A pocos minutos de las principales ciudades y puerta de entrada al Occidente, la Comarca del Bajo Nalón, formada por los concejos de Pravia, Soto del Barco y Muros de Nalón, aspira a posicionarse como un destino de referencia en Asturias, el lugar ideal para una escapada en cualquier momento del año. El río Nalón vertebra este legendario territorio en su fluir hacia el mar Cantábrico, ofreciendo a la mirada del viajero bellos paisajes, estampas y rincones que perdurarán como recuerdos de emociones imborrables. Lugar de paso de los Caminos del Norte hacia Santiago, los peregrinos y turistas hallarán en la zona una increíble oferta de experiencias para vivir y disfrutar en esta comarca poblada desde tiempos inmemoriales, lugar de descanso de reyes y retiro de indianos, con una historia milenaria que perdura y se muestra al visitante a través del increíble patrimonio heredado del Bajo Nalón.

Playa El Aguilar Cedida a Lne

Admirar los palacios y casonas de la monumental de la villa de Pravia, sede de la corte del Reino de Asturias en los tiempos del Rey Silo, de los cuales permanece como testigo en piedra la cercana Iglesia prerrománica de Santianes; pasear por el conjunto histórico del puerto carbonero de San Esteban en la margen izquierda de la ría, con sus imponentes grúas y cargaderos que maravillarán a los aficionados al turismo industrial; caminar por la Senda de los Miradores de Muros de Nalón y asombrarse del espectáculo de una costa de vertiginosos acantilados que se asoma al Cantábrico son algunas de las opciones que se abren al visitante, así como bañarse en las aguas de las hermosas playas de Aguilar, Los Quebrantos y el playón de Bayas, todo un paraíso para los amantes del surf o disfrutar de la pesca de la trucha y el salmón en el Narcea y en el Nalón, de la navegación y los deportes náuticos.

Iglesia Prerrománica de Santianes. Cedida a Lne

La comarca permite, asimismo, visitar pueblos que descubren al visitante los mejores ejemplos arquitectónicos de la herencia indiana en Asturias, como Somao, Riberas, La Ferrería y Soto, y los escenarios de rodaje de afamadas producciones cinematográficas; conocer las historias de carboneras y gandingos, las artes de la pesca de la angula, el tesoro de la ría, en el Centro de Interpretación Puerta del Mar en La Arena; o probar los deliciosos bocados de una gastronomía que combina mar, río, huerta y quesos artesanales…

Todo eso y mucho más es el Bajo Nalón, una comarca que merece la pena descubrir.