa la partida para esta red hasta alcanzar los 578,1 millones, el 28,03 por ciento de su presupuesto. Asimismo, destina a los profesionales de primaria el 25,71 por ciento de los fondos dedicados a recursos humanos".

En el plano tecnológico, se destinarán 4,8 millones de euros a la compra de equipos "que mejoren la capacidad de resolución en centros de salud y consultorios periféricos, así como partidas específicas para la formación de especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria". También se contemplan "inversiones por un valor de 9,5 millones en la red de primaria que permitirán construir los centros de salud de Nuevo Roces (Gijón), Sotrondio (San Martín del Rey Aurelio) y La Pola (Lena), entre otros, así como incrementar la eficiencia energética de 17 equipamientos más".

Dos objetivos más, que complementan al aumento de capacidad de resolución de la red de atención primaria, son mejorar la conexión de cada centro de salud con su hospital de referencia y aumentar la integración de los equipos de profesionales en el territorio que tienen asignado.

Esta conexión "más estrecha y colaborativa" del centro de salud con el hospital se verá facilitada por la digitalización de la red de atención primaria, indican las responsables del plan de acción. Se impulsarán la integración de imágenes y otros dispositivos, como los de telemonitorizacion, en una historia clínica unificada. Por ejemplo, resultará posible incorporar a la historia clínica datos provenientes de registros realizados por las propias personas usuarias en su domicilio o centro residencial.

Un primer paso en esta dirección acaba de producirse: la implantación de la carpeta "MiAsturSalud", que busca facilitar "la comunicación virtual de la ciudadanía con los servicios sanitarios de manera personalizada, sencilla, directa, eficiente y segura".

De otro lado, la mejora de la coordinación entre los dos niveles de la atención sanitaria, fruto de esa transformación digital, debe dar lugar a "una atención integral, centrada en la persona, su familia y la comunidad" y a la posibilidad de reforzar "la evaluación y la mejora continua de los servicios".

Esa mayor coordinación está llamada a avanzar en un desafío largamente invocado: evitar discontinuidades en la atención y requiere implementar "protocolos consensuados de actuación y actualizar la dotación de los dispositivos necesarios para la adecuada implantación de la telemedicina".

En el epígrafe de recursos humanos, el nuevo enfoque propone "una reordenación de los roles" que desempeña cada profesional de atención primaria. Esta medida se fundamenta sobre dos premisas básicas: "Reforzar el trabajo en equipo" y desplegar a los diversos profesionales de los equipos –médicos, enfermeras, pediatras, matronas, trabajadores sociales, fisioterapeutas, farmacéuticos, psicólogos, odontólogos...– por la comunidad a la que atienden, de manera que la atención que presten pueda etiquetarse con todo rigor como "comunitaria".

En el diseño del proyecto asturiano han colaborado la Consejería de Salud y el Sespa. Asimismo, se ha contado con las aportaciones de los miembros de la Comisión de Seguimiento de la Estrategia para un Nuevo Enfoque de la Atención Primaria, en la que participan las sociedades científicas que desarrollan su trabajo en este ámbito asistencial. La hoja de ruta consta globalmente de 13 objetivos para los que se desarrollarán 52 acciones. El compromiso de la Consejería de Salud es que la mayor parte de las medidas estén implementadas a finales de 2023. Las relativas a digitalización de la red de atención primaria disponen de un plazo más largo: hasta finales de 2026.

Compartir el artículo

stats