Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Noroeste disputa con Madrid y País Vasco los 2.477 millones destinados al Eje Atlántico

"Hay regiones con más peso político que nosotros", alertan los empresarios asturianos, que reclaman un "proyecto común" con Galicia y Castilla y León

"También hay ‘adversarios’ en casa". La frase, pronunciada ayer por un empresario asturiano, refleja una realidad que previsiblemente pondrán sobre la mesa los participantes en el Encuentro del Corredor Atlántico Noroeste, que se celebrará este viernes en Santiago de Compostela, bajo el lema "Una estrategia conjunta para un proyecto común". Porque el Noroeste debe pelear con el País Vasco, Madrid y Andalucía por los 2.477 millones de euros en ayudas que prevé destinar en los próximos años al Corredor Atlántico el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR).

Esta cifra incluye, por un lado, las ayudas a la inversión prevista en los tramos exclusivos del Corredor Atlántico; esto es, la "Y" Vasca (Vitoria-Bilbao-San Sebastián/Astigarraga-Irún), y los tramos Valladolid-Venta de Baños-Palencia-León, Zaragoza-Castejón-Pamplona, Vigo-Orense-Monforte-León, Talayuela-Plasencia-Cáceres-Mérida-Badajoz y Variante de Pajares. Pero también incluye tramos comunes a los dos corredores que discurren por España, Atlántico y Mediterráneo, como el nodo de Madrid, la renovación de la línea de alta velocidad Madrid-Sevilla y el tramo Alcázar de San Juan-Manzanares de la línea Madrid-Jaén.

"Somos muchos a repartir. Y hay compañeros de viaje con mucho más peso político que nosotros. Hace falta un proyecto común con Galicia y León", resaltó otro emprendedor, que trasladó su preocupación por la ausencia, hasta ahora, de un proyecto común. Una carencia que se une al "abandono" y la "dejadez" que presuntamente muestra el Gobierno central hacia el Corredor Atlántico, pues, a diferencia del Mediterráneo, carece de plan director y de comisionado gubernamental, pese a que los prometió hace ya cuatro años.

El resultado de todo ello es que el Corredor Mediterráneo avanza a toda velocidad y ya suma inversiones por valor de más de 4.000 millones de euros, mientras que en el Atlántico "ni hay plan, ni calendario, ni cronograma". El Gobierno central se ha escudado siempre de estas críticas resaltando que en los Presupuestos Generales del Estado para este año se recogen dos partidas equivalentes para ambos corredores: 1.648 millones para el Atlántico y 1.695 para el Mediterráneo.

Una de las diferencias "fundamentales" entre ambos ejes estriba en la existencia desde 2004 de un "lobby" empresarial en el Mediterráneo, Fermed, que ha criticado que se invierta en zonas como Asturias y Galicia en materia ferroviaria y ha exigido centrar el gasto ferroviario en el Levante y el valle del Ebro. La fuerza del "lobby" mediterráneo quedó patente el pasado mes de noviembre, cuando se celebró en Barcelona una reunión a la que asistieron 1.500 empresarios, tres presidentes autonómicos y la ministra de Transportes, Raquel Sánchez. El empresariado exigió celeridad para la ambiciosa infraestructura ferroviaria que unirá Algeciras con la frontera francesa, que –según apuntaron– acumula 25 años de retrasos. Consiguieron arrancar al Gobierno el compromiso de que Francia y Almería quedarán conectadas en 2026.

El viernes, los empresarios del Noroeste intentarán también consolidar su "frente común", el que se anunció en 2018 pero que nunca acabó de cuajar. Esperan la presencia de un millar de emprendedores y de los presidentes de las tres comunidades del Noroeste –Galicia, Asturias y Castilla y León–. Nada ha trascendido hasta el momento sobre la posible presencia de representantes del Gobierno central.

El Ministerio de Transportes, mientras tanto, defiende que se interesa "lo mismo" por los dos corredores. Y subraya "la gran importancia" del Eje Atlántico. Así, las fuentes ministeriales consultadas se remitieron a la información incluida en el PRTR, que señala que la implementación de la Red Básica de la Red Transeuropea de Transporte (RTE-T) en los seis Estados miembros pertenecientes al Corredor Atlántico propiciará durante el período 2017-2030 "un aumento del PIB acumulado del 0,9 por ciento, correspondiente a una inversión de 795.000 millones, y a la generación de un total de 2,7 millones de puestos de trabajo".

Asimismo, estima que los volúmenes de carga en el Corredor Atlántico aumentarán en un 29 por ciento, hasta los 115.000 millones de toneladas por kilómetro en 2030, y que el transporte ferroviario experimentará el mayor aumento, un 71 por ciento.

El Ministerio resaltó que el ferrocarril genera casi doce veces menos emisiones directas que la carretera en pauta no urbana y catorce menos que el avión. Y que el transporte en tren es casi 5 veces más eficiente que la carretera en lo que se refiere a mercancías y 3 veces si se habla de viajeros. "Se ha calculado una reducción de la incidencia neta que el transporte ferroviario ejerce en comparación con el realizado por carretera sobre la sociedad en términos de accidentabilidad, ruido, congestión, emisiones de gases contaminantes y de efecto invernadero, de 1,53 céntimos de euro por tonelada y kilómetro", añade el PRTR.

Compartir el artículo

stats