La Formación Profesional (FP) asturiana está inmersa en un proceso de transformación y modernización para convertirla en uno de los ejes vertebradores de un nuevo modelo educativo que facilite la obtención de empleo, dé respuesta a la transformación de los sectores productivos y mejore tanto la productividad como la competitividad de las empresas.

Para favorecer y potenciar la evolución hacia un sistema de FP acorde a los retos del siglo XXI, el Gobierno de Asturias dispone de 12,7 millones hasta este 2023 procedentes de fondos europeos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR). El fin último de las diversas reformas y de las inversiones ya puestas en marcha o previstas para el corto y medio plazo es alcanzar el adecuado equilibrio entre los niveles de formación de la ciudadanía y las necesidades de cualificación del mercado laboral. La meta es diseñar una modalidad de FP que acompañe a las personas desde antes de terminar la escolarización obligatoria y a lo largo de toda la vida laboral.

Estudiantes de Formación Profesional. EFE

Aumento de plazas

Para acometer el proceso de modernización, el Gobierno de Asturias está centrando esfuerzo, trabajo y presupuesto en torno a una serie de acciones fundamentales. En primer lugar, la Consejería de Educación ha redimensionado la oferta de Formación Profesional para crear nuevas plazas, especialmente en sectores tecnológicos y con importante demanda en el sector productivo. A este objetivo, el Principado destinará 3 millones.

Durante los últimos tres cursos, ya se ha visto incrementada la oferta de plazas mediante la implantación de nuevos ciclos formativos, tanto de grado superior como de grado medio, y también se han añadido nuevas unidades a otros ya existentes, así como nuevos cursos de especialización, los denominados máster de FP. Concretamente, se han implantado nuevos ciclos en Energías renovables, Animación 3D, Juegos y entornos interactivos, Acondicionamiento Físico o Estilismo y Dirección de Peluquería. Paralelamente, se han sumado más unidades a ciclos de grado superior y grado medio ya existentes y que presentaban una elevada demanda, y a determinados cursos de especialización.

Ciclos en modalidad bilingüe

También es de relevancia la creación y transformación de ciclos formativos en modalidad bilingüe, cuyo objetivo es la innovación y la internacionalización de la FP y que tiene una disponibilidad de 1,6 millones. Educación ha puesto en marcha un nuevo ciclo formativo –Marketing y Publicidad– y transformado otro –Guía, información y asistencia turística– en esta modalidad bilingüe.

Foto de familia de los trabajadores del Centro Integrado de Formación Profesional de Avilés. | I. G. I. García

El Principado acomete asimismo la conversión de aulas en espacios de tecnología aplicada con el fin de mejorar la tecnología utilizada en la enseñanza de la FP. Además, y con el objetivo de reforzar la iniciativa del alumnado, se contempla la apertura de aulas de emprendimiento. Del mismo modo, Educación prevé la formación en digitalización para el profesorado en los sectores productivos en los que imparte docencia. Para estas tres actuaciones, los fondos reservan 984.524 euros.

Acreditación de las competencias profesionales

En una actuación conjunta con el Sepepa, Educación dispondrá de 4,8 millones para el reconocimiento y acreditación de las competencias profesionales de las personas trabajadoras. Con esta intervención se quiere reconocer las competencias profesionales de quienes las han alcanzado por vías no formales, como la experiencia o la formación no reglada. Este reconocimiento y acreditación de las competencias permitirá, posteriormente, alcanzar una titulación cursando sólo los módulos del ciclo formativo que no se hayan podido acreditar.

Mención especial merece la financiación con 2,2 millones para potenciar la transformación metodológica y digital e incrementar la innovación aplicada en los tres centros asturianos que ingresaron el pasado noviembre en la red nacional de centros de excelencia de FP: los CIFP de Cerdeño, Avilés y Laboral. La actuación permitirá a estos tres centros aplicar transformaciones tecnológicas y metodológicas en sus áreas de excelencia: a ciberseguridad en el CIFP de Avilés (886.000 euros), a sanidad en el CIFP Cerdeño (494.125 euros) y a mecatrónica en el CIFP La Laboral (849.790 euros).