Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urgen proteger frente a la bronquiolitis tras la muerte de un bebé en el HUCA

Los pediatras reclaman al Ministerio de Sanidad que en el próximo otoño se aplique un anticuerpo monoclonal frente al virus respiratorio sincitial

El edificio de Hospitalización del HUCA.

Aunque las escenas de colapso hospitalario no fueron comparables con las de otros lugares de España y del extranjero, la incidencia de la bronquiolitis fue intensa en Asturias durante los pasados meses de noviembre y diciembre. El daño más grave fue la muerte de un bebé de cinco meses en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

Ahora, los pediatras de todo el país están urgiendo al Ministerio de Sanidad que en el próximo otoño se comience a aplicar un anticuerpo monoclonal como medida preventiva frente al virus respiratorio sincitial (VRS), causante de la bronquiolitis. El uso de "nirsevimab" –nombre que recibe el anticuerpo monoclonal frente al VRS– se recomienda en todos los lactantes menores de seis meses, y hasta los dos años en los grupos de riesgo para esta enfermedad.

Los tratamientos con anticuerpos monoclonales no son lo mismo que las vacunas. Se trata de medicamentos que se administran por vía parenteral transfiriendo directamente anticuerpos "artificiales" contra un virus para ayudar a combatir las infecciones. Las vacunas, en cambio, funcionan incitando al sistema inmunológico a desarrollar defensas duraderas contra este, entre las que se incluye la producción de anticuerpos naturales, según explica el asturiano Francisco Álvarez García, coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP).

Están en marcha experimentos de vacunas frente al VRS. "La dirigida a mujeres embarazadas está muy avanzada y parece que funciona. Lo mismo sucede en la diseñada para adultos. En niños lactantes, las pruebas realizadas han fracasado", explica Francisco Álvarez García, quien ejerce en el centro de salud de Lugo de Llanera. Se estima que estas vacunas pueden empezar a comercializarse a finales de 2024.

En el momento actual, lo más avanzado es la prevención del virus respiratorio sincitial con anticuerpos monoclonales. El pasado noviembre, el nirsevimab fue autorizado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Su efecto protector tiene una duración de entre cinco y doce meses. "Se aplicaría al inicio de la temporada del virus, que es aproximadamente de octubre a marzo. Estaría indicado para todos los niños menores de seis meses: una inyección en toda la vida por vía intramuscular. Y en los niños de riesgo, hasta dos años de edad", indica Francisco Álvarez.

Hasta ahora se disponía de una herramienta de protección, "palivizumab", un medicamento aprobado en 2002, de elevado precio y efectos muy poco duraderos. Por eso se aplica únicamente a los lactantes de riesgo: grandes prematuros, con cardiopatías o enfermedades respiratorias severas... Se administra una inyección mensual desde noviembre hasta marzo. "En total, cinco inyecciones. Eso para un niño sano no puede ser", indica el coordinador del CAV-AEP.

Los pediatras están pendientes de que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y el Ministerio de Sanidad fijen el precio del "nirsevimab" y determinen si va a ser dispensado en farmacias o en hospitales o en el calendario financiado por el sistema público de salud. Por el momento, no está disponible en el mercado, ni en España ni en Europa. "Lo que hacemos es adelantarnos a la situación, porque esperamos que en abril o mayo se den los pasos pendientes y ya se pueda empezar a inyectar a los chavales en septiembre u octubre", señala el coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP).

Las bronquiolitis son producidas por numerosos virus, pero el más importante de todos –con muchísima diferencia sobre los demás– es el virus respiratorio sincitial. Suele tener una incidencia particularmente elevada en el último trimestre del año (otoño).

Tras la pandemia de covid-19, en la que se registraron menos casos, parece que los VRS están recuperando la estacionalidad previa. Al igual que en el resto de España, en Asturias ha habido muchos casos en noviembre y diciembre. En su centro de salud de Lugo de Llanera, Francisco Álvarez llegó a ver a 60 niños algunos días de principios de diciembre. Parte de ellos tuvieron que ingresar en el hospital: en planta o en cuidados intensivos (UCI). "Todos los años muere algún niño por esta patología y toda la vida fue así", señalaron a este periódico fuentes sanitarias. El pasado otoño, en el HUCA murió un bebé de cinco meses.

La pretensión de la Asociación Española de Pediatría es que el Ministerio de Sanidad incluya el nirsevimab en el calendario de inmunizaciones. Y pinchar a todos los niños menores de seis meses durante la temporada del virus. De hecho, esta entidad ha cambiado por vez primera la expresión "calendario de vacunaciones" por el más amplio "calendario de inmunizaciones", ya que incluye no solo vacunas, sino también inmonoglobulinas y anticuerpos monoclonales.

Compartir el artículo

stats